Imprimir
Categoría: Doctrina
Visto: 1648

AMANDO A LAS ESPOSAS Y RESOLVIENDO SUS NECESIDADES

Por Mel Emrine y Moisés Caballero

(Apuntes tomados en una reunión para esposos, en la Iglesia Cristiana Neotestamentaria Manada Pequeña, Octubre 13 de 1989)

Moisés Caballero.-  I Timoteo 5:8  La provisión para la casa debe ser aún en lo práctico.

Salmo 127 Jehová debe edificar la casa.

Salmo 128 Bienaventurado el hombre que teme a Jehová.

- o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o –

Mel Emrine.-

I Pedro 3:7 ¿Cómo amar a nuestra esposa y cómo resolver sus necesidades? Cristo manda que amemos a la esposa; esto no viene de manera natural. En la Biblia podemos encontrar ayuda para ello.

[El varón (y aún la mujer) no debe ser crítico (a) de(l) la esposa (o). Ésta es una tarea que el Hermano Mel puso y pone a los matrimonios que buscan su consejo, cuando tienen problemas. Sólo se deben decir cosas bonitas, no corregir, no enjuiciar; sólo hablar cosas buenas].

I Pedro 3:7 Morar con la mujer conforme a ciencia es la manera de convivir en el hogar. Se necesita conocimiento acerca de la esposa. A la esposa se le debe dar honor, como a vaso más frágil.

Delante de Dios, varón y mujer son iguales, pero la mujer es un vaso frágil. El varón es un vaso de barro que puede tratarse con aspereza (es áspero y hecho para ser tratado con aspereza), pero la mujer, además de ser frágil, es hija de Dios, de una Gran Rey, del Rey de reyes y Señor de señores. Por tanto, el varón debe ser muy cuidadoso (debe tener mucho cuidado) de su esposa.

1° Una necesidad básica de la mujer es la autoestima o valor que ella se pueda dar. Tenemos que hacer algo (los esposos) por ellas. Y es que ellas están abajo (el varón es su cabeza). El varón debe decirle a ella el buen trabajo que ha hecho en el hogar y darle las gracias. El varón tiene la responsabilidad de edificar a la esposa. Ella necesita ser apreciada, y halagada, y edificada, cada día. Cuando el Apóstol Pedro habla de honor quiere decir darle valor a la mujer. ¿Qué valor le asigna cada varón a su esposa? La esposa se valora a sí misma, de acuerdo a la estima que le muestra el varón (que le da el varón). Ella se va a sentir estimada, según el valor o estima que le da el varón.

I Pedro 2:4, 6 y 7 “preciosa” (en Griego entimon) Jesús, la piedra reprobada, es precioso y ésta es la misma palabra que usa el Apóstol para “honor” en I Pedro 3:7 (en Griego timen). De hecho, en I Pedro 2:4 y 6 se utiliza entimon, para describir ‘preciosa’, pero su significado es ‘honor’. En tanto que en I Pedro 2:7, el Apóstol dice que la piedra es “honor”para nosotros que creemos. Entonces vemos que los adjetivos calificativos “preciosa, precioso” dadas a Cristo, la piedra reprobada, son sinónimo del honor que debemos darle a la esposa. Así, el honor debido a la esposa es porque ella es preciosa.

De esta manera, entendemos que la esposa debe ser la segunda cosa preciosa para la vida del varón, después de Dios. Ella es lo más precioso, después de Cristo.

Proverbios 31:10 Una mujer virtuosa es Cristiana, ora mucho todos los días, ama al Señor y le teme, asiste a la Iglesia, se esfuerza en prosperar espiritualmente.

Ahora bien ¿cómo mostrar a la esposa que ella es valiosa?

2° Amándola con afecto; mostrarle afecto; mostrarle que es amada. Hay una diferencia entre amar con afecto y amarla sexualmente. Y nosotros debemos distinguir la diferencia.

II Pedro 1:5 y 7 El Amor Fraternal, en Griego, es amar a los hermanos con Amor Fileo, el cual es muy diferente al Amor Ágape. Por ejemplo, Pedro fue cuestionado tres veces por el Señor “¿me amas con Amor Ágape?” (en los dos primeros casos, y Fileo, la tercera ocasión). En las dos primeras respuestas, Pedro contestó que amaba al Señor con Amor Fileo; y en la tercera respuesta no pudo más y dijo “Señor tú sabes todas las cosas, tú sabes que te amo con Amor Fileo”

El Amor Fileo es un afecto hacia alguien; es estar rpendido a una persona (como Jonathan a David). Así, debemos amar a los hermanos, y así, los varones deben amar a su respectiva esposa.

II Pedro 1:5 y 7 Pedro dice que se puede agregar Amor Fileo a nuestra Fe. ¿Qué clase de Amor es el Ágape? Es el sentimiento deliberado de nuestra voluntad. Es un asunto de deber. El Señor dice que amemos a la esposa con Amor Ágape, pero ella también necesita o requiere Amor Fileo, con sentimientos.

¿De qué maneras se puede mostrar afecto a la esposa? Ellas lo anhelan. A. Abrázala. A ella le encanta; ella quiere un abrazo tierno (no de oso); B. Un beso fraternal; C. Una notita, de vez en cuando: decirle cosas dulces; D. Enviarle flores; E. Llamarla por teléfono; tomar un tiempo para ello; F. Llevarla a comer; G. Tomarla de la mano; H. Llevarla a caminar; I. Tocarle la espalda con cariño; J. Aprender nuevos hábitos de ser afectivos.

