¿A cuál iglesia local pertenezco? Me gusta Adullam, lo mismo la Manada Pequeña y La Gran Comisión, pero ¿en cuál asamblea Dios quiere que yo esté? “sesenta son las reinas, y ochenta las concubinas, y las doncellas sin cuento; pero una es la paloma mía, la perfecta mía; única es a su madre...” (Cantares 6:8-9). Había un hermano que los martes, jueves y sábados asistía a la iglesia Cristo el Buen Pastor, los miércoles y domingos asistía a Gethsemaní, aunque eventualmente asistía a otras iglesias locales. La pregunta obligada que un día le hizo un apóstol fue “¿cuál es tu iglesia local? ¿quién es tu Pastor? ¿quién dará cuentas de ti, delante de Dios? (Hebreos 13:17).

Realmente, es una bendición tener una autoridad pastoral sobre nosotros, como cubierta (I Pedro 5:6 y Hebreos 13:17, 7 y 24) pero, al mismo tiempo, necesitamos someternos a ministerios humanos. Y donde hay más ministros hay más bendición. Y es que Dios, el Pastor Divino, puso pastores humanos y a los demás ministerios. Sin pastores, la iglesia carece de protección. Israel tuvo protección en el desierto, bajo la cobertura de Moisés. Todos necesitamos de un Pastor, y Dios no nos dio a escoger nuestro Pastor. Dios estableció este ministerio para suplir diferentes necesidades en sus ovejas. Dios nos vio “como ovejas que no tienen Pastor”.

¿Quién es tu Pastor? “Jehová es mi Pastor...” ‘yo me someto a Cristo, al Espíritu Santo y a nadie más’. Bueno, existe un cordón de tres dobleces del Pastorado de Dios, pero Dios quiere que tengamos Pastores humanos, porque Dios fluye a través de ellos, para bendecirnos.

“Jehová es mi (nuestro) Pastor” (Salmo 23:1); “Y Jehová te pastoreará siempre” (Isaías 58:11); “¿Dónde está... el Pastor de su rebaño? El que los guió... El Espíritu de Jehová los pastoreó” (Isaías 63:9-14 (11 y 14). “Yo soy el Buen Pastor... conozco mis ovejas...” (Juan 10:11, 14 y 27). Cristo es el Buen Pastor, el Príncipe de los pastores; Él es el Pastor y Obispo de nuestras almas, y es el Gran Pastor (I Pedro 5:4; 2:25; Hebreos 13:20). Pero Dios ha establecido Pastores humanos para nuestra bendición; y en la Escritura encontramos siete referencias de sucesos o acontecimientos a ovejas sin pastor.

Por ello, es importante estar bajo autoridad para someternos. Dios puso todo bajo autoridad: “Toda alma se someta a toda autoridad, porque no hay autoridad sino de Dios; y los que son de Dios son ordenados” (Romanos 13:1).

El Señor Jesús vio a las multitudes “como ovejas sin pastor” y su corazón fue incendiado. Pero además, el Señor dijo “la mies es mucha y los obreros pocos, rogad pues al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Mateo 9:37-38; Lucas 10:2). El Señor vio los cuidados y prosperidad que da un Pastor.

Pero mucha gente es rebelde y habita en tierra seca y árida. El desierto es una figura del lugar de habitación para los rebeldes. La gente que no se somete y se autodetermina es gente usada por satanás. Y la técnica que usa es la del lobo; aúlla en tal forma que la oveja se aleja del rebaño (iglesia); así, es presa fácil. Pero dentro del redil, el lobo no puede hacer daño.

Teniendo este entendimiento de que Dios ha dispuesto la autoridad es para bendición, también vemos y entendemos que conforme a la Palabra hay diferentes niveles de autoridad. Efesios 6:1-2; Colosenses 3:2; Éxodo 20:12; Mateo 15:4; Marcos 7:10 Los niños deben someterse a los padres; las esposas a los esposos; los ciudadanos a los gobiernos; los empleados a los jefes; y las ovejas deben sujetarse a los Pastores (Efesios 5:22; Colosenses 3:18 y 22; Efesios 6:5-6; Romanos 13:1).

