F).  DOCTRINA DE RESURRECIÓN DE LOS MUERTOS

“Tus muertos vivirán; junto con mi cuerpo muerto resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío, cual rocío de hortalizas; y la tierra echará los muertos.” (Isaías 26:19)

“Y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos...” (Apocalipsis 1:5)

Introducción: La base y sustento de nuestra Fe es la muerte, sepultura y resurrección de nuestro Señor Jesucristo (I Corintios 15:17; Romanos 4:25; 5:10; Hechos 13:32-34 y 17:31; Romanos 1:4).

Mota, en Hebreo, se traduce muerte, y significa separación. No es extinción; no es aniquilación. Es la ruptura del vínculo con la fuente de vida (Romanos 3:23 y 6:23a).

Anastasis, en Griego, lo traducimos como resurrección. Tiene la connotación de volver a la vida; reactivar o restablecer la relación rota con la fuente de vida (Juan 5:21, 24-26 y 28-29).

La resurrección hace la diferencia entre la Fe Cristiana y las demás religiones. La fe puesta en alguien que está muerto, no tiene sentido; pero si la Fe descansa en alguien que murió y resucitó, entonces, tiene sentido (I Corintios 15:11-19).

Génesis 2:16-17 Con la desobediencia de Adán y Eva, la sentencia de muerte tuvo cumplimiento en el espíritu humano, al romperse la comunión del hombre con Dios (Romanos 6:23; Santiago 1:15). Es decir, todo hombre nace muerto (Romanos 5:12, 3:23 y I Corintios 15:21).

La Resurrección es la respuesta de Dios a la muerte del hombre. Pero esa resurrección debía darse a partir de la muerte de un hombre que cumpliera la justicia de Dios, a fin de que todo el que crea en Él reciba la Resurrección y todos los beneficios inherentes a ella (Gálatas 4:4-5; Hebreos 4:15; I Pedro 2:24; Juan 10:17; Hebreos 9:27-28).

Cristo es el sustituto de toda la humanidad, pero sólo quienes lo creen pueden recibir Su Justicia (Hebreos 2:14; Gálatas 3:13; II Corintios 5:21).

Cristo agotó los pecados de todos (I Juan 2:2; Hebreos 9:28), y así instauró la Resurrección (Hechos 2:24, 32; II Timoteo 1:10)

La Resurrección sucede espiritualmente (Colosenses 2:12-13; 3:1; Efesios 2:4-6; I Corintios 6:17).

Es Renacer de Nuevo (Juan 3:3-6; I Pedro 1:3; Tito 3:5).

Ya nunca moriremos espiritualmente (Juan 1:11-13; I Juan 5:11-13).

Junto con la separación espiritual, la muerte física también fue consecuencia del pecado (Génesis 3:17-19). De esta manera, también se requiere de una resurrección física, en una perfecta re-unión de espíritu, alma y cuerpo (I Corintios 15:25-26, 51-57; Romanos 8:19-23; I Tesalonicenses 4:17-18).

Consideremos siete preguntas acerca de...:

¿Dónde se muestra?

¿Por qué medios se muestra?

¿Qué garantiza?

¿Quién es?

¿Cómo opera?

¿Para qué es? o ¿Cuál es su Propósito?

¿Cuándo se muestra? Tiempos.

 

1.- ¿Dónde se muestra?

En la Ley (El Pentateuco): Génesis 3:15; Levítico 16:15-22 y 32-34; 23:10-11, 17; Números 24:17.

Los Profetas: Isaías 26:19; 25:8-9; 53:10-12; Joel 2:27-28 y 32; Jonás 2:1-11; Zacarías 6:12-13 y Malaquías 4:2.

Libros Poéticos:

Job 19:25-27; Salmos: 16:8-11; 85:10-11; 91:14-16; 143:11-12; Proverbios 8:35-36; Cantares 2:10-13.

 

Evangelios: Mateo 16:21; 17:22-23; 20:18-19; 27:63-65; Marcos 9:9; 10:33-34; 16:14; Lucas 9:22; 13:32-35; 18:31-33; 22:15-16, 37; 24:45-46; Juan 2:19-22; 10:17-18; 18:35-37; 20:30-31.

Los Hechos: 1:2-3; 2:31-33 y 36; 3:14-16 y 26; 4:10-12 y 33; 5:30-32; 7:52-56; 8:35-36; 9:11 y 21-22; 10:39-43; 13:28-35; 17:2-3, 18-20 y 30-32; 23:6; 24:14-16; 25:19; 26:6-15 y 22-23.

Cartas Paulinas:

Romanos: 1:3-4 y 17; 4:17-25; 5:1-10; 6:3-11.

