C).  DOCTRINA DE LA FE EN DIOS

La fe en Dios es la enseñanza que nos invita a confiar en Dios.  Confianza es una declinación de la expresión con-fe.  Así, nosotros debemos reposar en la obra de Dios y en todo lo que Él puede hacer por nosotros.  De él depende nuestra vida.  Él nuestro sostén.

La fe es una palabra muy pequeña, a través de la cual se pueden hacer cosas portentosas.  En el mundo existen diversos tipos de fe:  encontramos una fe supersticiosa o demoniaca; bien puede llamarse mala fe o fe mala.  El aborigen bendice el diente de tigre que mató al cazador; eso es fe supersticiosa; no es una fe que pueda descansar en lo que Dios puede hacer sino en lo que la superstición y la idolatría hacen.

Pero también existe la fe en Dios.  El Señor nos exhorta a “tener Fe en Dios”.  La doctrina es de la Fe en Dios.  Veamos siete características de la Fe.  Judas 3  habla de “la fe una vez dada a los Santos”.  Nuestra Fe es la de Jesús; Él nos ha dado Su propia Fe para que creamos, seamos salvos y caminemos.  La expresión “Tened Fe en Dios” también puede traducirse “Tened la Fe de Dios”.  Y es que la Fe está en el espíritu humano, una vez regenerado; pero la incredulidad es la acción de razonar en vez de caminar en Fe.  I Corintios 13:13 “Ahora permanecen la Fe, la Esperanza y la Caridad...”  La Fe es un fundamento para nuestras vidas; es básico que nuestro caminar cristiano sea en Fe.  Habacuc 2:4  “He aquí se enorgullece aquel cuya alma no es derecha en él: mas el justo en su fe vivirá.”  El alma que no es derecha no tiene estructura para sostenerse, a causa del orgullo.  En otras palabras, el alma humilde es la que puede caminar erguida y puede sostenerse en Fe.  “Dios resiste a los soberbios, pero da Gracia a los humildes”.  El hermano Roberto Ewing dice que el camino hacia arriba es hacia abajo, ilustrando que el camino al cielo y a Dios es en humillación, en humildad.  En el libro de Proverbios leemos “si caíste fue porque te envaneciste; y si mal pensaste pon el dedo en tu boca”; también encontramos un pasaje que dice “antes de la caída está el orgullo”.  Y es que Dios resiste a los soberbios, pero da Gracia a los humildes.

Nosotros somos llamados a tener una vida de Fe; esta vida es la actitud permanente de estar gozoso en Cristo, gracias a la comunión que tengamos con Él.  La vida de Fe se puede manifestar:

  1. DEPENDIENDO DE DIOS.- De lo que él hace en nosotros.
  2. TENIENDO COMUNIÓN CON DIOS.- En oración, buscando el testimonio de Dios.
  3. EN OBEDIENCIA A DIOS.-
  4. TENIENDO CONFIANZA en la misericordia y bondad, y en el cuidado de DIOS por nosotros.
  5. ESTANDO CENTRADOS EN CRISTO

Hebreos 4:2-5 y 11-12  La nación de Israel no entró en el Reposo de Dios a causa de Incredulidad; es decir, se requiere Fe para disfrutar del Reposo de Dios.  Y la incredulidad llevó a la nación a desobediencia.

Judas 3  “Amados... me ha sido necesario escribiros, amonestándoos que contendáis eficazmente por la fe que ha sido una vez dada a los santos”.  Desde que recibimos a Cristo, Dios nos ha dado fe.  Romanos 10:17  La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios.  Somos salvos por Fe y por Gracia.  La Fe es para pelear, para usarla y para vencer.  “El justo en su fe vivirá”; “el que cree en mi” es una amonestación del Señor Jesucristo en el Evangelio de Juan.  “Examinaos si estáis en Fe”.  ¿Cómo combatir?  Por medio de la Fe.  La Biblia es un tesoro; es el arma que nos da poder, a condición de añadirle Fe.

Veamos pues las características de la Fe (Podemos aplicar la estructura de las Siete Relaciones Básicas), en Hebreos 11:7:

1.-  Hebreos 11:7  La Base de la fe.-  La Fe se sustenta en la Palabra de Dios.  La Palabra es la base de la fe. La Fe de Noé se sustentó en el testimonio de la Palabra de Dios “habiendo recibido respuesta (palabra de Dios) de cosas que aún no se veían...”  Y la palabra tuvo su cumplimiento.  Así, para que nuestra vida progrese debe tener comunión con la Palabra de Dios.  Es decir, debemos tener disciplina:  “La fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios...”  (Romanos 10:17).

Ésta es la aplicación de la Fe.  Nuestra primer relación básica es con la Palabra de Dios.  La Palabra de Dios está sobre todas las cosas; es para creerla y no para razonarla; no es para hacerse “sabios”.  Si la Biblia dice que se abrió el mar, yo lo creo; así fue.  Digamos “no me importa lo que veo, yo creo”.  Por eso nosotros creemos en vida eterna, pues si Él lo dijo eso es verdad.

Toda palabra que Dios nos ha dado tiene su cumplimiento.  No dudemos.  Creamos a la Palabra.  Una semilla que podemos ver en esta cáscara de nuez de Hebreos 11:7 es que encontramos siete cosas que hizo Noé, y esta siete cosas son las características de la fe; pero la primera cosa que encontramos es que él creyó a la palabra de Dios.

2.-  Hebreos 11:7  La Naturaleza de la Fe.-  “respuesta de cosas que aún no se veían”.  La segunda característica de la Fe es lo Invisible.  La naturaleza de la fe nos permite ver cosas que aún no son (aún no se ven).  Noé creyó que iba a llover, pero nunca había llovido en la tierra, antes del diluvio (Génesis 2:6).  “Es pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven” (Hebreos 11:1).  La gente que escuchó a Noé no le creyó porque ellos no tenían fe.  No podían creer que el mundo sería destruido por lluvia.  Nunca había llovido.  ¿Cómo era posible que cayera agua del cielo?  Noé creyó y, por su fe, condenó a toda la humanidad.

