TABER

 

Las cuarenta y ocho tablas del Verdadero Tabernáculo (Estudio Bíblico hecho por Robet Ewing, a partir de la Primera Epístola del Apóstol Pablo a Timoteo) Todas las referencias Bíblicas son tomadas de la Antigua Versión de Casidoro de Reina y Cipriano de Valera, a menos que se haga la precisión respectiva

El Tabernáculo es un cuadro de la Iglesia, la cual es el “Verdadero Tabernáculo que el Señor asentó y no hombre” (Hebreos 8:2). Esta tienda de campaña tenía 48 cuarenta y ocho tablas: 20 veinte tablas hacia el sur, 20 veinte tablas hacia le norte, y 6 seis tablas hacia el Occidente, más 2 dos tablas en las esquinas (Éxodo 26:18-25). Estas tablas estaban cubiertas de oro, posaban sobre dos basas de plata, y colgaban de ellas cuatro cubiertas de la tienda de campaña o Tabernáculo. Estas tablas muestran los principios básicos con los cuales Dios construye en nuestras vidas, como Cristianos.

Pablo explica a Timoteo que su primera carta dirigida a él se escribió para enseñarle cómo debía conversar (o conducirse) en la casa de Dios, la Iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad (I Timoteo 3:15).

En Filipenses 2:3-8, Pablo habla de la humildad de Nuestro Señor Jesucristo, al hacerse hombre y sufrir la muerte de cruz. Pablo nos instruye en el versículo 5 “Haya esta mente en vosotros, la cual fue también en Cristo Jesús” (Versión King James, en Inglés –V.K.J.).

Luego en los versículos 19-22, Pablo se refiere a Timoteo como aquel “unánime” (de la misma mente, según la V.K.J.) “...porque todos buscan lo suyo propio, y no lo que es de Cristo Jesús, pero la experiencia de él habéis conocido, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio” (Filipenses 2:20, 21-22). Timoteo tuvo la misma mente de Cristo, y no buscó una recompensa para sí mismo, por causa de un egoísmo espiritual, sino lo bueno para Pablo y para el Cuerpo de Cristo.

Timoteo sobresalió en los Principios de Éxito, todos los cuales, de uno u otro modo, se refieren a las relaciones que conciernen a la Iglesia, y a los tratos de Dios con ella. Pablo escribió a los Corintios que Timoteo les enseñaría “mis caminos cuáles sean en Cristo, de la manera que enseño en todas partes en todas las iglesias de Dios” (I Corintios 4:18). La Primera Epístola de Timoteo nos muestra cuáles son estos “caminos” o Principios de Éxito, de los cuales habla Pablo.

(Asumiendo que el lector está leyendo su Biblia, durante el estudio, las referencias escriturales solamente se darán al inicio de cada Principio de Éxito. Ya se dijo al inicio de la enseñanza que la Versión consultada es la versión Reina Valera 1909, comúnmente conocida como versión antigua).

1° Siendo un Padre Espiritual en la Iglesia.- (I Timoteo 1:1)

“Pablo, apóstol de Jesucristo por la ordenación de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo, nuestra esperanza.”

“Pablo” significa pequeño. Y se necesitan Gracia y Humildad para tal capacidad. Para ser un Padre Espiritual requiere de Humildad; ésta (la humildad) es un buen comienzo para la paternidad Espiritual. “Apóstol de Jesucristo, por la ordenación de Dios nuestro Salvador, y de l Señor Jesucristo, nuestra esperanza.”

Este versículo muestra que Pablo fue obediente al mandato de Dios, y el uso de la palabra “Salvador” sugiere que Pablo había tenido muchas experiencias de liberación. “Nuestra esperanza” habla de un sentido de seguridad que Pablo tenía en Cristo. Un verdadero padre en la fe tiene en Cristo este fuerte sentido de seguridad que es capaz de impartirlo a otros.

2° Siendo un Hijo Espiritual en la Iglesia de Dios.- (I Timoteo 1:2)

“A Timoteo, verdadero hijo en la fe; Gracia, misericordia y paz de Dios nuestro Padre, y de Cristo Jesús nuestro Señor.”

Timoteo significa “honrando a Dios”. Un verdadero Timoteo o hijo en esta familia es uno que honra Dios.

“Mi propio hijo” (V.K.J.), es “mi verdadero hijo” (según la New American Standard Bible o Nueva Versión Estándar de la Biblia en Inglés), y en el Arameo es “Mi franco y sincero hijo”. Timoteo creció rápidamente en el Señor, porque él fue abierto y verdadero a la Palabra y consigo mismo, y también en todas sus relaciones con los demás.

“Gracia” es la vida de Dios fluyendo en y a través de uno para cumplir la voluntad de Dios, en este caso, madurándolo. “Misericordia” es la expresión externa de la Piedad (compasión).”Paz” es el resultado de la justicia o de unas relaciones correctas. “Nuestro Señor” sugiere que Timoteo fue obediente a Cristo en sumisión.

Eleos” es la palabra Griega utilizada para la expresión externa de piedad. Durante la Segunda Guerra Mundial, un Psiquiatra dijo que en el transcurso de la guerra, en Londres, de doscientos bebés que nacieron viables, cuyos padres estaban en el servicio militar y las madres de esos bebés estaban ocupadas, al final de dos años, el 95% de esos bebés había muerto y el 5% restante había comenzado a dar muestras de idiotez, sin expresión alguna en sus caras. Estos bebés habían recibido una excelente atención médica. ¿Qué es lo que les faltó? Eleos, la expresión externa de piedad, o sea, el tierno cuidado de sus padres. Timoteo tuvo esta clase de corazón, al mostrar piedad y tierno cuidado (Filipenses 2:19-20).

En Filipenses 2:17, vemos a Pablo buscando vaciarse a sí mismo, por otros. Así mismo, en Filipenses 2:25-30, Epafrodito muestra la clase de corazón que tuvo Timoteo.

3° Haciendo Brotar la Correcta Iglesia Local.- (I Timoteo 1:3-4)

“Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando partí para Macedonia, para que requirieses a algunos que no enseñen diversa doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías sin término, que antes engendran cuestiones que la edificación de Dios que es por fe; así te encargo ahora.”

Frecuentemente, Dios pone muchas cosas en pocas palabras, como sucede aquí.

El Pastor de Efeso, Timoteo, en este caso, está sometido a Pablo, la autoridad apostólica sobre Timoteo. Éste no era asalariado, pues él se había sometido al consejo ungido de Pablo: “que te quedases en Efeso”. Timoteo estaba cumpliendo el reto de la verdad contra el error y se mantuvo firme en la verdad, en contra de todos los lobos rapaces vestidos con ropas de ovejas que estaban atacando a la manada. Timoteo fue fiel en encargar estar verdad a los maestros, bajo su ministerio. Así, nosotros vemos una línea del mandato de autoridad.

En el versículo 4 “la edificación de Dios que es por la fe”, literalmente, se lee “una mayordomía de Dios en fe”, la cual, como el contexto muestra, viene del ministerio de la verdad. Esto muestra un éxito al hacer brotar a la Iglesia, así como la palabra desarrolla fe y, en esta fe, una mayordomía múltiple de la gracia de Dios se desarrolla.

4° Obteniendo el Máximo de la Palabra.- (I Timoteo 1:5-7)

“Pues el fin del mandamiento es la caridad nacida de corazón limpio, y de la conciencia, y de fe no fingida: De lo cual distrayéndose algunos, se apartaron a vanas pláticas; queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan, ni lo que afirman.”