I Corintios 15:3-10, 40-44 y 50-58; II Corintios 1:5-10; 4:16-18; 5:1-9 y 14-15; 13:4. Gálatas: 2:20-21; 3:1.     Efesios: 1:3 y 19-23; 2:5-7; 4:9-10. Filipenses 3:7-15 y 20-21.

Colosenses 1:4-5, 10 y 27; 2:12-13; 3:1-4.

I Tesalonicenses 1:9-10; 2:19-20; 3:13; 4:13-18;

II Tesalonicenses 1:7-10.

Cartas Pastorales: I Timoteo 4:8-10; II Timoteo 2:8-11; Tito 2:13-14.

 

Epístolas Universales: Hebreos 1:1-4, 8 y 13; 2:9-10 y 15; 7:23-25; 9:28; 10:25; 11:35;

Santiago 1:12 y 18; 5:8;

I Pedro 1:3-4, 7 y 21; 3:18 y 21;

II Pedro 1:11, 14-15 y 16-18; 3:4-14;

I Juan 1:1; 2:1, 17, 25 y 28; 3:2-3;

Judas 14-15, 21y 24-25

En Apocalipsis:

1:4-7 y 18;

5:12-13;

11:18;

19:5-8;

20:4-6;

21:2-4 y 9-11;

22:5, 12, 17 y 21.

 

2.- ¿Por cuáles medios? Hechos 10:39-41; I Juan 3:8.

2.1. María Magdalena (Juan 20:13-17; Marcos 16:9-11). Quebranto de corazón.

2.2. Varias mujeres (Mateo 28:8-10; Lucas 24:1-10; Marcos 16:1). Tristeza.

2.3. Pedro (Marcos 16:7; I Corintios 15:5; Lucas 24:12 y 34). Condenación. 2.4. Caminantes de Emmaús (Lucas 24:13-35). Confusión.

2.5. Diez apóstoles (Lucas 24:36-43; Juan 20:19-23). Miedo.

2.6. A más de 500 hermanos (I Corintios 15:4-6). Escepticismo. (Hechos 1:3-4, 8 y 5:32).

2.7. A Santiago, el hermano del Señor (I Corintios 15:7). Limitación intelectual.

2.8. Tomás (Juan 20:24-29). Incredulidad.

2.9. A siete discípulos (Pedro, Tomás, Natanael, Juan, Jacobo, y dos más; Juan 21:1-4). Desánimo.

2.10. A los once apóstoles (Marcos 14:27-28; Mateo 26:31-33; 28:7; Hechos 13:31; Marcos 4:17). Escándalo: En Griego tiene el significado de apostatar, ofender.

2.11. A los discípulos en Bethania (Lucas 24:45-53; Hechos 1:4-12; Lucas 21:39-41; Marcos 14:25-26; Juan 18:1-2; Mateo 21:16-17; Mateo 26:6-13; Juan 11:2; 12:1-3). Desunión. (Romanos 14:7-9; II Timoteo 1:12).

2.12. Esteban y Pablo (Hechos 6:8-15; 7:54-60; 8:1-3; 9:1-8 y 15-16; I Corintios 15:8-9; I Timoteo 1:16; Hechos 14:29-30; II Corintios 6:4-10; 11:22-29; Filipenses 2:17-18; Romanos 8:35-39; Filipenses 1:20-21; 2:17; II Corintios 1:7-10; I Tesalonicenses 4:17). Peligro de muerte.

 

 

 

3.- ¿Qué garantiza la resurrección?

Autoridad y protección (Efesios 6:10-18).

3.1.1. Cinturón de la Verdad (Juan 8:32; II Corintios 13:8).

3.1.2. Coraza de Justicia (Romanos 8:1 y 31-34; I Juan 4:17-18; Romanos 6:18 y 22).

3.1.3. Calzado apresto del Evangelio de Paz (Romanos 10:15; Isaías 52:7; Romanos 12:11).

3.1.4. Escudo de la Fe (Job 5:19-21; I Juan 5:4-5).

3.1.5. Yelmo de la Salvación (Isaías 30:15; I Tesalonicenses 5:8-9).

3.1.6. Espada del Espíritu (Hebreos 4:12; Romanos 12:21; Mateo 4:4, 7 y 10; Lucas 12:11-12).

3.1.7. Orando en todo tiempo, por el Espíritu (Juan 7:37-39; Hechos 2:32-33; Efesios 6:18; I Corintios 14:14-15; Romanos 8:26-27 y 12:2).