Si se conoce la necesidad de la esposa y se falla en encontrar nuevos hábitos para satisfacerla, entonces la relación se va a poner peor. Debemos reconocer que para el hombre hay confusión entre afecto y amor sexual, pero la mujer pone en un lugar diferente el afecto (para ella no tiene que ver con el sexo), por tanto, es responsabilidad del varón aprender la distinción y dar más afecto que buscar la relación sexual. Esto es con el fin de agradarlas. Ellas necesitan más afecto. No es fácil, pero es necesario, para que el hogar marche bien (conforme al plan de Dios). Para ello, el pensamiento debe disciplinarse, a fin de distinguir afecto de sexo.

Proverbios 5:18.20 El varón debe regocijarse con su esposa, y debe estar satisfecho con el cuerpo de ella, en todo tiempo. El versículo 19, en el texto Hebreo, literalmente quiere decir intoxicarse con su Amor. De esta manera no se codiciará otra mujer. Versículo 20 ¿Por qué, pues, codiciar otra mujer? Porque el varón no está satisfecho con la mujer que Dios le dio. Pero el pasaje anterior dice “estar intoxicado”; así que intoxiquémonos del amor de nuestra esposa, y con su cuerpo, para no desear otra mujer.

Veamos un círculo vicioso, y conozcamos como puede convertirse en virtuoso. En principio, la mujer requiere de afecto, mucho afecto; afecto en cantidades industriales; pero si no lo recibe, entonces, baja la cortina sexual. En cambio, los varones se ven más inclinados al amor erótico (seamos honestos), y cuando no tienen sexo, no pueden dar afecto (obviamente, el afecto se puede mostrar en el acto sexual, pero no siempre es así. La mujer necesita afecto en todo tiempo, y no siempre se va a tener sexo. Por eso, el varón necesita mostrar afecto siempre, para que cuando se llegue al amor sexual, ambos reciban una gloriosa bendición). Entonces, el círculo vicioso puede romper el matrimonio. Ella no tiene afecto y cierra la cortina del sexo; él no tiene sexo y tampoco tiene motivación para mostrar afecto. Esto rompe los matrimonios. Debe haber un interés mutuo: él debe mostrar afecto (el afecto es el medio ambiente del matrimonio) y ella debe mostrar interés por dar afecto sexual (el cual es un evento dentro del medio ambiente que es puro afecto, amor fileo).

3° Ella necesita que el varón sea un buen padre para que tenga un pacto familiar. Ella necesita una unidad familiar, un esposo que lleve el liderato en la familia y que pueda ocuparse de la educación moral, integral y espiritual de la familia. La ausencia de un verdadero padre de familia (de un varón responsable que adopte estas medidas) provoca hijos delincuentes y rebeldes. Ésta es la razón por la cual muchos jóvenes se abandonan en las drogas, etc.

En la Epístola de a los Efesios, Pablo dio instrucciones a los padres e hijos, pero no a las madres.

Malaquías 4:5-6 En la última palabra del Antiguo Testamento, Dios promete enviar a Elías a fin de hacer una obra de restauración y no de destrucción. La esposa necesita que el padre vea por los hijos.

Tito 2:3-5 Las mujeres de mayor edad deben enseñar a los jóvenes a amar a sus esposos y a amar a los hijos, con amor fileo.

Los hijos deben ser amados con sentimientos (amor fileo). Ellos necesitan el amor incondicional del padre. Entonces, ellos sentirán seguridad, cuando vivan este amor. El padre debe castigar a sus hijos para expresar su amor.

El padre debe involucrarse con los hijos. Ellos necesitan ver al padre amando a la esposa, y ella amando al esposo. Los padres tienen el deber de instruir a los hijos, aún en el plano espiritual. “Padres instrúyanlos”.

Pero el orgullo obstaculiza el afecto del varón hacia la mujer.

Al terminar la enseñanza, el Hermano Mel puso una tarea a los casados:

1° no ser críticos ni tener coraje contra la esposa, durante un mes. No criticar, no corregir, no enojarse con ella, durante un mes.

2° Pensar por lo menos en una manera especial, cada día, de cómo mostrar afecto a la esposa, durante esos treinta días; una manera especial cada día. (El Hermano Moisés afirma que esto debe ser una práctica cotidiana, que no debe romperse, y debe hacerse en de manera natural, no fingida, para sostén del hogar).

3° Empezar a mostrar afecto a la esposa, escribiéndole notas cariñosas.

- o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o

Moisés Caballero.-

En el matrimonio es importante que el varón exprese lo que ella desea recibir, no lo que el varón quiere hacer por sí mismo. El problema básico del matrimonio es el egoísmo, el hombre quiere que la mujer haga lo que él quiere; pero el varón debe estar dispuesto a humillarse y no justificarse.

Proverbios 15:1 Amar una mujer significa estar dispuesto al rechazo. “La blanda respuesta...” Tener una mujer requiere de invertir esfuerzo, trabajo, inteligencia, dinero...  Debe haber una actitud de trabajo y esfuerzo para llevar el hogar a la posición que Dios quiere. El afecto debe ser continuo. No olvidemos que la autoridad se otorga (o recibe) después de la sumisión (y servicio) (Filipenses 2:5-11). Cristo se anonadó a sí mismo. De igual manera, el varón debe humillarse y servir a la esposa y a los hijos. La autoridad que verdaderamente vale es la que Dios respalda. Es necesario ser persistentes, no desanimarse, ser hombres, esforzarse varonilmente.