“¿Cómo puedo estudiar la Biblia?” muchos se preguntan frecuentemente. No la estudies como cualquier otro libro, con el fin de satisfacer únicamente una curiosidad carnal, pues esto traerá orgullo a tu alma, a causa del conocimiento. Estúdiala con mira de recibir amor, y éste de un corazón puro, no con motivos equivocados, para usar este conocimiento. Debemos venir a la palabra con una buena conciencia y una fe no fingida. Debemos venir viendo a Cristo solamente, en cada versículo, y dejar que Él nos hable personalmente.

Entonces, Él podrá confiar en nosotros todo le conocimiento necesario. De otro modo, el objetivo no será correcto, y el estudio será sin propósito , como en el caso de los maestros legalistas.

5° La reprobación del pecado por parte de la Iglesia.-(I Timoteo 1:8-11)

“Sabemos empero que la ley es buena, si alguno usa de ella legítimamente; conociendo esto, que la ley no es puesta para el justo, sino para los injustos y para los desobedientes, para los impíos y pecadores, para los malos y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los ladrones de hombres, para los mentirosos y perjuros, y si hay alguna otra cosa contraria a la sana doctrina; según el evangelio de la gloria de Dios bendito, el cual a mí me ha sido encargado.”

Si nosotros somos “luz” como una ciudad asentada en un monte brillando en la noche, luego entonces, nuestra relación con el mundo es la de reprobación del pecado (Efesios 5:8).

Aquí encontramos que el estándar alto de Dios, figurado en el Antiguo Testamento como la ley, es la manera divina para convencer al pecador en el mundo de tinieblas. Frecuentemente, la convicción falta porque el estándar de Dios ha sido bajado demasiado.

6° Entrando en el Ministerio Individual en la Iglesia.-(I Timoteo 1:12)

“Y doy gracias al que me fortificó, a Cristo Jesús nuestro Señor, de que me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio.”

Pablo mostró la correcta actitud cuando dijo: “Y doy gracias... a Cristo Jesús nuestro Señor..” El vaso está listo y esperando ser vertido en su tiempo. Normalmente, uno no sigue dando si el recipiente es ingrato. El versículo 11 muestra un buen fondo para esto, pues él usa grandes adjetivos al describir su aprecio por este Evangelio que le fue encomendado.

“A Cristo Jesús nuestro Señor”, de nuevo, Pablo muestra sumisión de su parte y reconocimiento de Cristo como la cabeza de autoridad sobre él (sobre Pablo) “...al que me fortificó” (en otras palabras, “al que me capacitó”) para llevar un ministerio que puede ser, como se llevaba el arca, el conducir una cosa “pesada”. El Espíritu de Dios es un “deber” para el ministerio.

“...De que me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio”. Muchos versículos muestran que la Fidelidad es también un “deber”, antes de que Dios empiece a poner a alguien hasta muy adentro de su ministerio. Fue solamente después de que Pablo y Bernabé tuvieron fidelidad al servir en las capacidades menores que Dios los llamó a un ministerio apostólico. “El que guarda la higuera, comerá de su fruto; y el que guarda (espera) a su Señor, será honrado” (Proverbios 27:18). Fidelidad envuelve el principio de tiempo, de manera que una persona madure y sea capaz de ministrar en experiencia, como también en la verdad.

“...Poniéndome en el ministerio (servicio o ministerio de diácono)”. Cuando alguien usa su mano para poner alguna cosa en otro lugar, normalmente, utiliza todos sus cinco dedos. Cuando Dios pone Su ministerio a Su servicio, lo cual sugiere una actitud de siervo, Él normalmente usa todos los oficios de los cinco ministerios (Sus dedos) se extienden para cumplir Su propósito.

7° Obteniendo Misericordia.- (I Timoteo 1:13-16)

“Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad.

“Mas la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y amor que es en Cristo Jesús.

“Palabra fiel y digna de ser recibida de todos: que Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.

“Mas por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habían de creer en Él para vida eterna.”

Despreciando su terrible pasado, Pablo dice: “...mas fui recibido a (obtuve) misericordia, porque lo hice con ignorancia, en incredulidad. Mas la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y amor que es en Cristo Jesús. Palabra Fiel ...que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Mas pro esto fui recibido a (obtuve) misericordia...”

Esta primera cláusula muestra que Dios derrama Su misericordia no a causa de nuestra actitud. La actitud de Pablo era tal que él pensaba que estaba mostrando misericordia al matar a los herejes (Cristianos); y Dios vio esto en Pablo. “Con el misericordioso te mostrarás misericordioso” (Salmo 18:25).

Alguien ha dicho –por lo menos es una verdad parcial- que misericordia es Dios no dándonos lo que merecemos; y gracia es Dios dándonos lo que no merecemos. Aquí encontramos que si nosotros respondemos a Su misericordia (“...Su benignidad –de Dios- te guía arrepentimiento” Romanos 2:4). Él derramará Su gracia “al lado”. Cuando nosotros, a la manera de Pablo, nos consideremos como “el primero de los pecadores”, tanto ahora como en el pasado, entonces, nosotros también obtendremos misericordia de Dios. Esta actitud nos pone en el lugar de darnos cuenta de nuestra necesidad y clamar por la misericordia de Dios.

En Romanos 9 vemos que Dios está especialmente interesado en derramar misericordia sobre los vasos que están preparados que están “preparados desde antes para gloria”, como también Pablo lo relata cuando dice que en su caso él fue un vaso “modelo” de los que habían de venir.

8° Cumpliendo la Voluntad de Dios.- (I Timoteo 1:14)

“Mas la Gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y amor que es en Cristo Jesús.”

Gracia viene a nosotros en el plato de la misericordia de Dios; y cuando justicia, gracia y fe se juntan y trabajan unidas, tenemos el Principio de Dios para el éxito, al cumplir Su voluntad (este principio se trata con profundidad en la enseñanza titulada “En Órbita”).

“Gracia... fe y amor que es en Cristo Jesús” habla de gracia, fe y justicia. Justicia es “correcta relación”, y ya que el “amor” es el cumplimiento de la ley” (Romanos 13:10), entonces el amor puede aquí igualarse a la justicia.

La conversión de Saulo fue ocasionada por la gente de Dios; por ejemplo, Esteban, un hombre lleno de fe, mostró una correcta relación, gracia y fe a Saulo. Finalmente, Dios, a través de todo esto, “atrapó a Pablo”.

9° Enfatizando la Verdad, al subrayar su importancia.-(I Timoteo 1:15)

“Palabra fiel y digna de ser recibida de todos: que Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.”

En este principio, también debemos leer I Timoteo 3:1 y 4:9.

Tal énfasis, en este caso, sirve para varias cosas: Primero.- conservar la importancia del evangelismo ante Timoteo; y Segundo.- mantener ante él a Pablo como ejemplo de humildad, de modo que él pueda seguir su ejemplo.

10° Glorificando a Dios al principio de nuestras acciones.- I Timoteo 1:17).

“Por tanto, al Rey de siglos, inmortal, invisible, al solo sabio Dios sea honor y gloria por los siglos de los siglos, Amén.”

Aquí encontramos que Pablo termina la primera parte de su carta a Timoteo glorificando a Dios. Este versículo termina con la palabra “Amén”, y todas las cartas, la primera parte concluye glorificando a Dios, por ejemplo en I Corintios 10:31 leemos “...hacedlo todo a gloria de Dios”. Para nosotros, es importante comenzar todo lo que hacemos para la gloria de Dios.

