DOCE VECES, CRISTO RESUCITADO POSÓ SUS PIES EN DOCE DIFERENTES LUGARES PARA SUPLIR LOS SIETE ANHELOS DEL ALMA

Por Robert Ewing.- Apuntes tomados en la Convención de Waco, Texas, del mes de abril de 1992 (17 de abril de 1992, 20:00 horas).-

A menos que se haga un precisión específica, todas las referencias bíblicas son tomadas de la Antigua Versión de Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, conocida como Versión antigua o Versión 1909.

Nuestro Cristo, resucitado, estuvo doce veces de pie en doce diferentes lugares, para ministrar a diferentes necesidades específicas. Entre esas necesidades, el Señor ministró a los anhelos del alma de diferentes personas.

Romanos 8                                        Juan 3:16.

I Juan 4:17 Tenemos un Cristo plenamente desarrollado.

Después de la resurrección, Jesús estuvo en doce lugares diferentes, y cada sitio muestra los siete anhelos del alma. Y en este esquema también se aplican los siete nombres compuestos de Cristo con la expresión YO SOY.

Los anhelos rendidos a Cristo (el ‘yo’ muerto) traen al alma carnal a una transformación para ser una alma espiritual. Los anhelos carnales deben morir, para recibir sepultura y resurrección. Si me matan, Señor, yo voy a servirte nuevamente.

En Juan 20:14-18 María Magdalena estaba llorando, pues aquel a quien ella amaba estaba muerto. Ella estaba identificada con la muerte del Señor, pero el Señor había resucitado, para suplir el anhelo de supervivencia o preservación de ella y de todos nosotros: YO SOY el Pan de Vida.

Nuevamente, Evangelio de Juan 20:19, Ahora encontramos a los diez discípulos (exceptuando a Judas y Tomás) reunidos. Cristo resucitado vino a suplir el anhelo de expresión. Él expresó: paz a vosotros. Su presencia da pauta de la paz. Al esconderse, la expresión no se manifiesta. Dios busca gente que caiga a los pies del Señor. Cristo Jesús se puso en medio, sopló el Espíritu Santo y ellos recibieron vida nueva. Para nacer de nuevo, es requisito indispensable creer en la Resurrección del Señor Jesús. Ellos tuvieron nuevo nacimiento, al creer en ese momento en el Señor.

3°  Juan 20:26 Tomás llegó a la reunión de los discípulos, y ellos le informaron de la manifestación del Cristo resucitado. De hecho, Jesús estaba ahí; Él estuvo todo el tiempo, no se había apartado de ellos, y era el tiempo de manifestarse: Tomás no seas incrédulo sino fiel… La inseguridad es muestra de incredulidad. Tomás creyó y levantó muchas iglesias en la India. Tomás fue suplido en su anhelo de seguridad.

4°  Juan 21:4 Vemos a Pedro suplido en su anhelo de lealtad o fidelidad (versículo 6); sumisión. Pedro había dicho a pescar voy, olvidando el mandamiento del Señor. Sin embargo, en el versículo 6, Pedro se somete; en el versículo 7, Pedro reconoce la Autoridad del Señor; en el versículo 10, vemos la cooperación; en el versículo 12, encontramos la comunión; y en los versículos 15-19 encontramos el Amor. Vemos pues cinco características de la lealtad o fidelidad. Finalmente, Pedro murió de cabeza: eso es lealtad.

5° Hechos 7:55 El anhelo de control o poder. La situación estaba controlada por la Gloria de Dios. Hechos 6:15 Desde el trono, Jesús controló todos los sucesos.

El control de Dios es el Maestro. Esteban no perdió su alma. Esteban tenía control y bendijo (hechos 7:55-56). Ése es el control de todo el universo.

6° A) Hechos 23:11 Anhelo de conocimiento.- Conocimiento de aventura, o conocimiento por experiencia.

6° B) Hechos 27:23-24-26 (el versículo 23, en el texto de la Biblia en inglés dice estuvo de pie). Este versículo nos habla de conocimiento racional.

6° C) II Timoteo 4:16-17 (en relación con Efesios 6:19). Ambos pasajes nos hablan de conocimiento de misterio, o conocimiento por revelación. Pablo ante César.

7° Anhelo de atención o aceptación.- En el TRONO. Aceptación de o por:

  1. A) Identidad. Aceptación con la gente. Aceptación con su identidad: Apocalipsis 3:20.
  2. B) Responsabilidad moral; aceptación con la Ley de Dios: Apocalipsis 5:6.
  3. C) Aceptación por intimidad. Aceptación con los amigos. Él es nuestro amigo: Apocalipsis 8:3.
  4. D) sentido o sensación de destino. Aceptación con la posteridad: Apocalipsis 14:1.

Este último pasaje habla de los santos de Dios. El trono está en el Monte de Sión. En Apocalipsis 12, el varón que nace es figura de los vencedores. Ciento cuarenta y cuatro es múltiplo de doce, y doce es el número que representa o habla de la Cabeza de Cristo.