Imprimir
Categoría: Doctrina
Visto: 787

ADORACIÓN Y ALABANZA.

SIETE PALABRAS HEBREAS. Por Nicolás Ruíz Bedolla.- (Apuntes tomados en la Iglesia Cristiana Neotestamentaria ‘Cristo el Buen Pastor’, en la ciudad de México, el 06 de febrero de 1990).

1ª YADAH.- II Crónicas 20:19 Esta palabra quiere decir extender (extiendan) las manos en alabanza. Es lo contrario de exprimirse las manos de angustia. YADAH quiere decir calma; trae tranquilidad, paz y sosiego al alma.

Extender las manos en alabanza es (debe ser) una acción voluntaria, y expresa dependencia de Dios; expresa rendimiento o sumisión a Dios. Es lo contrario de levantar las manos con los puños cerrados. Los puños cerrados expresan autosuficiencia, dependencia de uno mismo.

En esta dirección, encontramos que es pecado ejercer nuestra propia voluntad y no la de Dios. Con las manos abiertas, uno le dice a Dios: “no hay nada en mi poder; me rindo totalmente a ti”.

2ª TOPBDAH.- Jeremías 33:11; Salmo 100:4 Esta voz quiere decir levantar las manos con acción de gracias, por lo que Dios nos ha dado, y lo que esperamos recibir: “Gracias por lo que me has dado, y por lo que espero recibir”. Dios siempre quiere bendecirnos.

3ª HALAL.- Salmo 96:1 Y 106:1-2 Esta palabra es la más usada en el Antiguo Testamento para describir “Alabanza” y significa celebrar; hablar entusiastamente, jactanciosamente y presumidamente (Salmo 35:18; II Crónicas 20:21). David hablaba presumidamente de Dios. El Salmista está presumiendo del Señor (Salmo 37:13; 2:4; Proverbios 1:26). Nosotros podemos hablar las grandezas del Señor, con presunción, con júbilo y con jactancia. “¿Habrá otro Dios mejor que mi Dios?” Esta palabra incluye celebración, palmeadas, danza y risa.

4ª SABACH.- Salmo 63:3; 47:1 Esta palabra significa hablar, cantar en alta voz, gritar; gritar con júbilo. Israel era un pueblo de guerra, y es figura de la Iglesia que debe ser un pueblo de guerra, contra los escuadrones del diablo (Salmo 35:27; Josué 6:15-20; I Samuel 4:5-6). Debemos decir ¡¡¡Aleluya!!! Gritando.

Estas cuatro primeras palabras hablan de alabanza, las siguientes tres hablan de adoración.

5ª BARAC.- II Crónicas 20:18 y Salmo 37:4 Es una palabra que quiere decir arrodillarse. El ponerse de rodillas es para nuestro Dios. Arrodillarse es una señal de adoración, como esperando recibir algo. Adorando, Dios nos va a dar algo. Es bueno adorar para que Él nos de en su voluntad, a su tiempo...

6ª ZAMAR.- Salmo 57:7-9 Quiere decir tocar las cuerdas o las partes de un instrumento, en el mismo tono y no desentonado. Tocar toscamente con los dedos, en el mismo tono. “Gloria mía” es el alma.

7ª TEYCHLLACH.- Salmo 22:3 Ésta es la forma más exaltada de adorar a Dios, en el espíritu. Quiere decir cantar, adorar grandemente con canto no aprendido, dado por el Espíritu Santo, en el mismo tono “Tú que habitas entre los cantos no aprendidos”.