En los días del Antiguo Testamento, cuando las primicias se ofrecían a Dios, Él bendecía el resto de al cosecha. El dar Gloria a Dios sirve para poner todo en una correcta perspectiva.

11° Peleando una Buena Batalla para Dios.- (I Timoteo 1:18-19)

“Este mandamiento , hijo Timoteo, te encargo, para que, conforme a las profecías pasadas de ti, milites por ellas buena milicia;

“Manteniendo la fe y buena conciencia, la cual echando de sí algunos, hicieron naufragio en la fe.”

En este principio, podemos encontrar varios puntos: a). En primer lugar, debemos mantener la visión ante Él. “Sin visión, el pueblo perece” (Proverbios 29:18). Así que perecemos en la lucha, si perdemos la visión. Por ejemplo, si Dios nos saca al campo de batalla, para edificar iglesias de acuerdo con su propósito y modelo, nosotros no debemos permitir a satanás, ni a nuestro propio entendimiento, ni al mundo, robarnos u obscurecer nuestra visión original, a condición de que esta visión se haya originado en Cristo.

b). En segundo lugar, debemos “mantener la fe”. Si caminamos por razón o emociones, en lugar de hacerlo en fe, satanás puede engañarnos como lo hizo con Eva. Podemos también pensar en mantener la Fe, como Judas dijo “que ha sido dada una vez a los santos” (Judas 3), y luego, el mismo Apóstol Judas, previendo que muchos creyentes no lo harían, muestra como satanás derribaría a muchos, en los últimos días.

c). Finalmente, debemos “mantener la Buena Conciencia”. Condenación es una de las formas sencillas de satanás para derribar al soldado de Dios, en la lucha. Si tú estás temeroso de que desde atrás alguien te moverá el tapete que pisas, entonces, tendrás que pelear dos batallas al mismo tiempo. Gracias a Dios, tenemos “justificación por la fe”, en lugar de condenación.

12° Conservando la Paz Interna de la Iglesia.- (I Timoteo 1:19-20)

“Manteniendo la fe y buena conciencia, la cual echando de sí algunos, hicieron naufragio en la fe:

“De los cuales son Himeneo y Alejandro, los cuales entregué a satanás, para que aprendan a no blasfemar.”

Este principio se ve a través del ejercicio apostólico y la disciplina de la iglesia. Este incidente es similar al que ocurrió en I Corintios 5:5. La oración también se envuelve en este caso, ya que la expresión “pues” de I Timoteo 2:1 une a los dos capítulos.

13° Conservando la Paz Externa de la Iglesia.- (I Timoteo 2:1-3)

“Amonesto, pues, ante todas cosas, que se hagan rogativas, oraciones, peticiones, hacimientos de gracias, por todos los hombres;

“Por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.

“Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador.”

En la Iglesia Primitiva, Dios usó este principio para darles “paz en la tormenta” del gobierno de todas las fuerzas hostiles, alrededor de ellos.

En los días de Nehemías, cuando los enemigos amenazaron estorbar la obra de Dios, el pueblo recurrió a la oración (Nehemías 4:9), y Dios anuló todo consejo. Esto habla de las relaciones de la Iglesia con el gobierno civil. Notemos lo que se incluye en esta receta: Pablo exhorta o nos insta a dar “hacimiento de gracias” en la oración.

14° Evangelismo.- (I Timoteo 2:3-7)

“Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador;

“El cual quiere que todos los hombres sean salvos, y que vengan al conocimiento de la verdad.

“Porque hay un Dios, asimismo un mediador entre Dios y los hombre, Jesucristo hombre;

“El cual se dio a sí mismo en precio del rescate por todos, para testimonio en sus tiempos:

“De lo que yo soy puesto por predicador y apóstol, (digo verdad en Cristo, no miento) doctor de los Gentiles en fidelidad y verdad.”

Si nos deleitamos en hacer la voluntad de Dios, entonces nos deleitaremos en el evangelismo, porque Dios desea que todos los hombres sean salvos, así como también nosotros lo deseamos.

Brevemente, estamos mostrando aquí que nosotros estamos para ministrar al perdido, que “hay un Dios, asimismo un Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”, y mostrar a Cristo como el Redentor de todos. Estamos orando por la paz alrededor nuestro, de manera que podamos esparcir el Evangelio.

“De lo que”, Pablo dice, él fue llamado a ser predicador, apóstol y maestro de los gentiles, en fe y verdad. El trabajo del Predicador es convertirlos. El trabajo del Apóstol es asentarlos en el lugar correcto, fundamentarlos. Y el trabajo del Maestro (Doctor) es establecerlos en la Palabra.

El verdadero evangelismo trae al perdido fuera del mundo, para llevarlo a la Plenitud de Cristo. Siempre habrá ocasiones adecuadas para testificar de Cristo, y esto es en el día de Su visitación, cuando Dios está especialmente tratando con esa persona.

15° Teniendo la Bendición Apostólica al Someterse al Orden Apostólico.- (I Timoteo 2:7, 8 y 12)

“De lo que yo soy puesto por predicador y apóstol, (digo verdad en Cristo, no miento) doctor de los Gentiles en fidelidad y verdad.

“Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos limpias, sin ira ni contienda.

“...Porque no permito a la mujer enseñar, ni tomar autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio.”

Después de haber declarado su función apostólica, Pablo comienza inmediatamente a expresar su fuerte deseo y disciplinas para ellos. (Recordemos que él se había dado a sí mismo, para suplir sus necesidades, antes de que él les diera oportunidad, a su vez, de responderle).

16° Los Hombres Expresando la Alabanza de Dios.-(I Timoteo 2:8)

“Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos limpias, sin ira ni contienda.”

En cierta manera, este pasaje sugiere que los hombres están para dirigir en el ministerio sacerdotal.

David dice “sea enderezada mi oración delante de ti, como un perfume, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde” (Salmo 141:2). La ofrenda de la tarde venía exactamente antes de la noche, para ayudar a rechazar las maldades de las tinieblas a punto de caer. En otras palabras, dar seguridad cuando se necesita. Y ¿no es lo que el padre de familia hace ante Dios, atraer seguridad para la familia a fin de rechazar las maldades de las tinieblas?

También la ofrenda (sacrificio) tenía que ser sin defecto. Así que cuando uno levanta sus manos como ofrenda de bendición al Señor, tiene que ser “sin ira ni contienda”. Con tal de que las hermanas no piensen que “el levantar manos santas” no es para ellas. Pablo añade inmediatamente después “asimismo también las mujeres”.

17° Las Mujeres Expresando la Alabanza de Dios.- (I Timoteo 2:9-10)

“Que tengan el misterio de la fe con limpia conciencia.

“Y estos también sean antes probados; y así ministren, si fueren sin crimen.”

El atavío mencionado aquí incluye un “hábito honesto” o modesto, ordenado, un vestido largo. (Debemos recordar que estos Principios de I Timoteo fueron dados a Timoteo después que Cristo había sido suficientemente edificado en Él como una base para que todos los principios operen. Esto elimina el típico legalista aproximista de la ley). Las buenas obras son el atavío verdadero que expresan la alabanza de Dios.

18° Las Hermanas Recibiendo la Palabra de Dios.- (I Timoteo 2:11)

“La mujer aprenda en silencia, con toda sujeción.”