 

 

3.2.1. A María Magdalena-Sandalias del apresto evangelio de la paz (Juan 20:17; Lucas 24:9-11; Mateo 28:8-10; II Corintios 2:9; 7:14-16).

3.2.2. A los caminantes de Emmaús-Yelmo de la Salvación (Lucas 24:13-16, 21, 25-26; Salmo 140:7; I Tesalonicenses 5:8; Isaías 26:12).

3.2.3. A los apóstoles-Cinturón de la Verdad (Lucas 24:45-46; I Pedro 1:13; Isaías 11:5).

3.2.4. A Tomás-Escudo de la Fe (Juan 20:24-31; II Corintios 5:7; Filipenses 1:27-30; I Samuel 14:6-15).

3.2.5. A Pedro-Coraza de Justicia (I Tesalonicenses 5:8; Deuteronomio 11:13-14; II Tesalonicenses 3:3-5; Mateo 6:31-34).

3.2.6. A Esteban y Pablo-Espada del Espíritu (Hechos 7:52-60; 9:4-7; Apocalipsis 1:16 y 19:15). Por ser de dos filos, el Señor le dio a Esteban el Logos; a Pablo la Rhema.

3.2.7. A todos los discípulos-la oración en el Espíritu (Lucas 24:48-53; Hechos1:4-8; 2:4; I Corintios 14:2 y 14; Efesios 6:13 y 18-20).

 

 

4.- ¿Quién es la resurrección?

Es Cristo (Juan 11:25; Filipenses 3:10; Éxodo 33:13-14; Hebreos 11:26-28.

Veamos siete principios que liberan el Poder de la Resurrección, que operaron en la resurrección de Lázaro:

4.1. Rhema (Juan 11:1-4; 5:19-21; 12:49-50; Marcos 12:24; Romanos 10:17).

4.2. Reposo de Fe (Juan 11:5-6; 5:17; 4:34-35; 9:4; 11:5).

4.3. Reacciones correctas (Juan 11:7-10; Lucas 13:31-33).

4.4. Revelación de quién es Cristo (Juan 11: 17-27; Salmo 16:5 y 8-11; Números 10:35; Hechos 20:24).

4.5. Respuesta de la Fe: Diligencia (Juan 11:28-30; Romanos 12:11; Génesis 22:1-3).

4.6. Realidad de la necesidad (Juan 11:11-14, 33-36 y 38).

4.7. Realidad de la Experiencia (Juan 11:39-45) Hay cuatro aspectos que es necesario romper:

4.7.1. Romper todo bloqueo mental (Juan 11:3-40; Santiago 1:6-7).

4.7.2. Romper todo bloqueo emocional (Juan 11:41-42; Colosenses 2:6-7).

4.7.3. Romper toda imposibilidad (Juan 11:43; Romanos 14:17; 10:8-10; II Corintios4:1314).

4.7.4. Romper toda atadura (Juan 11:44-45).

 

5.- ¿Cómo opera la resurrección?

Efesios 1:16-23; 4:10-13.

Siete preposiciones de Cristo en relación con el creyente, a partir de 7 ‘P’:

5.1. Posición: nosotros en Cristo (Efesios 1:18-20; 4:10; Romanos 10:9; Efesios 2:6-7 y 10; 1:3; Colosenses 2:10; 3:1-3; II Corintios 5:17).

5.2. Práctica: Cristo en nosotros (Juan 1:12; I Corintios 6:17; Gálatas 2:20; Romanos 8:10; I Juan 3:9; Romanos 8:1; Gálatas 5:16 y 25; Filipenses 3:3; Romanos 1:9; II Corintios 10:2).

5.3. Principios: Cristo por nosotros (Juan 10:10; 12:24; Gálatas 5:24; Romanos 14:7-9; II Corintios 5:14-15; 4:10-12).

5.4. Pacto Nuevo: Cristo para nosotros (Hebreos 13:20; Romanos 4:16; Hebreos 9:15-18; I Corintios 3:21-23; Efesios 2:18; Hebreos 7:24-26;10:19-23).

5.5. Poder: Cristo sobre nosotros (Efesios 1:21-23; Colosenses 1:17-19; Efesios 4:10-15; Colosenses 2:18-19; 1:28-29; Efesios 5:25-27).

5.6. Persona: Cristo dentro de nosotros (Filipenses 3:10-14; Juan 11:25; Efesios 3:16-17; Juan 14:23; Romanos 8:9 y 29; I Corintios 3:17-18; Gálatas 5:22-23; Filipenses 1:11).

5.7. Presencia: Cristo con nosotros (Mateo 28:20; II Corintios 4:14; 5:6-9; Filipenses 1:23; Romanos 8:11; Hebreos 9:27-28; Filipenses 3:20-21; I Corintios 15:51-58; I Tesalonicenses 4:15 a 5:1 y 23-24).

