Viernes 15 de noviembre de 2019

#DevoSublimeGraciaTJ

 

“CONSCIENTES POR FE DE LA PRESENCIA DE DIOS”

 

Versículos claves para atesorar, confiar y confesar:

 

<<Aunque ande en valle de sombra de muerte, 

No temeré mal alguno, 

porque "TÚ ESTARÁS CONMIGO"; 

Tu vara y tu cayado me infundirán aliento>>.

Salmo 23:4

 

“Oh SEÑOR, has examinado mi corazón y sabes todo acerca de mí. 

 

Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; 

conoces mis pensamientos aun cuando me encuentro lejos. 

 

Me ves cuando viajo y cuando descanso en casa. 

 

Sabes todo lo que hago. 

 

Sabes lo que voy a decir incluso antes de que lo diga, SEÑOR. 

 

Vas delante y detrás de mí. 

 

Pones tu mano de bendición sobre mi cabeza. 

 

Semejante conocimiento

¡es demasiado maravilloso para mí, ¡es tan elevado que no puedo entenderlo! 

 

¡Jamás podría escaparme de tu Espíritu! 

¡Jamás podría huir de tu presencia! 

 

Si subo al cielo, allí estás tú; 

si desciendo a la tumba, allí estás tú. 

Si cabalgo sobre las alas de la mañana, si habito junto a los océanos más lejanos, 

aun allí me guiará tu mano

y me sostendrá tu fuerza...

 

¡Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí, oh Dios!

¡No se pueden enumerar! 

Ni siquiera puedo contarlos; ¡suman más que los granos de la arena! 

Y cuando despierto, ¡todavía estás conmigo!”

Salmos 139:1-10; 17-18 NTV

 

¿Sabes? Para poder experimentar la presencia de Dios en todo tiempo y lugar... “se necesita un corazón sensible, que esté dispuesto a CREER, a REFLEXIONAR acerca del regalo de su AMOR en cada una de las bendiciones que tenemos día con día”.

 

¿Cuál es tu necesidad?

 

Hoy te quiero animar :

 

“NO ESTÁS SÓLO,

JESÚS ESTÁ CONTIGO,

EL DULCE SALVADOR VA A TU LADO, 

OFRECIÉNDOTE SU GRACIA,

EN CADA SITUACIÓN POR LA QUE ATRAVIESES,

SÓLO MÍRALO CON LOS OJOS DE LA  FE”.

 

A continuación te dejo una conmovedora  “Historia de Vida"

Ojalá y te sea de bendición, como lo fue para mí...

 

“NUNCA CAMINARÉ SOLO, ÉL VA A MI LADO”

 

“Los pasajeros del autobús observaron compasivamente a la atractiva joven que con su bastón blanco buscaba cuidadosamente el camino por los escalones. Pagó al conductor y, usando sus manos para buscar la ubicación de los asientos, caminó por el pasillo y encontró uno, que se le dijo estaba disponible. Se acomodó entonces, colocó su portafolio en su falda y apoyó el bastón en su pierna.

 

Hacía un año desde que Susana, con sus treinta y cuatro años, había quedado ciega. Como consecuencia de un diagnóstico médico equivocado perdió la vista y súbitamente fue arrojada a un mundo de oscuridad, ira, frustración y autocompasión. Ella, quien fuera una mujer independiente, estaba ahora condenada por este espantoso cambio del destino. Ahora era una carga, incapaz e indefensa para cualquiera a su alrededor. ¿Cómo pudo pasar esto?, se preguntaba su corazón anudado por la ira. Pero no importaba cuánto llorase, despotricase u orase, conocía la dolorosa verdad. Nunca iba a recobrar la vista. Sobre su anterior espíritu optimista pendía ahora una nube de depresión. Simplemente pasar cada día era un ejercicio de frustración y cansancio. Y del único que podía depender era de Marcos, su esposo.

 

Marcos era un oficial de la fuerza aérea y amaba a Susana con todo su corazón. Cuando perdió la vista, él observó como ella se sumía en la desesperación y tomó la determinación de ayudar a su esposa a ganar la fortaleza y la confianza que necesitaba para volver a ser independiente nuevamente. Los antecedentes militares de Marcos lo habían entrenado bien para enfrentarse a situaciones sensibles y él sabía que ésta era la batalla más difícil que jamás había enfrentado.

 

Susana sintió que estaba lista par retornar a su trabajo, pero ¿cómo iría hasta allá? Acostumbraba a tomar el autobús pero ahora estaba demasiado temerosa de ir a la ciudad por sus propios medios. Marcos se ofreció a llevarla todos los días al trabajo, a pesar de que ambos trabajaban en lugares opuestos de la ciudad.

 

Al principio esto tranquilizó a Susana y Marcos cumplió con su necesidad de proteger a su esposa ciega, tan insegura al realizar la menor tarea. Sin embargo, se dio cuenta que este arreglo no funcionaba; era agitado y costoso. Susana tendrá que comenzar a usar nuevamente el autobús, se confesó a sí mismo. Pero el solo pensamiento de tener que decírselo lo hacía acobardarse. Aún seguía siendo tan frágil, tan colérica. ¿Cómo iría a reaccionar? Exactamente como Marcos lo pensó, fue la reacción horrorizada de Susana ante la idea de tomar nuevamente el autobús.