La mujer reciba instrucción calladamente, con entera sumisión (según la New American Standard Bible). Sumisión es una actitud del corazón. Obediencia es la acción externa envuelta. Por fuera, uno puede ser obediente, pero falto de sumisión. Eventualmente, a menos que haya humildad, esta clase de obediencia no permanecerá. “El siervo no queda en casa para siempre”.

En la cadena de mandato de Dios, el más alto siempre se somete a las necesidades del que está bajo de él, haciendo más fácil al que está debajo de él, el ser manso, sumiso, y también para expresar estas actitudes en obediencia. Cuando uno es sumiso en el corazón a Dios, la más alta autoridad sobre él o ella, entonces, automáticamente, él sentirá la misma sumisión al hombre que Dios ha puesto sobre él.

Mientras tanto, en caso de que la unión en esta cadena de mandato sea entre Dios y una persona, , fuera de la voluntad de Dios, por ejemplo, un esposo incrédulo demanda a la que está debajo de él, en este caso, a su esposa, que cometa pecado sin reservas, y desobedezca a la más alta autoridad, Dios, quien está sobre él, ¿qué debe hacer ella? Ella debe guardar la misma actitud de sumisión completa en su corazón, pero debe recordar lo que dijo Pedro cuando fue llamado para obedecer a los líderes sobre él: “Es menester obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29). Pero por otro lado, no debe ella abusar de esto para excusarse en “hacer sus propias cosas”.

Daniel y los tres Hebreos, cuando obedecieron a Dios antes que a los hombres, sufrieron las consecuencias, pero también encontraron que Dios los libró de aquellos que los malentendieron, al ver la sabiduría de sus acciones.

19° El Papel de la Mujer en la Iglesia.- (I Timoteo 2:12-14)

“Porque no permito a la mujer enseñar, ni tomar autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio.

“Porque Adam fue formado el primero, después Eva;

“Y Adam no fue engañado, sino la mujer, siendo seducida, vino a ser envuelta en transgresión.”

Aparentemente, esto parece ser lo opuesto al éxito; sin embargo, es un verdadero éxito. Pues el éxito no es sólo una externa demostración, espectacular, sino el éxito verdadero es Cristo mismo y encontrar nuestro lugar en Él, cualquier lugar puede ser. El permanecer en una esquina es el éxito verdadero si es donde Dios nos ha puesto, en contraste a la ministración ante las multitudes estando fuera de la voluntad de Dios.

Sin embargo, este pasaje es continuamente mal interpretado. La palabra tomar autoridad (en la King James Versión Bible es usurpar) significa en Griego “actuar uno mismo”. Si, en el ministerio de ayudas como Priscila y Aquila (Romanos 16:3), alguno ayuda a la persona que está sobre de él para la enseñanza o ministerio suplementario, esta enseñanza no está actuando en la iniciativa propia. Un carpintero, a veces, usa un número de carpinteros ayudantes, si él quiere hacer el trabajo rápido y eficiente al mismo tiempo.

También la palabra “permitir” en “no permito” significa “transferir”, “encargar” para responsabilidad; y el contexto muestra un sentido de plena autoridad.

La palabra “silencio” aquí no es la palabra usada para “permanecer callada absolutamente”, sino más bien sugiere “tranquilidad” en un estado de al mente. Pablo da dos razones para justificar este hecho: “Porque Adam fue formado el primero, después Eva; y Adam no fue engañado, sino la mujer, siendo seducida, vino a ser envuelta en transgresión”.

Finalmente, Pablo da una tercera razón que coincide con el siguiente principio enlistado aquí, y es que Dios bendice al engendrar hijos a la hermana que continúa en el camino correcto.

20° Engendrando Hijos.- (I Timoteo 2:15)

“Empero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en la fe y caridad y santidad, con modestia.”

Si el pecado trajo maldición sobre el hecho de engendrar hijos (Génesis 3:16), entonces, Pablo muestra que “fe y caridad (ágape)”, y santidad, con modestia “traerá bendición”.

“Salvará” significa “ser hecha sana”, lo cual es verdaderamente un total bienestar. Si el pueblo de Dios, bajo la maldición de la esclavitud, tenía buen éxito en dar a luz (Éxodo 1:19) ¡Cuánto más aquellas que están bajo la gracia!

21° Vigilancia Espiritual de la Iglesia.- (I Timoteo 3:1-7)

“Palabra fiel: Si alguno apetece obispado, buena obra desea.

“Conviene, pues, que el obispo sea irreprensible, marido de una mujer, solícito, templado, compuesto, hospedador, apto para enseñar, no amador del vino, no heridor, no codicioso de torpes ganancias, sino moderado, no litigioso, ajeno de avaricia; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad; (porque el que no sabe gobernar su casa ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?).

“No un neófito, porque inflándose no caiga en juicio del diablo.

“También conviene que tenga buen testimonio de los extraños, porque no caiga en afrenta y lazo del diablo.”

Los “obispos” o los “sobreveedores” son ayudas al pastor y apacientan a la Iglesia (Hechos 20:28), pero esto no los hace “pastores” oficiales, en el sentido de aquellos dados en Efesios 4:8-11.

Una diferencia se ve en que I Timoteo 3:1 dice “Si alguno apetece (desea, se esfuerza por) obispado”, mostrando que este ministerio es puesto en un nivel de ser obtenido o alcanzado, a través de deseo propio, y estando a la altura de ciertos requisitos. Sin embargo, todos los oficios de Cristo mencionados en Efesios 4:8-11 son diferentes, considerando que ellos son llamados directamente por Cristo mismo. Por ejemplo, uno gloriándose a sí mismo no se convierte en apóstol, por el simple hecho de desear ese ministerio, ni por cumplir ciertos requisitos. Ésta es la propia prerrogativa de Cristo Jesús.

Dieciséis requisitos para los obispos se dan en el capítulo 3. (Para una mejor comprensión de este tema, se puede leer la enseñanza “Carta al Pastor y a los Ancianos”, la cual está disponible, si así se requiere).

22° Gobernando la Casa de Dios.- (I Timoteo 3:4-5)

“Que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad; (porque el que no sabe gobernar su casa ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?).”

En la cadena del mandato, ya sea la de la familia o la de la Iglesia, uno puede hacer un diagrama, aun un diagrama escriturario, de quién está sobre quién. Esto puede parecer bueno y aun expuesto, en manera agradable por el maestro, pero cuando uno trata de poner en vigor su autoridad sobre otros, usualmente encuentra calamidad.

¿Por qué? Por ejemplo, una familia puede caminar en amor y armonía; entonces, alguien les da un diagrama, aun uno escritural, para regirse por él, pero cuando ellos traten de ejercitar los principios básicos allí expuestos, usualmente les saldrá el tiro por la culata. El padre de familia trata de ser la cabeza, y empieza a ser un dictador; la hermana trata de sujetarse y, externamente, le resulta por un tiempo, pero entonces el amor y la armonía desaparecen. Y si la humildad les falta, entonces viene la calamidad.

¿Por qué? Esto puede ser el mismo principio de cómo tratar de cumplir la ley, la cual es perfecta, y buena, y santa, pro cayendo de la gracia. Nada hay de malo con un estándar; la necesidad es saber cómo cumplir ese estándar. Gracia es lo que hace la diferencia.