 

6.- ¿Para qué es la Resurrección?

Para cumplir el triple propósito de la Iglesia:

6.1. Propagación (Marcos16:15-16).

6.2. Habitación (Efesios 2:20-22).

6.3. Revelación (Efesios 3:9-11).

 

6.1. Propagación:

6.1.1. Ser hijos por Su resurrección.- Dios quiere tener muchos hijos (Romanos 1:3-4; Salmo 2:7; Hechos 13:33-35; Hebreos 2:10-13; Romanos 8:29; Santiago 1:18; Juan 1:12-13; I Juan 3:1; Romanos 9:8; I Pedro 1:3; Juan 3:6-8).

6.1.2. Justificados por Su Resurrección.- Dios quiere seguridad para sus hijos (Romanos 4:25 a 5:1-2; I Corintios 15:14; Romanos 5:17-18; Gálatas 2:16).

6.1.3. Santificados por Su Resurrección.- Dios quiere que sus hijos crezcan ( Romanos 6:4; II Corintios 7:1; Romanos 8:29; II Corintios 3:18).

6.1.4. Identificados con Su Resurrección.- Dios quiere que sus hijos sean dignos (Romanos 6:5-6; 1:12; 8:17; Efesios 2:5-7; Colosenses 2:12-13; I Tesalonicenses 2:12; Efesios 4:1; Colosenses 1:10).

6.1.5. Convencidos por Su Resurrección.- Dios nos quiere bajo convicción para convencer a quienes duden (Romanos 6:8; 4:21; II Timoteo 1:12).

6.1.6. Liberados por Su Resurrección.-Dios quiere hijos que le sirvan (Romanos 6:9; 8:2; 6:14; Gálatas 1:4-5; Colosenses 1:13; Gálatas 2:4-5; 5:1; Juan 8:36; Gálatas 5:13; I Corintios 8:9; Romanos 6:16-22; Hebreos 9:14).

6.1.7. En comunión por Su Resurrección.- Dios quiere intimidad con sus hijos (Romanos 6:10; I Corintios 11:26; 10:16-17; Hebreos 10:19-25).

6.1.8. Confesión de Su Resurrección.- Dios quiere que confesemos siempre Su Resurrección (Romanos 6:11; Hebreos 12:3-4; Mateo 10:32; Lucas 12:8-9; Romanos 10:8-11; I Timoteo 6:12-15; I Corintios 1:18-22).

6.1.9. Cese del reino del pecado por Su Resurrección.- Dios quiere que vivamos la vida resucitada (Romanos 6:12 y 14; 7:6; 8:2-9; I Juan 3:4-9; Santiago 4:17).

6.1.10. Fortaleciendo la vida nueva.- Dios quiere que nos movamos en los recursos de la Resurrección (Romanos 6:13; 13:12-14; II Corintios 6:7; 10:3-5; Efesios 6:11-13; Colosenses 1:27-29).

6.1.11. Propiedad Suya por Su Resurrección.- Dios quiere que disfrutemos saber quiénes somos (Romanos 7:4; 11:36; 14:7-9; I Corintios 3:21-23; 6:19-20; Filipenses 4:19; Romanos 8:38-39).

6.1.12. Traspaso por Su Resurrección.- Dios quiere que vivamos para la Resurrección (Romanos 8:11 y 23; Juan 8:51; 11:23-27; Colosenses 3:4; Filipenses 3:20-21; I Tesalonicenses 4:15-17; Juan 5:28-29; Daniel 12:2; Apocalipsis 20:13-15).

 

6.- ¿Para qué es la Resurrección?

Para cumplir el triple propósito de la Iglesia:

6.2. Habitación (Efesios 2:20-22; Éxodo 25:8; 33:13; Salmo 103:7; 68:24; Hechos 2:28; Salmo 81:13-16). Veamos el Tabernáculo:

6.2.1. El Altar de Bronce: Éste es el camino de la resurrección para el hombre nuevo (Éxodo 38:1-6; Romanos 12:1-2; Efesios 5:1-2; Hebreos 13:12-13; I Pedro 2:21; I Corintios 9:24-27; Romanos 8:12-14).

6.2.2. La Fuente de Bronce: El camino de preparación para el servicio de la Resurrección (Éxodo 30:18-21; 38:8; Santiago 1:23-25; Juan 15:3; Efesios 5:26; I Pedro 1:15-17).

6.2.3. La tienda cubierta: La Obra de la Resurrección (Éxodo 26:30-37; Hebreos 3:1-6; 8:5; I Timoteo 1:13; II Timoteo 2:15).