Cuando fallamos en algunos de estos niveles de autoridad, la protección del Señor se rompe. El Pastor conduce al rebaño por el camino de las verdades y deliciosos pastos.

En Hebreo, Rey, era ‘Rehul’ y quería decir “apacentar, regir”. Los reyes fueron pastores de Israel; pero además de los reyes, esta preciosa función de guiar al pueblo, la ejercían los sacerdotes y los profetas.

Génesis 4:1-6 y 10-11 En Génesis, encontramos el contraste ministerial en los oficios de dos hermanos. Abel, el pastor, y Caín, el labrador, el agricultor. El sacrificio de Abel, el pastor, agradó a Dios; el de Caín no agradó a Dios, porque el hombre tiene orgullo en los bienes que él mismo crea.

Alguien dijo que la industria trae desorden. Vemos que Caín inició una generación de industriosos e industriales y vino la bigamia y, en sí, el hombre se abandonó de continuo al mal.

Génesis 11:4-8 Los pueblos dejaron la actividad de pastores, para edificar una ciudad. Así, el hombre buscó su propia fama y su propia gloria, abandonando la Gloria de Dios. En este pasaje, vemos roto el ministerio pastoral. Estas figuras son alegorías para nuestra vida espiritual.

Hagamos ahora la siguiente reflexión:

Satanás fue expulsado de los cielos por rebelión y orgullo.

Adán y Eva fueron expulsados de Edén, por desobedientes.

Los hombres de Babel fueron dispersos, a causa de su orgullo.

Pero los patriarcas fueron pastores: Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés... y el mismo Rey David; el Profeta Amós....

Retomemos la enseñanza, y ahora veamos que el Cordero de Apocalipsis es el Pastor por excelencia. Y el Cordero, en lo natural, refleja las debilidades de las ovejas; pero en Apocalipsis, el Cordero es el centro de toda adoración y en Él está la figura de los vencedores. La figura del vencedor es el Cordero como inmolado. “Cuando soy débil, entonces soy poderoso”. La extrema debilidad del Cordero da lugar a la manifestación del poder de Dios.

De estar fuera de la autoridad, estamos en peligro, a la manera de Eva.

Un Pastor debe reunir diferentes características:

Debe saber sacar y meter a las ovejas.

Debe tener Espíritu Santo.

El Pastor es disciplinado por Dios y no por las ovejas (ejemplo, la Iglesia Bautista disciplina al Pastor por medio de las ovejas).

El Pastor guía a las ovejas, en la dirección correcta.

El Pastor va delante de las ovejas.

“Mis ovejas oyen mi voz y me siguen”. El Pastor siempre está pendiente del rebaño. Muchas veces, el Pastor se quebrantará y Dios vendrá y le consolará, para que sepa consolar a las ovejas.

Ezequiel 34:31; Salmo 100:3b A Dios le gusta hablarnos como a ovejas, porque Él quiere pastorearnos. Hay beneficios de tener Pastor; y hay consecuencias por no tener Pastor.

1° Posición Pastoral.- 27:15-17 Moisés había funcionado como Pastor y, cuando se ausentó, el pueblo buscó la idolatría. El pueblo se desmandó, tuvo miedo. Pero el Pastor tiene la cualidad de sacar y hacer entrar a las ovejas. Cuando no hay Pastor, hay falta de sabiduría. Pero el Pastor tiene una característica de autoridad: él es el único que puede salir y entrar delante de la congregación.

Números 27:18 A su vez, el Pastor necesita tener unción del Espíritu Santo. De lo contrario, es peligroso. Sin Espíritu Santo, el Pastor expone a las ovejas. No busquemos cualidades físicas o anímicas en el Pastor, sino que sea lleno del Espíritu Santo.

Números 27:20-21 En la relación de la oveja con el Pastor, aquella debe caminar en obediencia; la obediencia trae supervivencia o preservación a la ovejita, gracias a la posición pastoral. Cuando hay obediencia, hay protección. Venimos a tener la posición correcta. Dios respalda al ministerio que Él pone. La obediencia es probada y aprobada. Y Dios es quien disciplina a los Pastores, no las ovejas. Necesitamos aprobar en obediencia; de lo contrario, no podemos ir más adelante. Sin autoridad no se puede caminar en obediencia.