Dios es la más alta Autoridad, ya sea en la familia como la Iglesia. La gracia hace a Él primeramente someterse a nuestra necesidades, lo cual muestra que en la cadena del mandato de Dios, sumisión empieza arriba y trabaja hacia abajo. Por ejemplo, el esposo verdadero, a su vez, se dará a sí mismo, en sumisión, para suplir a las necesidades de su esposa y de aquellos que están debajo de él y, entonces, ella también se dará a sí misma, en sumisión, para suplir a las necesidades de su casa. Todo esto significa que será entonces mucho más fácil para los hijos someterse a su madre y ella a su esposo, y él, con toda la familia, a Dios.

Las potestades superiores son ordenadas por Dios, para someterse ellas mismas a nuestras necesidades, lo cual, a su vez, hará más fácil para nosotros someternos a esa autoridad.

Por otro lado, la manera legalista de sumisión, es que el más alto en la cadena de autoridad demanda dictatorialmente sumisión completa a él, antes de que él haya mostrado una sumisión de amor para suplir las necesidades de aquellos que están debajo de él. Y esto es el por qué algunas familias que habían caminado antes en paz, después de que determinan obedecer los diagramas sobre el tema, han descubierto que sus intentos de esfuerzo a esto sirven para un desánimo real de la familia, y aún para la sumisión a la Iglesia.

Todo el secreto está en dejar que la “cadena” empiece desde arriba hacia abajo y obre ella misma regresando otra vez, en lugar de viceversa.

23° Evitando la Condenación del diablo.- (I Timoteo 3:6)

“No un neófito, porque inflándose no caiga en juicio del diablo.”

El obispo no debe ser un neófito, para que no caiga en la condenación del diablo. Si satanás no puede derribarte, él tratará de levantarte (a través de orgullo y soberbia) para que Dios te tire. Satanás trata de hacer esto de cualquier manera, ya que, entonces, la persona pudiera culpar a Dios.

“Y como ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas” (Juan 10:4). El enemigo está al frente (como los Cananeos del pasado, frente a Israel), pero el secreto del éxito no es ser golpeado por el enemigo, sino estar detrás y dejar al Señor ir delante de nosotros. Un neófito que asume demasiada autoridad se expone en un lugar peligroso (Isaías 14:12-14).

24° Evitando el lazo de satanás.- (I Timoteo 3:7)

“También conviene que tenga buen testimonio de los extraños, porque no caiga en afrenta y lazo del diablo.”

“Un buen testimonio”, un buen reporte guardará a uno de caer en la trampa o cautividad del diablo (II Timoteo 2:26). Apocalipsis 12:11 habla de vencer a satanás por la sangre del Cordero y “por la palabra del testimonio”.

La trampa de satanás es sacarnos fuera de la voluntad de Dios, para hacer la voluntad del maligno. Y si uno ha perdido su testimonio con el mundo, por ejemplo contrayendo muchas deudas que no puede pagar, entonces satanás puede desanimarle a dejar el ministerio o a tomar otras alternativas.

25° Vigilancia Material de la Iglesia.- (I Timoteo 3:8-13)

“Los diáconos asimismo, deben ser honestos, no bilingües, no dados a mucho vino, no amadores de torpes ganancias; que tengan el misterio de la fe con limpia conciencia.

“Y estos también sean antes probados; y así ministren, si fueren sin crimen.

“Las mujeres asimismo, honestas, no detractoras, templadas, fieles en todo.

“Los diáconos sean maridos de una mujer, que gobiernen bien sus hijos y sus casas.

“Porque los que bien ministraren, ganan para sí buen grado, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.”

Este principio operó en la Iglesia Primitiva (Hechos 6). David tenía a aquellos que permanecieron “con el bagaje” (suena como un cuadro del ministerio terrenal de los diáconos) para compartir igualmente de los despojos con aquellos que estaban al frente de la batalla.

26° Fe Operante.- (I Timoteo 3:9)

“Que tengan el misterio de la fe con limpia conciencia.”

El misterio de la fe y la limpia conciencia van juntas. El obtener fe se ve en el capítulo 1, versículo 5. El mantenerla se ve en I Timoteo 1:19 y 3:9. somos advertidos en contra de perder la fe en I Timoteo 4:1-2.

¿Por qué la fe y la limpia conciencia se necesitan juntas? El progreso de la fe depende de la gracia, y la “buena conciencia” es lo que la gracia produce. “Carísimos, si nuestro corazón no nos reprende (esto es una buena conciencia) confianza (esto es fe) tenemos en Dios” (I Juan 3:21).

27° Escogiendo la Correcta elección en los Ministerios de la Iglesia.- (I Timoteo 3:10)

“Y estos también sean antes probados; y así ministren, si fueren sin crimen.”

David tuvo: a) Su llamamiento; b) entrenamiento; y c) reinado. Así también nosotros.

28° Ampliando el Ministerio de Uno.- (I Timoteo 3:13)

“Porque los que bien ministraren, ganan para sí buen grado, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.”

Aquellos que cumplen bien el oficio de diácono obtienen un alto reconocimiento y grande fe; por ejemplo Esteban y Felipe. Esta actitud de esclavo de amor ampliará algún otro ministerio también.

29° Sobresaliendo en “Esto” – “Estas Cosas”.- (I Timoteo 3:14; 4:6, 11, 15; 5:7, 21; y 6:2)

Siete veces el Apóstol Pablo utiliza las palabra “esto” o “estas cosas”, y lo hace en referencia a todos estos principios. Juntos forman un principio compuesto, el de sobresalir. Ellos reflejan una intensidad; cada uno muestra un poco más de profundidad, al envolverlos que al precederlos. Ellos son:

A). 3:14 “Esto te escribo con esperanza que iré presto a ti:”

Revelación de “estas cosas” nos ayuda a sobresalir en ellas, pues nos muestran cómo portarnos ordenadamente en la casa de Dios, la Iglesia.

B). 4:6 “Si esto propusieres a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, criado en las palabras de la fe y de la buena doctrina, la cual has alcanzado.”

Sugiriendo “estas cosas a los hermanos tú serás un buen ministro de Cristo Jesús, siendo criado por las palabras de la fe y de la buena enseñanza, la cual tú has seguido” (literal en Griego). Trayendo la atención a “estas cosas” nos hace buenos ministros en Cristo, como nosotros somos criados y edificados en ellas mismas, y también cuando dejamos que Cristo las practique a través de nosotros.

C). 4:11 “Esto manda y enseña.”

Impartición de “esto” a través de nosotros –un poco más fuerte que el sólo sugerirlo- nos hace excelentes, pues como damos, recibimos más.

D). 4:15 “Medita estas cosas; ocúpate en ellas; para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.”

Meditación hasta el punto de hallarse abismado en ellas, es la manera de ser excelente en “estas cosas”. “Meditación” puede aquí también significar, en un sentido fuerte, el poner toda nuestra “atención” en ellas. Literalmente, se lee: “Estas cosas atiende, en estas cosas está tú, a fin de que tu avance pueda ser claro a todos los hombres.”

E). 5:7 “Denuncia pues estas cosas, para que sean sin reprensión.”

Repetición es necesaria para aventajar en “estas cosas”. Literalmente, este versículo dice: “Sigue mandando estas cosas para que ellos sean sin reproche”. O como en Arameo dice: “Continuamente encárgales estas cosas, para que sean sin reprensión”.

F). 5:21 “Te requiero delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos que guardes estas cosas sin perjuicio de nadie, que nada hagas inclinándote a la una parte.”