6.2.4. La Mesa de los panes: El camino para impartir la sana doctrina (Éxodo 25:23-30; Levítico 24:5-9; Mateo 16:11-12; Proverbios 30:6; Deuteronomio 4:2; Apocalipsis 22:18; Eclesiastés 3:14).

6.2.5. El Candelero de oro: El Testimonio de la Resurrección (Éxodo 25:31 y 39-40; 27:20-21; Efesios 4:7-13; I Corintios 4:1-2; Tito 1:7-9; I Pedro 4:10-11; 5:1-4; Efesios 3:5-7).

6.2.6. El Altar de Oro para el incienso: El Camino para la adoración de la Resurrección (Éxodo 30:1 y 6-10; Hebreos 9:1-4; Levítico 16:12-14; 4:6-7; Efesios 1:20-21 con 2:4-7; Éxodo 30:34-38; Hebreos 9:6-8; Romanos 12:1-2; Efesios 6:19-20; Colosenses 3:16-17; Salmo 87:7).

6.2.7. El Arca del Pacto: El camino para obtener y mantener las maravillas de la Resurrección y Glorias de Dios (Éxodo 25:10, 16 y 22; Hebreos 9:4-5; I Juan 4:17; I Corintios 1:30).

 

6.2.7.1. El Maná: prefigura a Cristo resucitado como la sabiduría de Dios (Éxodo 16:33-35; I Corintios 10:11; Colosenses 2:3; Salmo 17:7; I Corintios 1:24; 2:14-16; Romanos 12:1-2; Colosenses 1:9-11; Salmo 119:98; I Corintios 2:4-6 y 1:20-21).

6.2.7.2. La Vara de Aarón que reverdeció: prefigura a Cristo, siendo en nosotros justificación (Números 17:1-10; Salmo 19:7; Colosenses 2:13; Romanos 5:9-10; 6:3-5 y 7-11).

6.2.7.3. Las Tablas de la Ley: prefigura a Cristo, siendo en nosotros santificación (Éxodo 25:6, 21; 34:27-29; 40:20-21; Hebreos 10:16; II Corintios 3:3; II Corintios 3:18; Gálatas 5:22-23).

6.2.7.4. El Propiciatorio o Asiento de Misericordia: prefigura a Cristo, siendo en nosotros redención, por Su Sangre (Éxodo 25:18-22; Levítico 16:14-15; Gálatas 3:13; Efesios 4:30; I Pedro 1:18; Romanos 6:8 y 22; Efesios 1:14; Colosenses 3:23-24; Romanos 8:23; Hebreos 9:12; Números 7:89).

 

6.- ¿Para qué es la Resurrección?

Para cumplir el triple propósito de la Iglesia:

6.3. Revelación.- Este punto lo vamos a ver desde la perspectiva del Señor Jesús en esta tierra, y diferentes sucesos específicos de Su vida (Juan 12:24; I Pedro 2:21):

6.3.1. Su Nacimiento.- Mateo 1:18-21; Filipenses 2:5-7; humanarse habla de que se anonadó (II Corintios 5:16-17).

Juan 1:11-14. Para nosotros se da el proceso cuando venimos al arrepentimiento y a la fe para participar del nuevo nacimiento.

6.3.2. Su huída a Egipto (Mateo 2:13-23) Egipto es figura del mundo. Todos debemos pasar por un conflicto con el mundo (Gálatas 6:14; Efesios 5:1-12).

6.3.3. Su niñez y juventud, hasta los 30 años de edad (Lucas 2:41-42). Años de sometimiento a sus padres, y una vida oculta (Deuteronomio 17:15 y 18-20; Salmo 1:1-3; 19:7-11).

Para nosotros es necesario someter la carne, a fin de liberar la vida abundante en Cristo (I Pedro 1:22; 2:7-8).

6.3.4. Su bautismo en agua (Mateo 3:13-17).- Fue voluntario; “...el hacer tu voluntad Dios mío me ha agradado...”

Para el creyente es necesario pasar por el ciclo de muerte a la vida propia, sepultura y resurrección a la vida de servicio verdadero (Marcos 10:35-45; II Corintios 6:8-13; Filipenses 2:12-13).

6.3.5. Su tentación en el desierto (Mateo 4:1-11).- Por cuarenta días fue sometido a toda clase de presiones (Hebreos 4:15; 2:18; Lucas 4:13-15).

Nosotros también debemos ser probados, para ser aprobados (I Pedro 5:6-11; Santiago 1:12-18).