La Fe nos ayuda a luchar en el mundo.  Noé es el ejemplo de cómo con la Fe se puede luchar contra el mundo y podemos ser valientes y no tibios.  Una fe tibia se manifiesta cuando el cristiano se comporta como impío y parece impío, para no ser rechazado del mundo.  I Juan 5:4  Pero todo lo que es nacido de Dios vence al mundo y ésta es la victoria que vence al mundo vuestra Fe.  La doctrina es para aplicarla en el mundo.  Desde que nacemos, el mundo ya sabe que le venceremos.

3.-  El Motivo o Propósito de la Fe.-  Hebreos 11:7  “...con temor aparejó el arca en que su casa se salvase...”  El temor de Dios es conciencia de Dios.  Temor de Dios es la actitud consciente de que Dios está presente en todos nuestros actos y en todas nuestras omisiones; y conoce todas nuestras palabras y todos nuestros pensamientos e intenciones del corazón. Temor de Dios es un sentido del espíritu humano regenerado; el temor de Dios no es miedo a Dios, el miedo está en el alma, el temor está en el espíritu humano se manifiesta al estar consciente de Dios.  Dios le dijo a Abraham “anda delante de mi y sé perfecto”.  Bueno, Abraham sabía que Dios estaba a su lado y, por ello, caminó en perfección.  Cuántos problemas nos evitaríamos si siempre estuviésemos conscientes de Dios.

Por la Fe, Abraham, siendo llamado, obedeció para salir a un lugar que no conocía, pero que habría de recibir.  En nuestra relación con la autoridad, la Fe nos ayuda a ser obedientes.  Abraham no conocía la tierra; además era rico, tenía sus dioses; no era uno ni dos, eran varios dioses; pero se le apareció el Dios de la Gloria y le llamó fuera de su tierra y de su parentela.  “¿A dónde vas Abraham?” “ No lo sé”.  “Cómo, aquí eres rico, tienes propiedades, tienes tus dioses, ¿y te vas a un lugar desconocido?” “Lo único que sé es que me apareció el Dios de la Gloria”.  Abraham no conocía el lugar pero ya había visto un resplandor del Dios de la Gloria y las promesas de éste.  Así. Abraham pudo obedecer y salir de su lugar de origen y caminar la tierra que Dios le prometió.

Así como Abraham heredó las promesas, en obediencia, saludándolas de lejos, así el ministerio se desarrolla por Dios, cuando uno camina en obediencia.  Con sometimiento se transforman las autoridades.  Tú solo obedece y Dios juzgará a las autoridades.  Dios quiere que sobre todas las cosas le creas a Él. La fe la tenemos para ver más allá a Jesús.

4.-  La cuarta característica de la fe está también en Hebreos 11:7 “aparejó...”  Este principio es El Ejercicio de la Fe.-  Es necesario obedecer a la Palabra, y practicar la doctrina.  Mateo 7:24  Debemos poner por obra la palabra y la doctrina del Señor.  A manera de ejemplo, debemos practicar la ayuda mutua, visitar enfermos y necesitados, ...  La fe sin obras es muerta.  Noé obedeció y preparó el arca; Noé actuó.  La fe que actúa produce vida.

Hebreos 6:12 “Que no os hagáis perezosos, mas imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas”.  No nos hagamos perezosos.  En nuestra relación con los tratos personales, encontramos que Dios al que ama castiga y azota a todo aquel que recibe por hijo.  Pero la disciplina es para caminar en Fe hacia la perfección.  Debemos combatir con Fe el egoísmo, el temor, la tibieza, y todo lo negativo para ser perfectos.  Así, a los tratos personales debemos añadir Fe y Paciencia, para heredar las promesas; debemos ser valientes, para enfrentar las circunstancias.

La Fe actúa dando gracias a Dios por todas las cosas (I Tesalonicenses 5:18); dar gracias en todo es Fe Aplicada.

Él quiere tenernos muy cerca de sí.  Gracias Dios porque me quieres muy cerca de ti.

Romanos 5:1-5  “Justificados, pues por la fe...”  Por la Fe tenemos entrada a la Gracia; por la Fe nos gloriamos (nos regocijamos) en las tribulaciones.

5.-  Hebreos 11:7  “en que su casa se salvase”  Este principio es El Alcance de la Fe.-  Nuestra Fe puede clamar por todo el mundo, pero debemos dejar al Señor que nos ponga testimonio de las necesidades por las cuales debemos orar.  Noé ocupó bastante tiempo para construir el arca; tal vez ocupó cien años, tal vez menos, tal vez más, pero todo el tiempo estuvo testificando del juicio de Dios sobre la tierra.  Sin embargo, nadie se arrepintió, excepto su casa: su esposa, sus hijos y sus nueras.  El Alcance de la Fe empieza por nuestra casa, pero puede extenderse hasta todo el mundo.  El Señor dice “Pídeme, y te daré por heredad las gentes, y por posesión tuya lo términos de la tierra” (Salmo 2:8).

Hasta dónde alcanzamos a ver por la Fe.  La fe, en nosotros, debe tener le alcance y la visión de Jesucristo.  Somos águilas y las águilas tienen una visión de largo alcance.  Cornelio invitó a toda su familia y a sus amigos y vecinos y todos fueron alcanzados, ante la predicación de Pedro.

El Plan de Dios es Su Iglesia, donde todos los miembros tenemos una función.  Dios no quiere hijos ociosos.  I Corintios 12:12  Todos somos miembros del cuerpo; por tanto, Dios quiere que funcionemos en el cuerpo.  Y de acuerdo a cómo funcionemos, Dios nos va a edificar en lo individual.  Se necesita Fe en Acción para funcionar en el cuerpo de Cristo; encontrando nuestro lugar en el cuerpo seremos felices de ser útiles.

Hechos 2:41  En la Iglesia Neotestamentaria naciente, Todos se ministraban, oraban, estaban unánimes...”  Ellos se movían por la Fe porque tenían amor.  Para entrar al llamamiento se requiere ejercer Fe.  Hechos 6:1-6  Buscaron varones llenos de Espíritu Santo para la obra del ministerio.  ¿Cómo entró Esteban al ministerio? Por Fe; él era un varón lleno de Fe.