Purificación por el temor de Dios es necesaria para sobresalir en “estas cosas”. Pablo encarga a Timoteo delante de Dios, de Cristo el Señor de los santos ángeles que “guarde” estas cosas. Y purificación de nuestras vidas guardará o protegerá estas cosas en nosotros del desuso y/o abuso, y nos dará el uso adecuado de ellas.

G). 6:2 “Y los que tienen amos fieles, no los tengan en menos, por ser hermanos; antes sírvanles mejor, por cuanto son fieles y amados, y partícipes del beneficio. Esto enseña y exhorta.”

Exhortación anima nuestras emociones con fervor tocante a esto, porque enseñando a otros nos hace ser excelentes en ellas también. Debemos separarnos también nosotros mismos de los falsos maestros que no siguen “esto” (versículo 5).

30° Teniendo Respeto de la Verdad.-(I Timoteo 3:15)

“Y si no fuere tan presto, para que sepas cómo te conviene conversar en la casa de Dios, que es la Iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad.”

“La Iglesia del Dios vivo es columna y apoyo (baluarte) de la verdad”. Cuando una columna se desmorona, entonces, el techo se convierte en escombros. El presidente de uno de los seminarios líderes de América dijo que la tragedia de la Teología Moderna es que ésta ha degenerado en escombros.

La Verdad debe ser puesta como ejemplo ante otros si tiene su debido respeto. Esto es porque los padres espirituales son un “deber”. En Efeso, la iglesia del Dios vivo se levantó; entonces, también “así crecía poderosamente la Palabra del Señor, y prevalecía” (Hechos 19:20).

31° La Revelación de Dios.- (I Timoteo 3:16)

“Y sin contradicción, grande es el misterio de la Piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado a los Gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria.”

Un “gancho” muy básico para mucha gente que tiene problemas concernientes con Dios es que ellos tienen una imagen errónea de Dios y de quién es Él. También ellos tienen una falsa imagen de satanás. Sólo el Espíritu de Dios puede adecuadamente darnos imágenes correctas. Éste y el siguiente principio contrastan a Dios y a satanás.

A). “Dios ha sido manifestado en carne”: Toda la creación testificó esta manifestación y una vívida revelación de la humildad divina (Salmo 113:6), cuando Cristo nació en la tierra. Su Nombre “Jesús... porque Él salvará...” es una revelación de la salvación de Dios.

B). “...ha sido justificado con (o por) el Espíritu”: Juan el Bautista conoció por la señal del descendimiento de la paloma sobre Cristo, que Él era quien había sido prometido, “...mas para que fuese manifestado a Israel, por eso vine yo” (Juan 1:31), Juan lo dijo. Pero ¿qué fue lo revelado de Dios? Romanos 15:8 habla de Cristo Jesús, confirmando la verdad y el pacto hecho a sus padres, Juan dijo “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos Su gloria, gloria como del Unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14).

C). “...ha sido visto de los ángeles”. En la resurrección, los ángeles testificaron de la revelación del poder de la redención de Dios. Los querubines miraban hacia le propiciatorio.

D). “...ha sido predicado a los Gentiles (naciones)”. La Gran Comisión, dada después de la resurrección de Cristo, comisionando a Sus discípulos para ir a predicar (enseñar) a todas las naciones; por lo tanto, esto muestra la revelación de la justicia de Dios por el Evangelio (Romanos 1:17).

E). “...ha sido creído en el mundo”. Como los hombres creyeron en Cristo, ellos vieron la revelación de la vida divina en Él (Juan 1:4).

F). “...ha sido recibido en gloria”. ¡Qué revelación de autoridad divina y gloria en la ascensión de Cristo! (I Pedro 3:22; Efesios 1:19-20).

32° Entendiendo a satanás y a su reino de tinieblas y tácticas.- (I Timoteo 4:1-3)

“Empero el Espíritu dice manifiestamente, que en los venideros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus de error y a doctrinas de demonios;

“Que con hipocresía hablarán mentira, teniendo cauterizada la conciencia.

“Que prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de las viandas que Dios crió para que con hacimientos de gracias participasen de ellas los fieles, y los que han conocido la verdad.”

Este entendimiento viene a través de la revelación sobrenatural del Espíritu Santo. “Empero el Espíritu dice manifiestamente”, sugiere una profecía oral que a muchas iglesias les falta, convirtiéndose fácilmente en víctimas de los engaños satánicos. Notemos que la sabiduría de Dios es primero penetrar en nuestras conciencias y visión con Dios, antes que nos muestre el enemigo. Entonces no hay ningún temor.

33° Santificando las Bendiciones Materiales para la Gloria de Dios.- (I Timoteo 4:3-5)

“Empero el Espíritu dice manifiestamente, que en los venideros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus de error y a doctrinas de demonios;

“Porque todo lo que Dios crió es bueno, y nada hay que desechar, tomándose con hacimiento de gracias:

“Porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.”

El alimento es mencionado en particular aquí, pero el principio es, sin duda, elástico, “porque por la Palabra de Dios y por la oración es santificado”. Dios recibe gloria de nuestra servicio a Él, aún en las cosas materiales (Romanos 14:18).

34° Obteniendo Vida a través de la Piedad.- (I Timoteo 4:7-10)

“Mas las fábulas profanas y de viejas desecha, y ejercítate para la piedad.

“Porque el ejercicio corporal para poco es provechoso; mas la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa en esta vida presente, y en la venidera.

“Palabra fiel es ésta, y digna de ser recibida de todos;

“Que por esto aun trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, el cual es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen.”

El hecho de que hemos visto que la piedad tiene una revelación progresiva, indica que nosotros entramos progresivamente más y más en Su Vida, a medida que le conocemos y experimentamos.

“En otra manera, disciplínate a ti mismo para el propósito de la piedad” (según la New American Standard Bible). El Espíritu Santo es llamado el Espíritu de “disciplina” (II Timoteo 1:7 New American Standard Bible). Ciertamente la Palabra nos disciplina también. “Pues es para esto que trabajamos y luchamos, porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo...” (versículo 10 New American Standard Bible). En la Piedad descansa también el camino de la cruz, la ruta de la disciplina.

35° Siendo un Ejemplo.- (I Timoteo 4:11)

“Esto manda y enseña.”

Aquí encontramos cómo Dios hace a su Timoteo un ejemplo en su carácter (versículo 12), en su iglesia (versículo 13), y en su ministerio carismático (versículo 14).

36° Experimentando Su Completa Salvación.- (I Timoteo 4:15-16)

“Medita estas cosas; ocúpate en ellas; para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ellos; pues haciendo esto, a ti mismo salvarás y a los que te oyeren.”

Nosotros sobresalimos, al experimentar su completa salvación, cuando tenemos cuidado de nosotros mismos y de la doctrina, no sólo al aprenderla, sino al practicarla como Dios nos da la oportunidad “...pues haciendo esto, a ti mismo salvarás y a los que te oyeren”. Salvación tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, tiene la connotación de “Ser puesto en un lugar seguro”, lo cual cada creyente necesita diariamente.

37° Honrando el Uno al Otro.- (I Timoteo 5:1-19; 6:1-2)

“No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos;

“A las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza.

“Honra a las viudas que en verdad son viudas.

“Pero si alguna viuda tuviere hijos, o nietos, aprendan primero a gobernar su casa piadosamente, y a recompensar a sus padres; porque esto es lo honesto y agradable delante de Dios.

“Ahora, la que en verdad es viuda y solitaria, espera en Dios, y es diligente en suplicaciones y oraciones noche y día.

“Pero la que vive en delicias, viviendo está muerta.