6.3.6. Su muerte en la cruz y su resurrección (Mateo 27:50, 57-60 y 28:1-7).- El Señor experimentó la muerte en la cruz y su alma el infierno (Romanos 4:29 a 5:2; Hebreos 10:19-23; II Timoteo 1:10; Efesios 2:4-7; II Corintios 12:9-10).

El creyente debe quitar toda reserva, para que Cristo pueda vivir a través de aquel (Romanos 6:3-4; Colosenses 2:12; Romanos 14:7-9).

6.3.7. La muerte, sepultura y resurrección de su cuerpo que es su Iglesia (Hechos 3:20-21; II Timoteo2:11).- La restauración sólo se puede dar mediante el ciclo de muerte sepultura y resurrección (Efesios 1:9-10).

La Iglesia ha pasado este proceso, a lo largo de toda su Historia.

6.3.7. Los mensajes de Apocalipsis a las siete iglesias nos muestran este ciclo, para cernir a la Iglesia:

6.3.7.1. De la apostasía a la Reforma (Hechos 20:29-32; Apocalipsis 2:1-7, 8-11, 12-17 y 18-29). La Reforma trajo la resurrección, después del oscurantismo.

6.3.7.2. De la Reforma, con el protestantismo (Apocalipsis 3:1-6) y el surgimiento de las iglesias evangélicas, al pentecostalismo e iglesias carismáticas (Apocalipsis 3:7-13). Se derriban las barreras de la organización La Palabra es la clave de los avivamientos.

6.3.7.3. La séptima iglesia (Laodicea), la cual corresponde a nuestra época (Apocalipsis 3:18-21) debe pasar por el mismo proceso (muerte, sepultura y resurrección), a fin de que surjan de ella los vencedores, a manera de primicias de la iglesia o la iglesia de los primogénitos (Apocalipsis 14:1-5).

6.3.7.4. La iglesia, en general, que no fue tomada por primicias, al no estar apercibida, pasará por el proceso de muerte, sepultura y resurrección, mediante la primera mitad de la Gran Tribulación (Apocalipsis 12:13-17; 7:13-17). Los vencedores de esta etapa final reinarán con Cristo por mil años.

 

  1. ¿El Cuándo de la Resurrección?

Hay cuatro aspectos a cubrir, para tener una respuesta escrituraria completa, acerca de los tiempos de la resurrección. Para comprender los tiempos en los que el poder de la resurrección es liberado, a fin de que la iglesia cumpla los propósitos de Dios, y alcance su plenitud, debemos estudiarlo a partir de las cuatro estaciones del año Génesis 1:14).

Después veremos estos cuatro tiempos en sentido figurado, para liberar ese poder ahora. Y también las veremos en sentido literal, pues aún cuando todos los hombres (justos e injustos) resucitarán, hay un orden perfectamente determinado, en que sucederán las diferentes resurrecciones, con propósitos y destinos diferentes.

 

7.1. Así como tenemos cuatro estaciones en el año, también tenemos diferentes tiempos de resurrección:

7.1.1. La Primavera es el tiempo de los retoños y todo lo seco reverdece; es tiempo de propagación, del surgimiento de vida nueva.

7.1.2. El Verano es tiempo de labranza; el tiempo del calor; tiempo del estío y de las lluvias.

7.1.3. El otoño es el tiempo del fruto; de las cosechas; de llenar los graneros.

7.1.4 El invierno es tiempo del reposo; del frío; del hogar y de las cosas cumplidas; es el tiempo de la etapa final.

 

7.1. En el N.T. Dios nos muestra cuatro juegos de nueve; ellos se relacionan con estos tiempos de manifestación del poder de la resurrección, en el tiempo de la Iglesia:

  1. La Gran Comisión;
  2. Las Bienaventuranzas;
  3. El Fruto del Espíritu; y
  4. Los Dones del E.S.

 

7.1.1. Los Nueve Puntos de la Gran Comisión:

Como la primavera, La Gran Comisión nos muestra la Gloria del Nombre de Cristo, que libera el poder de la resurrección, manifestando lo que Él hace, por medio de sus hijos obedientes. Los nueve puntos nos llevan en un proceso de multiplicación constante (Marcos 16:16-18 y Mateo 28:19-20). LA GLORIA DE SU NOMBRE.

7.1.1.1. “...Id por todo el mundo...predicad a toda criatura...” Desde nuestros lugares de origen, extendiéndonos hasta los lugares más recónditos. (Hechos 1:8; 2:32-33).

7.1.1.2. “...doctrinad a las gentes...” Impartir la sana doctrina a las iglesias locales, hasta que lleguen al conocimiento de todo el consejo de Dios. (Hechos 20:26-27).