6.-  El testimonio de la Fe.-  Hebreos 11:7  “por la fe condenó al mundo...”  Nosotros no debemos estar conscientes del rechazo sino de Dios.  Nuestra obligación es confesar y testificar, sin importar quiénes rechazan o quienes aceptan.  Tal vez la gente se burlaba de Noé y le tildaba de loco  “este viejito loco dice que va a llover, pero nunca ha llovido”.  La gente ni siquiera sabía qué era llover.  Pero Noé no se detuvo; él perseveró hasta el fin.

A).  En nuestra relación con el Padre, podemos ver Hebreos 11:6 Por Fe en Jesús tenemos entrada al Padre celestial y a Sus promesas.  Sin Fe es imposible agradar a Dios.  ¿Sabes cómo vivió Cristo?  Por Fe, creyendo a Su Padre.  Por ejemplo, cuando se tardó dos días para visitar a Lázaro, ya muerto, y obrar un milagro de resurrección, él declara “Padre yo se que siempre me oyes”.  La expresión de la Fe es esta “Yo sé que siempre me oyes”.  Dios se agrada de que vengamos en Fe a Él.  “Pedid (en Fe) y se os dará”.  Con Fe es seguro que le agradas a Dios.

B).  En nuestra relación con el Hijo, Hebreos 12:2, debemos tener puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la FE.  Corramos con Fe y paciencia la carrera que nos es propuesta, para llegar a la meta que es Cristo, ¿cómo? Poniendo los ojos en Jesús.  El Señor dijo consumado es porque él había culminado su carrera de Fe.  La recompensa será doble porción porque somos primogénitos.  Por ejemplo, Eliseo se mantuvo viendo a Elías (Jehová es mi Dios) y alcanzó una doble unción, en comparación con Elías.  La vida cristiana tiene como meta ser como Cristo.  I Pedro 1:7-9  Vemos el fin de la FE.  La prueba de la Fe es mantenernos viendo a Cristo, hasta que Él venga.  Hebreos 11:13  Conforme a la Fe murieron, sin haber tenido las promesas, pero las saludaron y esperaron la ciudad celestial no hecha por manos de hombre.  Vivir en Fe es esperar Su venida.

C).  Gálatas 3:1-5  Nosotros recibimos el Espíritu Santo por el oír de la Fe.  Muchos no tienen Espíritu Santo porque no creen.  Para ser llenos del Espíritu Santo también se requiere Fe y también se requiere ser llenos de la Palabra, de oración en lenguas, de cánticos de adoración; todo ello es ejercicio de Fe.  El Espíritu Santo se mueve en mi vida, en milagros, a través de la Fe.  Los dones espirituales deben moverse en Fe.

7.-  La Recompensa de la Fe.-  Hebreos 11:7  “y fue hecho heredero de la justicia”  Nuestra recompensa a la fe es la Justicia de Dios.  La fe es recompensada con frutos de justicia (Gálatas 5:22-23).  Son frutos por moverse en fe.  Somos llamados a ser llenos de frutos de justicia (Filipenses 1:11; Juan 15:2b, 5, 8 y 11).


Diferentes Tipos de Fe

{Enseñanza dada por el Hermano Moisés Caballero, los días 20 de Agosto y 3 de Septiembre de 1993, en la Iglesia Cristiana Neotestamentaria Cristo el Buen Pastor}

Hebreos 11:8  Por Fe, Abraham obedeció y salió de su tierra.  No todos tienen la capacidad para irse de su tierra y de su parentela a un lugar desconocido, con gente desconocida.  En época de Abraham no era fácil hacer viajes, pero el Señor le dijo “vete de tu tierra y de tu parentela”.  No es fácil hacer irse del lugar de uno y menos aún de la parentela.  Pero Abraham obedeció, aunque en parte, pues se llevó Tare.  Y se fue a la tierra que Dios le habría de mostrar.  Abraham no conocía la tierra, pero llegó y, por fe habitó la tierra prometida; y la habitó como extranjero.

Había algo en el corazón de Abraham; él no aceptó la tierra y la consideró tierra ajena.  Abraham vio a sus hijos y nietos, y “por fe habitó en tiendas con Isaac y Jacob”.  Es decir, Abraham nunca edificó casa para sí.  Y es que sólo los peregrinos habitan en tiendas.  Así, Abraham habitó en tiendas, junto con Isaac y Jacob, pues esperaba la ciudad celestial, cuyo artífice es Dios.

Viviendo en Ur de los Caldeos, una ciudad muy importante, Abraham era un principal, pero Dios le llamó a salir a una tierra que Él le había reservado; sin embargo, Abraham no consideró Canaán, pues él pensaba en las promesas celestiales: Canaán es figura de los lugares celestiales y el lugar de las promesas de Dios.  Abraham esperaba más de lo que significaba la Canaán terrenal.  Por la promesa de Dios, Abraham ya era el dueño de esa tierra, pero él dijo en su corazón, “yo vine por la ciudad celestial, por la ciudad del artífice divino”.  A Abraham se le había revelado Dios en siete situaciones diferentes con siete nombres diferentes: El Dios Altísimo, en una de sus manifestaciones, se le apareció a Abraham; por eso, el patriarca le dio a Lot la oportunidad de escoger.  Lot caminó hacia la perdición; sin embargo, Abraham había visto en su imaginación la ciudad celestial.  Por eso, Abraham se negó a recibir la promesa terrenal; él busco la celestial.  Y es que Dios le dio la visión de algo celestial.

Abraham iba por un hijo (un imposible) y por una tierra celestial (otro imposible).  Por ello, Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos.  Dios se avergüenza de la gente que hecha raíces.  Abraham menospreció las riquezas de Sodoma, pues había tenido un encuentro con Melquisedec (figura de Cristo) con pan y vino; y ahí, Abraham tuvo un encuentro con el Dios Altísimo, dueño del cielo y de la tierra.  Por eso, Canaán era poco con lo que Dios le podía dar.  Aprendamos que lo bueno es enemigo de lo mejor.  Abraham podía haberse que dado en esa tierra, pero prefirió ser peregrino.