Jueces 17:6 y 21:25 Cuando Israel no tuvo autoridad, cada uno hacía lo que era bueno a sus propios ojos. Cuando los líderes se acabaron, Israel se desvió. Israel perdió la visión. ¿Cómo estoy caminando? ¿Con dirección o a la deriva? Decidir por uno mismo es peligroso. (Sometiéndome) Obedeciendo tendré dirección y apoyo de Dios. El mundo necesita líderes; la Iglesia necesita Pastores de Dios.

Es importante que las esposas tomen la actitud correcta para que los esposos tomen su posición.

Génesis 33:14 El Pastor debe cuidar y someterse a los chiquitos y a las recién paridas.

2° Pastorear (Actividad del Pastor).- I Reyes 22:12-17 En la actividad del Pastor, Pastorear, vemos nuestra correcta relación con el mundo, a través de separación del mundo; el resultado de separarnos del mundo es unidad en la iglesia. Empero, sin Pastor se da la división y la separación. En el pasaje, los Profetas profetizaban con falsedad, cuando Acab y Josafat planeaban salir a la guerra, y ellos querían saber cuál era la voluntad de Dios; si Dios quería que fueran a la guerra o no. Así, todos los Profetas, inducidos por un espíritu de mentira (I Reyes 22:19-232), profetizaban falsamente a Acab y a Josafat, diciéndoles que fueran a la guerra, pues ciertamente tendrían la victoria. Pero Josafat buscó un testimonio más. No fueron suficientes los cerca de cuatrocientos Profetas. Así, Acab mandó traer a Miqueas.

Miqueas fue motivado a hablar conforme al deseo de los reyes, pero una vez conjurado por el rey, en el Nombre de Jehová, el Profeta dijo la verdad (I Reyes 22:17).

Sin el correcto ministerio Pastoral, no hay manera de ir a la batalla, y es mejor regresar a casa en paz. Dios pone el Pastor porque quiere levantar un ejército en los últimos días para pelear la batalla final.

Nosotros debemos separarnos del mundo para unirnos a la Iglesia, porque el esparcimiento es igual a la derrota; en la iglesia es necesario estar en unidad, para salir a la batalla. Es muy importante someterse al ministerio de la iglesia local, para pelear bien.

En la prueba de separación del mundo es importante vencer. Las autoridades espirituales que Dios dio son para que tengamos fuerza, para que seamos entrenados. El que lucha solo pronto muere en la batalla; por eso, es importante tener sentido de permanencia y pertenencia a una iglesia local.

Tener un Pastor humano trae beneficios y responsabilidades; esto nos hace fuertes frente al enemigo. Quienes no tienen Pastor son enviados por Dios a casa.

Separación del mundo trae unidad; no tener Pastor trae esparcimiento, dispersión. Ante la separación del mundo, la prueba es unidad en Su Iglesia, para pelear la batalla. Los problemas de la iglesia local de Corinto fueron solucionados en la unidad. No nos unamos en yugo desigual con cualquiera. Los Judíos rechazaron el Evangelio, y Pablo se separó de ellos y apartó a los discípulos del Señor.

I Corintios 7 En el matrimonio debe haber unidad para ser establecidos. El que estaba con la mujer de su padre tuvo que separarse de ella, para unirse a la iglesia local, y de esa manera hubo restauración.

El Pastor se encarga de alimentar a las ovejas.

3° Protección del Pastor.- Jeremías 50:4-8 (especialmente versículo 5).- El Profeta habla de las ovejas que se querían unir al Señor. “Ovejas perdidas. Sus pastores las hicieron errar”; los Pastores de los hombres levantados por hombres y no por Dios son asalariados y abandonan a las ovejas, al venir el lobo. Aquellas ovejas se metieron bajo el señorío del hombre y del diablo, y se olvidaron de su reposo.

Es importante que las ovejas tengan una majada (lugar de descanso, de su reposo) porque ahí tendrán protección. Los Pastores no deben cansar a las ovejas (Génesis 33:12-13), sino darles reposo. No se les debe llevar de lugar en lugar. Esaú era cazador; era un hombre muy inquieto, pero Jacob era pastor y sabía caminar con los chiquitos y con las recién paridas.