7.1.1.3. “...bautizándolos...” Llevar a cada creyente a la práctica de su fe, mediante el discipulado; éste inicia con el bautismo en agua: prefigura de muerte sepultura y resurrección.

7.1.1.4. “...enseñándoles que guarden todas estas cosas...” La enseñanza es muy importante, y la disciplina como parte de ella.

Los siguientes cinco puntos muestran los recursos de la Gran Comisión:

7.1.1.5. “En mi Nombre echarán fuera demonios...” Liberando de raíz a las gentes: Así fue liberado Israel de Faraón y Egipto. (Lucas 10:18-20).

7.1.1.6. “En mi Nombre ...hablarán nuevas lenguas...”

Esto es Adoración Verdadera y los doce beneficios de orar en lenguas, para andar en el Espíritu

7.1.1.7. “En mi Nombre ... tomarán en sus manos serpientes...”

Ello significa ejercer dominio y mantener el control sobre la naturaleza y lo que ella representa en lo espiritual.

7.1.1.8. “En mi Nombre ... si bebieren cosa mortífera (Alimentos contaminados; medicamentos caducados y/o no propios), no les dañará...”

Tenemos dominio sobre el reino químico. Estamos bajo protección, en tanto se cumple la voluntad de Dios.

7.1.1.9. “En mi Nombre ... pondrán las manos sobre los enfermos y estos sanarán...”

Romper las deficiencias y males orgánicos para restaurar el Orden Divino en los cuerpos y almas.

7.1.2. Las nueve Bienaventuranzas:

Como el verano es un tiempo de labranza, al calor del día, con esperanza de la lluvia, el grano debe morir y  pudrirse, para que surja nueva vida que fructifique (Mateo 5:1-12). Así, las nueve bienaventuranzas nos enseñan cómo heredar las bendiciones de Dios (Mateo 5:1-12). LA GLORIA DE SU PALABRA.

7.1.2.1. “Bienaventurados los pobres en espíritu...” se refiere a la actitud; su pobreza es sinónimo de humildad: ésta es la clave para reinar con Cristo: Cristo fue vencedor al humillarse y morir como el Cordero de Dios.

7.1.2.2. “Bienaventurados los que lloran...” Llorar nos muestra la actitud del intercesor, quien se identifica con el dolor y sufrimiento humanos; los que lloran pueden remover las cosas difíciles, para establecer la voluntad de Dios. Es un maravilloso consuelo, cuando llegan las respuestas de Dios.

7.1.2.3. “Bienaventurados los mansos...” La mansedumbre no resiste el mal; pone la otra mejilla; camina una milla extra; tiene contentamiento con todo lo que viene de Dios, por difícil que sea. A los mansos no les daña la abundancia ni las riquezas.

7.1.2.4. “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia...” El progreso es el resultado de un anhelo de tener más. Quien tiene metas altas pugnará por alcanzarlas y lograr los estándares de Dios: Menos que eso no le saciará.

7.1.2.5. “Bienaventurados los misericordiosos...” Compasión; ternura, comprensión, son claves para que Dios tenga misericordia (Proverbios 11:17; Romanos 12:8; I Pedro 3:8-9).

7.1.2.6. “Bienaventurados los de limpio corazón...” Sin doblez de ánimo; sin engaño ni fingimiento; ello nos da visión espiritual (Hebreos 12:14). Miopía y ceguera vienen de un corazón contaminado (II Pedro 1:8-10).

7.1.2.7. “Bienaventurados los pacificadores... serán llamados ouios de Dios.” Los que buscan la paz y la siguen (I Pedro 3:10-11); los que son guiados por el Espíritu de Dios (Romanos 8:14). La madurez es resultado de constante edificación. Oremos por nuestros gobernantes para tener tiempos de paz, ya que los tiempos de paz son los más propicios para edificar las iglesias (I Timoteo 2:1-3; Hechos 9:31).

7.1.2.8. “Bienaventurados los que sufren persecución...” Fidelidad es la Fe que se mantiene firme, bajo la presión del rechazo y de la persecución (I Pedro 3:13-14, 16-17; 4:14-16 y II Timoteo 3:12).

7.1.2.9. “Bienaventurados los que son vituperados, perseguidos y difamados por causa de Cristo...” Cuando el creyente no retrocede, la oposición del diablo provoca más la Gloria de Dios (I Pedro 4:12-13; 5:6-9 y 11). En la tierra, victoria y gloria, y en los cielos galardones y coronas (Romanos 8:17-18).