Isaac llegó, pero Abraham pudo ofrecerlo todo a Dios.  Tener la mano cerrada nos impide dar y, al mismo tiempo nos recibir más.  Abraham tuvo lo que él quiso, pero lo rechazó por lo celestial.:  Lo recibió en Fe, lo saludó... y todo esto fue en su imaginación.  Abraham era un hombre de Fe.  “Abraham miró mi día y se gozó”; él estaba esperando un pedazo de tierra en el cielo; él imaginaba cosas grandes de Dios, del Dios Altísimo: La ciudad celestiales hermosa; tiene puertas de perlas, los fundamentos son de piedras preciosas, el piso de oro, el mar de cristal.

A pesar de la edad, Sara aún era hermosa y codiciada por los reyes.  Nuestra imaginación debe tener noticia de nuestro Dios Altísimo.  Israel limitó al Santo de Israel.  Ellos horizontaron a Dios.  Pro en nuestro Dios no hay límites.  Por eso, Abraham le dio a escoger a Lot, pues Abraham pensaba en lo celestial; cuando él hablaba de su hijo, le decían loco.  Noé hablaba del diluvio y también le llamaban loco; “¿qué es la lluvia?”, decían los que le denostaban.  Así, la Fe de Abraham era una Fe de Esperanza contra Esperanza; y Esperanza tiene que ver con el futuro.  Fe tiene que ver con el tiempo presente.  Aquí debemos aprender que Dios puede prever hasta nuestras imaginaciones.  La Esperanza de Abraham podía ser la muerte por causa de su mujer; él podía haberse quedado en Canaán, pero prefirió su esperanza.  Isaías 26:3  “Tú guardarás en completa paz a aquel cuya imaginación en ti persevera”.  La Imaginación tiene poder creativo; no vivamos en un nivel bajo por falta de creación en nuestra vida.  “Y dijo Dios”.  Confesión es declarar las cosas.  Imaginación proyecta el fondo de las cosas.

Abraham enseñó a Isaac y a Jacob acerca de la Patria Celestial, y ellos pudieron esperar.  Sigamos este ejemplo y hablemos a los niños para santificar su imaginación..

1ª  Hebreos 11:4  Abel nos muestra un ejercicio de Fe Salvadora. Por Fe ofreció a Dios mayor sacrificio que Caín.  Abel estaba consciente de la necesidad de la salvación.  Esta Fe Salvadora nos da Conciencia de la Cubierta de Dios.

 La Fe de Reposo nos da una Consciencia de la Palabra de Dios.

  Hebreos 11:20-23  Fe Profética.-  Isaac miró hacia el futuro de Jacob; y Jacob miró hacia el futuro de José y bendijo a los hijos de éste.  Y José miró hacia el futuro de Israel y dio instrucciones acerca de sus huesos.  Estos patriarcas se movieron en Fe Profética.  Jacob “adoró” porque se movió en Fe Profética.  La Fe Profética es Conciencia del Espíritu Santo.  La fe Profética nos mueve a hablar palabras creativas y a mezclarla con adoración.  Las águilas aprovechan las corrientes del viento (figura del Espíritu Santo) para desplazarse más rápido.  Al estar conscientes del Espíritu Santo podremos movernos mejor.

[Un paréntesis que se puede abrir aquí es para hacer mención del Don de Fe.  Este don es necesario para acontecimientos de milagros].

El tiempo de estos santos era tiempo de adoración; estos patriarcas vencieron a la muerte.  Abel venció a la muerte, a través de la salvación.  Enoc no conoció la muerte, pues fue traspuesto.  Abraham estaba seco y Sara anciana, estéril y también sin la costumbre de las mujeres.  Isaac se levantó de la muerte.  Moisés fue atentado en su vida, pero el diablo nunca pudo tocarlo; y, en su muerte, Moisés caminó hacia su tumba.

Los patriarcas caminaron en una Conciencia o Convicción de la obra de la Resurrección.  “Y si el mismo Espíritu que a Cristo levantó de los muertos mora en vosotros, el mismo espíritu vivificará vuestros cuerpos mortales” y este Espíritu es el Espíritu Santo.

Al estar conscientes del Espíritu Santo habrá una producción de Fe en nosotros.  Necesitamos estar en el Espíritu y hablar en el Espíritu.  José creyó que Israel iba a salir de Egipto y dio mandamiento acerca de sus huesos.

Hebreos 11:22-23 Fe Comprometida; Fe Responsable.-  Reconoce determinadas circunstancias y asume la responsabilidad.  Esta Fe esta consciente del Amor de Dios y de nuestro Amor personal hacia alguien.  Ante la orden de faraón, pudiera ser que algunos padres hubiesen sacrificado a sus hijos, pero los padres de Moisés le ocultaron, pues le vieron hermoso.

La Sirofenicia estaba consciente del Amor de Dios aún por los perrillos; “Dios tiene misericordia sobre sus obras”, y tiene mucho más misericordia de los humanos.

En la posición de padres, de cristianos, tenemos una responsabilidad.  Los padres de Moisés estaban conscientes de la ayuda de Dios.  Ellos pensaron “Dios nos ayudará”.  La oración de las autoridades trae efectos sobre la sumisión.  Nada nos liga más que amar a alguien.  Debemos tener Amor por la gente para orar en una Fe Responsable.  Ésta es una Fe Perseverante y Comprometida.  “Al que cree todo le es posible”.

Fe comprometida con Dios o Fe Responsable.-  Hebreos 11:22-23  Por Fe, José, muriéndose, dejó mandato acerca de sus huesos.  Por Fe, Moisés fue escondido de sus padres para no ser muerto.  La Fe Responsable está consciente del Amor de Dios, para que las almas no se pierdan.  Interceder es ser responsable.  Estar conscientes de que se están perdiendo porque nadie hay que les predique.  Los padres de Moisés manifestaron Fe Responsable, al preservarle la vida al que sería el libertador.  Esta Fe dura, persevera y permanece porque estamos conscientes del Amor de Dios.  Dios busca gente que pueda pelear batallas largas.  Los frutos de la Fe Responsable se van a ver a largo plazo.  Juan 14:16  Yo rogaré al Padre para que os envíe otro Consolador que esté con vosotros para siempre.