“Denuncia pues estas cosas, para que sean sin reprensión.

“Y si alguno no tiene cuidado de los suyos, y mayormente de los de su casa, la fe negó, y es peor que un infiel.

“La viuda sea puesta en clase especial, no menos que sesenta años, que haya sido esposa de un sólo marido.

“Que tenga testimonio en buenas obras; si crió hijos; si ha ejercitado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos; si ha socorrido a los afligidos; si ha seguido toda buena obra.

“Pero viudas más jóvenes no admitas, porque después de hacerse licenciosas contra Cristo, quieren casarse.

“Condenadas ya, por haber falseado la primera fe.

“Y aun también se acostumbran a ser ociosas, a andar de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también parleras y curiosas, hablando lo que no conviene.

“Quiero, pues, que las que son jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen la casa; que ninguna ocasión den al adversario para maldecir.

“Porque ya algunas han vuelto atrás en pos de satanás.

“Si algún fiel o alguna fiel tiene viudas, manténgalas, y no sea gravada la iglesia; a fin de que haya lo suficiente para las que de verdad son viudas.

“Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doblada honra; mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

“Porque la Escritura dice: No embozarás al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su jornal.

“Contra el anciano no recibas acusación sino con dos o tres testigos.

6:1-2 “Todos los que están debajo del yugo de servidumbre, tengan a sus señores por dignos de toda honra, porque no sea blasfemado el nombre del Señor y la doctrina.

“Y los que tienen amos fieles, no los tengan en menos, por ser hermanos; antes sírvanles mejor, por cuanto son fieles y amados, y partícipes del beneficio. Esto enseña y exhorta.”

Aquí hallamos cómo honrar a los hermanos ancianos, a los hermanos jóvenes, a las hermanas ancianas, a las hermanas jóvenes, a las viudas que en verdad son viudas, a los ancianos que gobiernan bien, a los señores o amos, especialmente a los que creen. Una traducción de Romanos 12:10 dice “excediendo el uno al otro, al mostrar honra”.

38° El Temor de Dios, Impartiéndolo y Poseyéndolo.- (I Timoteo 5:20-21)

“A los que pecaren, repréndelos delante de todos, para que los otros también teman.

Te requiero delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de los ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin perjuicio de nadie, que nada hagas inclinándote a la una parte.”

Aquí se ve de nuevo la disciplina de la iglesia como en I Timoteo 1:20. Pues si nosotros estamos para ministrar el temor reverencial de Dios, debemos poseerlo, ya que “el temor del Señor es aborrecer el mal” (Proverbios 8:13). Pablo imparte esto a Timoteo para revelar la seriedad de este cargo e impartiéndole aborrecimiento en contra de la parcialidad.

39° Conservándose Puro uno mismo.- (I Timoteo 5:22)

“No impongas de ligero las manos a ninguno, ni comuniques en pecados ajenos; consérvate en limpieza.”

Si nos identificamos con alguien o alguna cosa impura, y la bendecimos – puede ser también comprometer la verdad por comunión- nos volvemos impuros. Juan nos dice (II Juan 10-11) que no recibamos al que trae esta doctrina (herética), de lo contrario comunicaremos o participaremos con sus malas obras.

Por supuesto, el mismo Espíritu Santo, quien escribió esto, tenía el derecho de dar alternativa, el recordarnos ser “...manso para con todos” (II Timoteo 2:24), porque algunos que vinieron trayendo el error, han regresado a Dios, cuando Dios dirige a otros a ser benignos y a mostrar amor para ellos, sin comprometer la verdad. Por esta razón, necesitamos el Espíritu Santo para interpretar las palabras de Dios y para ayudar a someternos verdaderamente a Sus mandamientos.

40° Manteniendo la Salud Física.- (I Timoteo 5:23)

“No bebas de aquí adelante agua, sino usa de un poco de vino por causa del estómago, y de tus continuas enfermedades.”

El equilibrio caracteriza todos los principios cristianos. No hay indicio de que Pablo fuera un caprichoso en comida, ni tampoco hay indicio que estuviera en el otro extremo y quebrantara toda discreción. Aquí está un ejemplo de este equilibrio, y es que nosotros debemos ser templados y usar de sabiduría en nuestro comer.

41° Manteniendo la Salud Espiritual.- (I Timoteo 5:24-25)

“Los pecados de algunos hombres, antes que vengan ellos a juicio, son manifiestos; mas a otros les vienen después.

“Asimismo, las buenas obras antes son manifiestas; y las que son de otra manera, no pueden esconderse.”

Hay dos veces, cuando nuestros pecados pueden ser juzgados: ahora, cuando podemos ser limpios; o más tarde, en el Tribunal de Cristo, donde será hecha la grande hoguera, y nosotros sufriremos pérdida, no de la vida eterna, sino de la recompensa eterna.

La implicación es clara. Debemos mantener nuestra salud espiritual y, por consiguiente, debemos manifestar Sus buenas obras a través de nosotros. Si contrastamos esto con I Timoteo 6:3-4, vemos a uno que “está enfermo acerca de cuestiones y contiendas y de palabras” (literalmente en Griego). ¿Por qué? Porque él “no consiente con las sanas palabras del Señor” (literalmente en Griego, en el versículo 3).

42° Manteniendo Vigilancia en contra de los falsos maestros.- (I Timoteo 6:3-5)

“Si alguno enseña otra cosa, y no asiente a sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad; es hinchado, nada sabe, y enloquece acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, maledicencias, malas sospechas, porfías de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que tienen la piedad por granjería: apártate de los tales.”

El error se detecta porque se opone a la verdad. “Si alguno enseña otra cosa, y no asiente a las sanas palabras”. El error nunca levanta a Cristo (“aún a las palabras de nuestro Señor Jesucristo”), sino más bien da preeminencia a los así llamados “hechos” de conocimiento. El error en la doctrina conduce al error en la vida, porque éste no consiente con “la doctrina que es conforme a la piedad”.

Un falso maestro piensa de sí mismo que es superior (“el es orgulloso”). Proverbios muestra, con frecuencia, que un hombre orgulloso se estima a sí mismo mejor que otros (Proverbios 8:13; 13:10; 16:18-19; 21:4 y 24). Carece de un verdadero entendimiento (“nada sabe”). “Adora un argumento y disputa sobre el uso de una palabra. Esto es causa de envidia y controversia y blasfemia y mala premeditación, y contiendas entre hombres cuyas mentes están corruptas y cortados de la verdad, y que piensan que alabar a Dios es para ganancia mundana. Apártate de tales cosas” (Arameo, versículos 4 y 5).

43° Contentamiento.- (I Timoteo 6:6-10)

“Empero grande granjería es la piedad con contentamiento.

“Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.

“Así que, teniendo sustento y con qué cubrirnos, seamos contentos con esto.

“Porque los que quieren enriquecerse, caen en tentación y lazo, y en muchas codicias locas y dañosas, que hunden a los hombres en perdición y muerte.

“Porque el amor del dinero es la raíz de todos los males: el cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.”

“Empero grande granjería es la piedad con contentamiento” (literal, suficiencia propia). Sí, cuando ésta es la correcta autosuficiencia en nosotros, Cristo, y hemos aprendido a sacar de este profundo e inescrutable cofre de tesoro dentro de nosotros, entonces no deseamos todas las cosas exteriores que la lujuria del ojo demanda.