Dios nos ha puesto en un lugar de refugio (la Iglesia), para tener alimento y paz. Por eso, Dios, en Su sabiduría, puso la iglesia local. Pero no cualquier lugar es iglesia; pueden ser centros de evangelismo, etc..., pero no son iglesia.

I Pedro 5:6 Estar en sumisión trae protección.

En el Antiguo Testamento, las ciudades de refugio son tipos de la iglesia local.

Cedes: Lugar Santo o Separado, para los que están sucios, por el pecado. Esta ciudad es para que nos limpiemos.

Siquem: Fuerza y refugio para los débiles y cansados.

Hebrón: Comunión, compañerismo (Lucas 2:36-38; Salmo 68:6); lugar para los solitarios, viudas, huérfanos, etc..., Ejemplo Ana. “Dios hace habitar en familia a los solos, a los aprisionados con grillos”.

Beser: Plaza Fuerte; la Iglesia debe ser fuerte para la gente desvalida.

Ramot: Lugar exaltado (Efesios 2:5-6); Dios nos va a exaltar.

Gaulón (Golán): Círculo cerrado; a donde podemos huir, ante la tentación.

4° Paz del Pastor.- Ezequiel 34:1-31 (especialmente versículos 5 y 8) El Profeta advierte de todas las consecuencias que sufren las ovejas, por no tener Pastor, o por tener sobre sí gente sin escrúpulos que carece de llamado, o pastores que también han errado la visión y el camino.

En Apizaco, Tlaxcala, hay una iglesia local que se llama Apizaco para Cristo. La iglesia local recibía cobertura de Amistad Cristiana de Puebla, y el superintendente decía que las ovejas son para trasquilarse, y sólo iba a visitarlos por los diezmos y ofrendas. Pero el asalariado huye, ante el lobo (Juan 10:12-13).

5° Poder del Pastor.- Zacarías 10:2-12 (versículo 2) No tener Pastor puede impedirnos heredar. La falta de pastor nos impide tener dominio de las cosas. Se pierde el control.

6° Propósito del Pastor.- Mateo 9:35-38 Aquí, el Señor va caminando por las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas.

7° Preeminencia del Pastor.- Marcos 6:32-44 En este pasaje, el Señor vio venir a las gentes de muchos lugares, al sitio donde Él estaba, con sus discípulos.

El lugar era desierto; sin embargo, las gentes le buscaron y le encontraron. Y el Señor los apacentó.

Las ovejas sin Pastor no han experimentado la aceptación de Dios.


Sumario:

1° Números 27:15-17, 18 y 20-21; Jueces 17:6; 21:25; Génesis 33:14

2° II Crónicas 18:31—19:1-21, 34-37; versículos 28 y 17; I Reyes 22:7-12-18, 20-23 y 34; Ezequiel 34:31; Salmo 100:3b; I Corintios 7; Mateo 26:31

3° Jeremías 50:4-8; Génesis 33:12-13; I Pedro 5:6; Lucas 2:36-38; 68:6; Salmo 68:6; Efesios 2:5-6

4° Ezequiel 34:1-31 (5 y 8); 36:37-38

5° Zacarías 10:2-12 (2)

6° Mateo 9:35-38

7° Marcos 6:32-44


Pruebas del creyente Anhelos del alma Tener Pastor nos da: 7 principios del Pastorado No tener Pastor provoca
Obediencia Preservación o Supervivencia Visión Posición Falta de Visión
Separación del mundo Expresión Unidad Pastorear, Apacentar División, separación
Sumisión Seguridad Protección Protección Falta de Protección
Preparación Fidelidad o Lealtad Reposo Paz Falta de Reposo
Posesión Poder o Control Nos hace heredar Poder Pérdida de Herencia
Prioridades: a) Reposo; b) Fidelidad a la Visión; y c) Gracia Conocimiento: a) Por Experiencia; b) Racional; y c) por Revelación Sanidad y Salud Propósito Enfermedad y Achaques
Fe: a) Creativa: b) Doctrinal; c) Perseverante, Disciplinaria; y d) Conciente de Dios Atención o Aceptación: a) por Identidad; b) por Criterio; c) por Intimidad; y d) por Éxito Alimento, Comunión Preeminencia Hambre, Soledad

Comentarios

Share on Myspace