  Hebreos 11:24-25  Fe Agresiva.-  Moisés rehusó ser llamado hijo de la hija de faraón.  Moisés fue agresivo y no se preservó en la familia real.  Moisés declaró ser Hebreo.  ¿Tenemos el valor de hacer lo mismo?  Faraón y su familia eran los dioses de Egipto, y los Hebreos eran esclavos.  La Fe agresiva es Fe Determinada, Valiente, Audaz.  Moisés no estaba a la defensiva.  Él fue agresivo y rechazó ser pariente de la familia real.  Moisés reconoció a Jocabed por madre.  La Fe Agresiva está consciente de la Voluntad de Dios.

Hebreos 11:27  Moisés se sostuvo como viendo al invisible, porque tenía Fe Agresiva  Moisés sabía que él iba a ser el libertador de Israel; es decir, conocía la voluntad de Dios para su vida.  Así, la Fe Agresiva va en dirección de la dirección de Dios.  La incredulidad y el miedo vienen por desconocer la voluntad de Dios.   Pero nosotros debemos dar pasos de Fe, ante la conciencia de la voluntad de Dios.  Los ojos de Moisés estaban clavados en Dios.  Moisés lo veía por la Fe.  Así, Moisés llegó a mirar cara a cara a Dios.  Moisés caminó con la carga de conocer cuál era la voluntad de Dios.  “Sus caminos notificó a Moisés”.  Moisés y Eliseo vieron más milagros que nadie, pero Moisés fue más allá.  Moisés pidió conocer los caminos de Dios y después pidió conocer la Gloria de Dios.

Obras y milagros están bien para empezar; pero después vienen los caminos de Dios y, finalmente, la Gloria de Dios.

Hay cuatro expresiones de la Voluntad de Dios:  A) Voluntad Creativa; B) Voluntad Moral o Justa;  C) Voluntad Específica; y D) Voluntad Final o Última.

La Fe Agresiva no tiene temor o miedo.-  Es una Fe consciente de la Voluntad de Dios.-  cuando conocemos la Voluntad de Dios, no nos importa lo demás.  Debemos tener carácter para decir la Palabra de Fe, agresivamente, sin debilitarse.  Los profetas del Antiguo Testamento no tenían temor y hablaban fuerte.  Moisés estaba consciente de que Israel era el pueblo de Dios y tuvo que decidir entre ser hijo de la hija de faraón o luchar agresivamente contra los egipcios, para libertar a Israel.  Y lo hizo porque conocía la voluntad de Dios.

Judas 13-14  el pecador habla en contra de Dios.  Enoc vivía dentro de una generación pecadora, llena de perversidad, pero él estaba consciente de la voluntad de Dios, la cual es darle el pago al impío que no acepta a Dios.   La Fe conquista más allá de lo normal.

6ª  Fe Conocedora.-  Hebreos 11:35-38  Las mujeres recibieron sus muertos .  Estos héroes de la Fe fueron apedreados, aserrados, pobres, etc.  La Fe de ellos estuvo consiente de:

A).  La Omnipresencia de Dios (Hebreos 11:35).-  Dios está en todo lugar (Salmo 139; 91 y 23).  Realmente conocemos qué Dios tenemos.  Él nos cuida; tenemos sus promesas.  Salmo 48:14  Él nos capitaneará más allá de la muerte.  La bendición de Dios es aquí y en Su presencia.  Estamos en y con Cristo.  Cuando muramos no temeremos.  Eso es Fe Conocedora de la Salvación.

B).  La Omnisciencia de Dios.-  Dios conoce todas las cosas.  Debemos conocer que el Señor cumple Sus Promesas, las cuales son verdad.  Abraham sabía, conocía que  Dios cumpliría sus promesas, y sabía que la sabiduría de Dios era mejor y Que el Señor no se había equivocado.  Dios llevó a Israel por el desierto para que no regresaran a Egipto.  La Omnisciencia de Dios sabe por dónde llevarnos.

C).  La Omnipotencia de Dios.- Dios tiene todo el poder. Hebreos 11:38  Los cuales el mundo no era digno de recibir.  Los héroes de la Fe confiaban que el poder de Dios les daba promesas celestiales de hacerlos reyes.  Dios sacó a Israel con poder, abrió el mar, dio maná, columna de nube de día y columna de fuego de noche.  Cuando se cierren las puertas, clama la potencia de Dios.  Su potencia es Su Espíritu Santo.

 Fe Perseverante.-  Hebreos 11:39-40  Y todos estos aprobados (porque fueron fieles, perseverantes) por testimonio de la fe, no recibieron la promesa, proveyendo –Dios alguna cosa mejor.  La Fe Perseverante está consciente de la Gloria de Dios.  Nuestra Fe glorifica a Dios.  Si tienes una Fe Perseverante en Cristo no te afectará que los demás fallen.  No debemos poner los ojos en los hombres, sino en Cristo.

La Fe Perseverante espera en paciencia; trae un eterno peso de Gloria, al mirar lo que no vemos.  La tribulación es leve.  Josafat creyó a Dios y fue prosperado.  Solo la Gloria del Señor destruye al enemigo.  Son los más los ángeles que están de nuestro lado que los enemigos.

 


Diferentes Tipos de Fe

{La enseñanza que a continuación se transcribe fue ministrada por el Hermano Moisés Caballero, en la Iglesia Cristiana Neotestamentaria Cristo el Buen Pastor, el día 15 de Abril de 1992.  La enseñanza gira en torno de las cuatro manifestaciones de Fe, vistas en la 7ª Prueba del Cristiano, vinculada a la 7ª Relación Básica:

“Ahora permanecen la Fe, la Esperanza y la Caridad; empero la mayor de ellas es la Caridad”.  “El justo en su Fe vivirá”.  Éste es un secreto de la vida espiritual.  Para vivir en Fe, necesitamos estar establecidos en la Fe.  La Palabra de Dios va a marcarnos, por lo menos, cuatro clases de Fe: 1ª  Fe Creativa; 2ª Fe Doctrinal; 3ª Fe Perseverante, o Correctiva, o Fruto del Espíritu; y 4ª  Fe consciente de Dios.  De hecho , en nuestro caminar cristiano, nosotros manifestamos diferentes ejercicios de esta Fe.