Cristo advierte en contra de la codicia, a aquellos que esperan Su venida más que cualquier cosa. Si conservamos la visión eterna y no estamos infestados con el bicho “ahora”, estamos aislados contra la codicia. “Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar”. “Pero nuestra ganancia es muy grande contentamiento porque esto es la adoración a Dios” (versículo 6 en Arameo). “Porque raíz de todos los males el amor al dinero (versículo 10 literal, en Griego). Algunos “se hundieron” por el amor al dinero; otros se extraviaron y fueron “por muchos dolores traspasados” (v. 10, lit. Griego)

44° Cumpliendo Nuestro Llamamiento.- (I Timoteo 6:11, 12 y 14)

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, la caridad, la paciencia, la mansedumbre.

“Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo eres llamado, habiendo hecho buena profesión delante de muchos testigos...

“Que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo.”

En nuestra relación con el pecado y el sucio pasado, debemos “huir de estas cosas”. En nuestra relación con Dios, debemos “seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia y la mansedumbre”. En nuestra relación con satanás, debemos “pelear la buena batalla de la fe”. En nuestra relación con la herencia provista para nosotros en el Calvario, debemos “echar mano (sujetar firmemente) de la vida eterna”.

45° Manteniendo la Vigilancia en medio de las tinieblas de este siglo, hasta la aparición de Cristo.- (I Timoteo 6:13-14)

“Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que testificó la buena profesión delante de Poncio Pilato,

“Que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo.”

De nuevo, un cargo fiel se da a Timoteo, el guardar este mandamiento, sin mancha, ni reprensión “hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo”; Cristo “testificó la buena profesión” ante Dios. ¿Cómo? Abriendo apenas su boca, cuando Él fue entregado a Pilato. Si sabemos cómo, entonces podemos ver cómo Él mantuvo su “vigilancia” hasta el fin y, por lo tanto, nosotros podemos hacer lo mismo.

“Confesión”, algunas veces “profesión”, es “homologeo” (en Griego), y significa “decir la misma cosa”. Aquí está la clave. Lo que el Padre habló acerca de Cristo, Cristo se atrevió a decirlo de sí mismo. Cierto, Él no parecía o se sentía como Rey. Sin embargo, el Padre lo dijo, “...antes bien, sea Dios verdadero, mas todo hombre mentiroso” (Romanos 3:4). Cristo retuvo firmemente Su confesión, al afirmar la misma cosa que el Padre dijo de Él, cuando Pilato le preguntó dos veces “¿Eres tú el Rey de los Judíos?”.

Si nos sentimos débiles, el Padre dice que somos más que vencedores (Romanos 8:37). Si estamos enfermos, el Padre dice “por su llaga fuimos nosotros curados” (Isaías 53:5). Una y otra vez, nuestra confesión nos sostendrá. La confesión dirigió a Cristo, a través de las profundidades, y Él se mantuvo firme, hasta que salió, con esta confesión verdadera, hacia los lugares altísimos.

El principio de confesión no es simplemente un hablar como perico, según parece. “Porque con el corazón se cree para justicia; mas con la boca se hace confesión para salud (“soteria”, en Griego quiere decir sanidad, salud, y se usa en forma intercambiable, tanto para salud física como para liberación espiritual)” (Romanos 10:10).

“Decir la misma cosa” acerca de nosotros mismos, como Dios lo dice, no incluye solamente el hablar positivamente, tocante al Cristo perfecto en nosotros, sino incluye también una confesión realista de nuestra “humanidad”. Esto explica por qué David, en el Salmo 38, confiesa a menudo las necesidades de su alma. Este balance es necesario, para eliminar el orgullo espiritual y animar la verdadera humildad.

46° Estar dispuesto a Glorificar a Dios hasta el fin.- (I Timoteo 6:15-16)

“La cual a su tiempo mostrará el Bienaventurado y solo Poderoso, Rey de reyes, y Señor de señores;

“Quien sólo tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver; al cual sea la honra y el imperio sempiterno, Amén.”

Hemos visto ya el principio de glorificar a Dios, al principio de nuestras acciones (I Timoteo 1:17), y aquí tenemos, al final de la carta (I Timoteo 6:16). Esto sucede en el Nuevo Testamento y en nuestros días; lo que los santos del Antiguo Testamento hacían, cuando ofrecían ambos sacrificios a Dios, en la mañana y por la tarde.

No es de extrañar que Dios, a menudo, hiciera grandes cosas a la hora del sacrificio de la tarde, tal como enviar el fuego para Elías (I Reyes 18:29). Así también lo hará para nosotros, cuando Él vea que este principio es una parte estructurada en nuestras vidas.

Debemos glorificar a Dios, al principio de cualquier proyecto que emprendemos para Él, y después, cuando lo terminemos, cualquier posibilidad de vanagloria que venga se elimina, especialmente si hemos tenido un éxito aparente. También esto conserva nuestra perspectiva en Quién es Él, mucha más de lo que Él hace. De otra manera, paramos de aprender Quién es Él, por lo que Él hace, y nos convertimos en una máquina glorificadora que eventualmente empezará a rechinar por falta de aceite. Entonces, Él deberá escoger otro vaso para Su más alta selección.

Al final de la vida de Pablo, en II Timoteo, vemos un hermoso cuadro de una vida envuelta en la gloria de Dios y le vemos transmitir esto a Timoteo. ¡Dios, danos Timoteos para tu gloria hoy! Ahora es la hora del sacrificio de la tarde, cuando caen las sombras sobre esta civilización desmoronada.

47° Atesorando Verdaderas Riquezas.- (I Timoteo 6:17-19)

“A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia de que gocemos;

“Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, que con facilidad comuniquen;

“Atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano a la vida eterna.”

En nuestra era de afluencia esto es especialmente apropiado. Pablo nombra cerca de siete u ocho puntos, con significado para aquellos ricos en bienes de este mundo, que debemos considerar. ¿Desean solamente tener riquezas aquí, o riquezas que perduren?

48° Manteniendo el cargo.- (I Timoteo 6:20-21)

“¡Oh Timoteo!, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas de vanas cosas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia:

“La cual profesando algunos, fueron descaminados acerca de la fe. La gracia sea contigo. Amén.”

- o -

“Oh Timoteo, ten cuidado de lo que se te confió, huye de los ecos vacíos y de la perversión de la ciencia. Pues algunos profesando esto se han extraviado de la fe. Gracia sea contigo. Amén.” (Arameo).

¿Qué podría ser un eco vacío? Un eco es una palabra de “segunda mano”, algo que el gran doctor hombre letrado pudo alguna vez haber comenzado, pero más sutil, a menos que Dios nos vivifique Su Palabra personalmente, aun las verdades gloriosas dadas a nosotros desde el principio podrían ser sólo para nosotros otro sonido vacío. Pero cuando permitimos al Espíritu Santo avivar la Palabra, y viene sobre nosotros con la plenitud de Cristo, entonces, esos sonidos nos capacitarán para mantener el cargo de estos mismos principios.

“¡Oh Timoteo!” El corazón de Pablo clama, mientras sus profundos ojos espirituales miran hacia el futuro. Esta iglesia verdadera y estos caminos verdaderos deben continuar. Timoteo era el eslabón de Dios; él no se atrevió, ni por pereza, ni por compromiso, ni por pecado, a ser negligente a este cargo. “Oh” se usa en una manera positiva, sólo una vez más en las epístolas de Pablo (Romanos 11:33). “Oh” hace eco en nosotros. ¡Ojalá no sea un eco vacío!

Comentarios

Share on Myspace