 

- ¡Estoy ciega! – respondió amargamente. -¿Cómo sé por donde voy? Siento que me has abandonado.

 

El corazón de Marcos se quebró ante estas palabras, pero sabía lo que debía hacerse. Le prometió que cada mañana y cada tarde iba a tomar el autobús con ella, todo el tiempo que fuese necesario hasta que lo lograra. Y eso fue exactamente lo que hizo.

 

Por dos semanas completas, Marcos, con su uniforme militar acompañó a Susana hacia y desde su trabajo cada día. Le enseñó cómo depender de sus otros sentidos, específicamente el oído, para determinar donde se encontraba y cómo adaptarse a su nuevo entorno. La ayudó a hacerse amiga de los conductores del autobús, los cuales podían mirar por ella y conseguirle un asiento. La hizo reír aun en esos días no tan buenos cuando tropezaba al salir del vehículo o se le caía la billetera.

 

Cada mañana hicieron el viaje juntos y Marcos tomaba luego un taxi para regresar hasta su oficina. Sin embargo esta rutina era aún más costosa y extenuante que la primera. Marcos sabía que solo era cuestión de tiempo hasta que Susana fuese capaz de ir sola en autobús.

 

Finalmente Susana decidió que estaba lista para intentar hacer el viaje sola. Llegó la mañana del lunes y antes de irse rodeó con sus brazos a Marcos, su compañero temporal de autobús, su esposo, y su mejor amigo. Los ojos de ella se llenaron de lágrimas de gratitud por su lealtad, su paciencia y su amor. Le dijo adiós y, por primera vez tomaron caminos separados. Lunes, martes, miércoles, jueves, cada día de independencia transcurría perfectamente, y Susana nunca se sintió mejor. ¡Lo estaba logrando! ¡Estaba yendo al trabajo por su propia cuenta!

 

El viernes por la mañana, Susana tomó el autobús para su trabajo como de costumbre. Al pagar su boleto para salir del autobús, el conductor le dijo:

 

- Muchacha, la verdad te envidio.

 

Susana no estaba segura si el conductor estaba hablando con ella o no. Después de todo, ¿quién podría envidiar a una chica ciega que estuvo luchando el año pasado para encontrar el coraje de seguir viviendo? Curiosa, le preguntó al conductor:

 

- ¿Por qué me dice que me envidia?

 

El conductor le respondió:

- Debe sentirse uno muy bien cuidado y protegido como lo está usted.

 

Susana no tenía idea de qué estaba hablando el conductor, por lo cual volvió a preguntar:

- ¿Qué quiere decir con eso?

 

Él le respondió:

- Verá, durante esta semana, todas las mañanas un caballero de buena presencia en uniforme militar ha estado parado en la esquina de enfrente observándola mientras usted bajaba del autobús. Se aseguraba que usted cruzase la calle con toda seguridad y la observaba hasta que entraba en el edificio de su oficina. Entonces le soplaba un beso, le hacía un pequeño saludo y se iba. Usted es una dama afortunada.

 

Lágrimas de felicidad se deslizaron por las mejillas de Susana. Aunque no podía verlo físicamente, siempre había sentido la presencia de Marcos. Ella era muy afortunada, porque le había dado un regalo más poderoso que la vista, un regalo que ella no necesitaba ver para creer en él. El regalo del amor que puede llevar luz donde hubo tinieblas”...

 

Reflexionemos:

 

ESTO MISMO ES LO QUE CRISTO HACE CON CADA UNO DE NOSOTROS. A CADA INSTANTE, ÉL ESTÁ AHÍ, CERCA, TAN CERCA, AUNQUE NO LO VEAMOS, LO SABEMOS POR FE!!

 

Él sigue diciendo:

 

Hijo(a) amado(a):

 

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.”

Isaías 41:10 RVR1960

 

Ánimo!!

 

Si Dios con nosotros, ¿quién contra nosotros?

 

Bendecido fin de semana!!

 

#el amor de Dios me envuelve 

#no temo, en el Señor confío

#saber que Jesús está a mi lado me da la fuerza para perseverar y vencer!!

 

Señor, ¿A quién iremos?

¡Sólo tú tienes palabras de vida eterna!

"Sublime Gracia TJ”

 

¿Vives en Tijuana? 

Visítanos...

Estos son nuestros días de reunión:

Miércoles de Oración y Enseñanza bríblica: 6:00 pm. 

Viernes de Oración y Discipulado: 6:00 pm.

Domingos de Culto General: Oración, Alabanza, Enseñanza bíblica para adultos y Escuela dominical para niños: 10:30 am.

 

Esta es nuestra nueva dirección:

 

Calle Rosario Sansores 216

Fraccionamiento Monte Bello

La Mesa, Tijuana, BC.

 

¿Tienes alguna petición o duda? 

 

Escríbenos...

 

NUESTRAS PÁGINAS

WEB:

http://sublimegraciatj.com

 

FACEBOOK:

https://m.facebook.com/isublimegraciatj/

 

MAIL:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.