1ª  Fe Creativa.-  Lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.  “Vivo no ya yo, mas vive Cristo en mi y lo que hoy vivo en la carne, lo vivo en la Fe de aquel que me amó (Cristo) y se entregó a sí mismo por mi”.  Cuando uno se mueve en Fe, las cosas que no son se manifestarán.  “Si tuviereis Fe (literalmente, si tuviereis la Fe de Dios)”.  Todas las cosas fueron creadas por la potencia de Su Palabra.  Todas las cosas que vemos fueron hechas de lo que no se veía.

Cuando Dios habló al profeta Ezequiel acerca de los huesos secos, el Señor le dijo profetiza y los huesos secos se unieron y fueron cubiertos de carne y después vino vida sobre ellos y se manifestaron como un grande ejército.  El Espíritu es el que da vida.  En ciertos casos, Dios sanó a algunos ciegos, devolviéndoles la vista; sin embargo, en cada caso, el Señor obró de manera diferente. Por ejemplo, dos ciegos le llamaron y le pidieron misericordia y el Señor les preguntó qué era lo que querían, y ellos pidieron recobrar la vista.  Sin embargo, el ciego de Juan 9, era un ciego que nunca había visto, tenía las cuencas vacías; era ciego de nacimiento.  Y el Señor llenó sus cuencas de lodo y lo envió al estanque de Siloé (Enviado) y Cristo es el Enviado de Dios.  Y en ese milagro, el Señor estaba haciendo una obra creativa.

Hoy, Dios está haciendo cosas creativas.  Al sacar de Egipto a la nación de Israel, Dios los llevó hacia le Mar Rojo, y al ser perseguidos por faraón, los israelitas vieron su muerte.  Sin embargo, Dios obró un milagro al abrir la mar en seco.  Dios le dijo a Moisés “di al pueblo que marche”, pero el mar estaba en su sitio.  Y tal pareciera que Dios les estaba mandando que se metieran en el mar para que se ahogaran, pero al extender la Moisés, entonces Dios abrió el mar.  Dios puede hacer cosas creativas de nuestras circunstancias adversas.

Al tener la unción de Dios operando sobre nosotros, Dios va a hacer cosas nuevas en nuestras vidas.  El hombre está limitado, pero Dios no lo está.  “Es pues la Fe la sustancia de las cosas que se esperan”.  Para hacer un pastel, se requiere harina, leche, huevos, saborisante; esto es la sustancia del  pastel.  La Fe es el material a través del cual Dios va a hacer cosas nuevas.  Las cosas surgen de la Fe.  El material de las obras creativas es la Fe.  El Señor les dijo que alimentaran a la multitud; “200 denarios no serán suficientes”.  El Señor multiplicó unos cuantos panes y peces.  La multiplicación no salió de lo que dio el muchacho, sino de la Fe Creativa del Señor.

Dios obra creativamente, a través de cambiar las circunstancias.  Dios modifica los componentes físicos de las cosas.  El Señor transformó el agua en vino, transformando las moléculas del agua en moléculas de vino y fue el mejor vino que hubo y nunca más habrá.

Juan 6:51-58 (especialmente el versículo 57)  La Fe es transformadora.  El Señor dice “Yo Soy el Pan de Vida.  A Cristo le sostenía la Fe de Su Padre.  Vivir en la FE del Señor y no de las cosas naturales ni en nuestra vida pasada.  Cristo rechazó el pan natural porque “no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.  Debemos a prender a vivir con el pan espiritual (de vida).  El Señor  nos invita a ayunar con orden, no por orgullo.  “El que come mi carne y bebe mi sangre, no morirá eternamente”, vivirá por mí.  La Fe Creativa viene de comer el pan de vida, teniendo comunión con Cristo para aprender a depender de Él.  Filipenses 2:5-11  Cristo se humilló, pero Dios le ensalzó a lo sumo.  Cristo dependía de Dios.

Salmo 18  El Padre bajó al infierno por Cristo; el Padre reaccionó a favor de Cristo, porque el Hijo dependía del Padre. II Samuel 22:2-20  Jehová es mi roca.  Cristo se sentó en el trono con el Padre, en el cielo.

Hebreos 12:1-2  Cristo es el autor y consumador de la Fe.  Necesitamos identificarnos con los sufrimientos de Cristo y comer de Él.  La Santa Cena no debe ser un mero ritual, sino una manera de identificarme con sus sufrimientos.

2ª  Fe Doctrinal.-  La revelación de la Palabra que ha ministrado el Espíritu Santo es Doctrina.  Mucha gente tiene Biblia.  Los Católicos tienen Biblia y hay mucha versiones de la Biblia, pero eso no se ha revelado a la gente.  El nuevo nacimiento es resultado de una Fe Creativa, pero el Señor nos da Su Palabra para que crezcamos y nos mantengamos, y nos pareció muy grande y muy difícil de entender.  Sin embargo, a medida que nosotros la leemos y la hacemos nuestra y el Espíritu Santo viene y nos revela parte de Su Palabra y nos da entendimiento, entonces se convierte en Fe Doctrinal.

Nadie puede afirmar que no cree en nada. La Fe Doctrinaria es muy importante para no ser llevados de todo viento de doctrina.  Dios ha puesto Su Palabra y Su Doctrina para que nosotros no seamos movidos.  “Procura presentarte a Dios aprobado como obrero que no tiene de que avergonzarse, que traza la Palabra con modelo”.  Cristianos hay muchos, pero ¿qué es lo que creemos? ¿qué es lo que la iglesia cree? ¿cuál es el fundamento o base en la cual estamos fundamentados?  Cierta ancianita aceptó a Cristo pero le ha sido muy difícil salir de la iglesia católica, bajo el argumento de que ya se cantan los mismos cantos y se lee la Biblia, aunque al final le den gracias a “la virgencita”.

No se trata de crear división, pero sí es importante que la Palabra de Dios sea trazada con modelo.  Confrontemos lo que ya hemos oído y lo que podemos escuchar en iglesias evangélicas.  Algunos van a las iglesias dependiendo de cómo los atienden.  ¿A qué vamos a la iglesia?  Vamos a buscar de Dios.  No utilicemos de pretextos para alejarnos de los santos de la iglesia.  El estado de desarrollo de la iglesia permite hacer diversas cosas.  Para hacer las cosas sociales sobran grupos.  La Iglesia debe ser para predicar la Verdad, predicar un cuerpo doctrinario.  La Iglesia es columna y apoyo de la Verdad.  Hay gente que se aleja de mí por escuchar la Verdad y ver que ellos tienen que hacer ajustes de cosas en relación a su vida.  Mucha gente busca las bendiciones, la sanidad, la salud, la riqueza, los bienes, etc.  Pero hablarles de Santidad, Madurez, Caminar Cristiano, etc., provoca alejamiento de quienes no quieren caminar en el Señor.

La Manda Pequeña escogió el apostolado de Roberto Ewing porque yo no conozco otro hombre que tenga la revelación de la Palabra que tiene este hombre.  Cuando tuve que hacer la elección, una de las cosas que pesó en mi vida fue el cuerpo de doctrina que ha sido dado a las iglesias neotestamentarias.  Dios hace ejemplo de iglesias neotestamentarias, para modelo.  Una de las cosas fuertes de las iglesias neotestamentarias es la revelación de la Palabra de Dios.  Tenemos un cuerpo de Doctrina que no se puede conocer en cualquier lugar del mundo.  Dios sea glorificado, Dios nos ha confiado una Palabra muy abundante.

Juan 10:11-15  Yo soy el Buen Pastor, Yo pongo mi vida por mis ovejas.-  La Fe Doctrinal da consistencia y firmeza al cristiano.  Debemos saber aplicar la Doctrina de Cristo.  La Fe Doctrinal nos hace fuertes en contra de la carne, del mundo y del diablo.  La salvación consiste en conocer a Jesucristo, a través de la doctrina.  Por ejemplo, la Sanidad Divina se disfruta conociendo a nuestro Sanador.

3ª  Fe Perseverante, o Correctiva, o Fruto del Espíritu Santo.-  Uno de los propósitos del Señor es que Su Iglesia crezca.  Nosotros fuimos salvos y aprendimos la Palabra de Dios.  Pero nosotros también aprendimos que es necesario crecer.  Uno de los problemas de la gente es que quiere justificar todo a través de la Fe.  De hecho, en los Estados Unidos se ha propagado la doctrina de la prosperidad.  Es decir que si a ti te va mal es porque no has creído como debías de creer.  Así, ellos predican que todos los cristianos deberían estar en paz, siempre contentos y sonriendo por las bendiciones y bienes que Dios les ha dado, con cero problemas en su vida; eso es una vida de fe, dicen ellos.  De no estar así, no vives en Fe.  Cierto hermano muy rico que recibió a Cristo le decía a su esposa (ya cristiana) porque vas tan lejos a la iglesia, si quieres aquí te hago una.  Pero una vez que fue alcanzado por el Señor, empezaron los problemas para su vida.  Antes, el diablo era su amigo; hoy, es su enemigo; este hermano es de Cristo.

Dios nos ha querido ver caminar en Fe Perseverante. Ante los problemas, Dios nos quiere ver perseverantes.  Esto es Fruto del Espíritu Santo. Las respuesta vinieron cuando menos las esperábamos.  En Dios podemos esperar las promesas y continuar el caminar.  Una vez, al empezar el caminar, vimos cómo ciertos demonios eran echados fuera y nos asombramos.  Pero después, vinieron gentes con demonios más poderosos y el trabajo de echarlos fuera fue más intenso.  ¿Qué pasó? Dios nos llevó a un crecimiento de Fe.  David dijo “por poco mi alma desfallecía en mí; por tanto traeré a mi memoria las misericordias de Jehová”.  Ante la adversidad, él empezó a reflexionar sobre las maravillas que Dios había hecho en su vida y pensó: “mi Dios lo ha hecho una vez, mi Dios lo puede hacer otra vez”.  David ante Goliat había perseverado en Fe.  Seguramente Saúl había sido un buen guerrero al matar a miles, pero al ver a Goliat, se atemorizó. Realmente, todo el pueblo estaba atemorizado, excepto David.  Goliat era hombre de guerra desde su juventud.  Pero David ya había sido ejercitado matando leones y osos.  Pero David no fue a la lucha por inspiración.  Goliat era como un oso; así que David lo midió y supo que Dios le daría la victoria.  Realmente, David había matado osos y leones.  Ya había un fruto, una confianza, una seguridad, un crecimiento.

Al enfrentar a Goliat, lo mató.  Los valientes de David hicieron cosas realmente especiales.  Eleazar, hijo de Dodo, mató a 800 y la espada se le quedó pegada a la mano, que no pudo deshacer el puño cerrado.  Y Eleazar era menor que David. David tuvo un crecimiento de Fe, pero a veces tuvo temor.  “Aunque acampen 1000 gentes contra mí no tendré temor”.  El Fruto del Espíritu no sucede de la noche a la mañana. El Fruto tiene un tiempo de desarrollo.  Ante las situaciones que enfrentemos, Dios quiere que recordemos cómo él ha obrado para que la Fe tenga su fruto.  El Señor, ante la tumba de Lázaro, declaró “Padre yo te doy gracias que me oyes; yo sabía que siempre me oyes”.  Entonces, vemos cómo Dios quiere levantar a Su Pueblo en Fe.  Los problemas en nuestras vidas deben enfrentarse con madurez.  Para matar un león, empecemos a matar un perro.  Para empezar a ministrar, estemos atentos, caminemos un poco, meditemos, seamos diligentes.

Juan 15:8-10  En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto... en esto conocerán que sois mis discípulos... como el Padre me amó, yo también os he amado, estad en mi amor... este es mi mandamiento: Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado”.  Conoces cuánto te ama el Señor.  Entonces todo te ayudará a bien en tus tratos.  David y Pablo glorificaban a Dios, pese a los problemas que padecían.

Fe Confesional es declarar lo que Dios ha dicho de mi y para mi.  Debemos confesar Su palabra.  Romanos 8:31-39  Si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros?.. cómo no nos dará con Él todas las cosas... quién condenará a los escogidos  de Dios... Quién nos apartará del Amor de Cristo... ¡¡¡Nada!!!  La FE Confesional venció el hambre, la tribulación, el cuchillo, la persecución, etc.  Tener conciencia del Amor de Dios y de la Presencia de Dios nos hace confesar la FE (Palabra) de Dios y no del enemigo.  La presente dispensación es de y por Gracia, no es por méritos u obras.  Animémonos confesando el Amor de Dios y de Cristo por nosotros.

4ª  Fe Consciente de Dios.-  Frente a la tumba de Lázaro, Marta Y María le dijeron que si él hubiese estado ahí, Lázaro no hubiese muerto.  Había una conciencia de que el Señor estando presente no habría problema.  Cuando el Señor multiplicó los panes y los peces, los discípulos dijeron ¡Con este Maestro no hay problema!  Pero el Señor les dijo suban a la barca y vayan al otro lado de la mar; y vino una vigilia y otra y otra; y para acabarla de amolar “¡un fantasma!”.  Muy cerca de las seis de la mañana, ya todo parecía estar acabado, pero la palabra del Señor dijo “No teman, Yo Soy”.  Hay momentos en que Dios, por la Gracia de Su Espíritu, nos trae revelación de Su presencia.  “Y la virtud de Dios estaba ahí para sanar”.

Marta no se dio cuenta que aunque el Señor no había estado ahí, ya estaba ahí.  “Marta, tu hermano resucitará”; “Si Señor yo sé que mi hermano resucitará en el día postrero”.  Marta estaba bien en Fe Doctrinaria, pero no estaba consciente de que ahí estaba la Resurrección y la Vida:  “El que en mi cree, aunque esté muerto vivirá”.  Necesitamos estar conscientes de Dios y entonces la Gloria de Dios se va a manifestar.  Al estar conscientes de Dios, vamos a caminar en victoria.

Cierto hermano sufrió un accidente y tenía las costillas rotas y dijo: “Señor no me interesa conocer la causa del accidente; sólo necesito saber que tú estás aquí; si tú estás en esto, no me interesa lo demás”.  Pablo, en un barco a punto de naufragar, recibió la revelación de Cristo Glorificado y le dijo “no temas Pablo, así como has testificado en otros lugares, es necesario que testifiques de mí en Roma”.  Sólo necesitamos estar conscientes de que el Señor está presente para no ser conmovidos.

Juan 17:7 y 18  “Les he dado tu Palabra... no son del mundo, como yo no soy del mundo... Santifícalos en tu Verdad, tu Palabra es la Verdad.  Cristo nos envía al mundo.  Esta Fe nos dice de qué debemos estar conscientes: De la Presencia de Dios.  Cuando Él es nuestro todo y le queremos seguir en el llamado que nos ha dado, nada nos detendrá.  Debemos caminar pro Fe.  “El Justo en su Fe vivirá”.  El ministerio surge de caminar con Dios, y no de una profecía.  La profecía sólo confirmará que alguien está caminado con Dios.  Cristo encontró un pueblo en su contra, pero él caminó Consciente de Dios, en Fe Consciente de que el Padre caminaba con Él.  Juan 20:19-21  “Paz a vosotros, como el Padre me envió, yo también os envío.  Eliseo estaba consciente de Dios y esto le hacía saber que más eran los ángeles que estaban de su lado que los ejércitos enemigos.

 

Hay una palabra clave para cada una de estas manifestaciones de Fe:

1ª  Para Fe Creativa.-  Confesión.

2ª  Para Fe Doctrinaria.-  Convicción.

3ª  Para Fe Perseverante.-  Coraje, Ánimo, Carácter.

4ª  Para Consciente de Dios.-  Conciencia.

Para Fe Creativa, la Confesión debe ser manifiesta a través de una palabra expresada.  “Con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se hace confesión para salvación”.  Al confesar, las cosas empiezan a ser formadas.

En Fe Doctrinaria, se da la diferencia entre cosas en la mente y cosas en el corazón.  Muchos teólogos ya no saben lo que creen.  Una cosa es tener ideas en la cabeza y otra muy distinta tener una revelación de Dios hecha en el corazón de la verdad que debemos conocer.  La Biblia dice que un gran pez se tragó a Jonás y si la Biblia dijera que Jonás se tragó a la ballena, yo también lo creo.  Doctrina es materia de Revelación y es materia de Convicción.

En la Fe Perseverante o Fruto del Espíritu, la palabra es coraje, porque las pruebas aplastan a muchos y les impide seguir.  Necesitamos tener la capacidad de seguir; necesitamos agallas, coraje.  Los jóvenes Hebreos se plantaron ante Nabucodonosor y le dijeron “sábete oh rey que tu estatua no adoraremos; nuestro Dios nos librará del horno de fuego y si no sabe que tampoco adoraremos”.  Muchos cristianos se doblan ante la adversidad.  “Nuestro Dios nos capitaneará más allá de la muerte”.  “Aunque él me matare, con todo en Él esperaré”.  David declaró lo mismo; él dijo que Dios le permitiría ver el arca y si no que hiciese lo que Él quisiese con él.  Job declaró “yo sé que mi Redentor vive, y aún desecha esta mi carne le he de ver con estos ojos y no otro”.

En Fe Consciente de Dios, la palabra es Conciencia.  Si físicamente pudiésemos ver a Jesús en la reunión de los santos, ¿nos iríamos tan rápido como lo hacemos, cuando no estamos conscientes de Dios?