 

7.1.3. El Fruto del Espíritu:

El otoño es el tiempo de recoger el fruto, de cosechar y llenar los graneros; así, el fruto del Espíritu nos va a mostrar lo que Dios es en el creyente: LA GLORIA DE SU VIDA. Lo que Dios es dentro de nosotros.

El carácter se define por la manera de ser de una persona; es decir: lo que siente, lo que piensa, y lo que hace o actúa.

Amor, Gozo, Paz: Lo que Cristo siente;

Paciencia, Bondad, Benignidad: Lo que Cristo piensa;

Fe, Mansedumbre, Templanza: cómo actúa Cristo.

 

7.1.3.1. Amor: desde nuestro espíritu ejerce Su influencia sobre las emociones del alma, hasta transformarla en Su semejanza. La madurez es una alma transformada que siente lo mismo que Cristo por los perdidos, por Su Iglesia y por Su Padre Celestial (II Corintios 5:14; Efesios 3:19).

7.1.3.2. Gozo: otra emoción del corazón de Cristo que va llenando el corazón del creyente, a medida que éste se rinde a
Él. Se puede gozar cuando ve contento a Dios por alcanzar sus motivos (Gálatas 6:4 kauchëma significa satisfacción o regocijo por lo hecho).

7.1.3.3. Paz: sentimiento de Cristo que mantiene el alma serena, aún ante circunstancias      adversas (Filipenses 4:7; 3:15).

7.1.3.4. Paciencia: También se ha traducido por Tolerancia: Conforma nuestros pensamientos a la manera de los pensamientos de Cristo.

Paciencia o Tolerancia: Es la capacidad de evaluar las desviaciones del estándar, sin perder el propósito. No cede, pero comprende la debilidad o incapacidad de alcanzarlo. Dios nos tolera, pero no desiste de su propósito: llevarnos a Su estándar. Así, comprendemos las fallas de los demás y les ayudamos a superarlas (II Corintios 6:6; Lucas 18:7).

7.1.3.5. Benignidad: Una forma de pensar que no puede admitir un mal pensamiento (Lucas 6:35; I Pedro 2:3). De permitir a Dios obrar Su carácter en nuestra alma, seremos benignos: no tendremos a los hombres por adversarios, sino al maligno que opera en la carne.

7.1.3.6. Bondad: Pensar bien para lograr un beneficio a favor del hombre; esto también es parte de la mente de Cristo (Jeremías 29:11 antigua versión RV). Al vivir Cristo en el creyente, y al aflorar el carácter de Cristo en éste, el creyente se vuelve bondadoso, y piensa bien de la gente, para bendecirla.

7.1.3.7. Fe: Ésta se ve por las obras; es decir, lleva a cabo lo que sintió y pensó (Santiago 2:17). El creyente con el fruto Fe es activo, práctico, diligente.

7.1.3.8. Mansedumbre: Cristo fue y es el Hombre más manso de todos los hombres (Mateo 11:29). La mansedumbre no reacciona bruscamente; obra con delicadeza, con ternura; no toma en cuenta las ofensas. Así, el creyente puede ser restaurador, aún de quienes se resisten (II Corintios 10:1; Gálatas 6:1; II Timoteo 2:24).

7.1.3.9. Templanza o Dominio Propio: No dejarse llevar por impulsos; actuar sin perder el control; actuar con reposo. La templanza se logra, dejando vivir a Cristo Su vida en nosotros (II Timoteo 1:7; I Timoteo 3:2; Tito 1:8).

 

7.1.4. Los Nueve Dones del Espíritu:

Como el invierno (estación de reposo y recogimiento; de obras cumplidas y metas alcanzadas), los nueve dones del E.S. nos comunican la habilidad de Cristo para llevar a cabo plenamente los tres propósitos de Dios para Su Iglesia: Revelación (Ciencia, Sabiduría, Discernimiento de espíritus), Propagación (Fe, Sanidades, Milagros) y Habitación (Géneros de Lenguas, Interpretación de Lenguas, Profecía).

A través de los dones espirituales, el creyente va a mostrar lo que Dios es con él (LA GLORIA DE SU PRESENCIA) hasta que Él venga (I Corintios 12:7-12).

A diferencia del fruto (éste –el fruto- debe ser desarrollado en cada creyente), los dones son repartidos entre los creyentes que integran una iglesia local. Así se complementan y, en conjunto, muestran la habilidad de Cristo.

Los dones van a ser repartidos por el E.S. de acuerdo con la función que desarrollará cada uno como miembro del cuerpo de Cristo (Romanos 12:3-6).

 

7.1.4.1. Ciencia: Dice el qué: revelación de una parte específica del conocimiento de Dios, para una situación particular. Viene a la mente del creyente, sin intervención de la voluntad o deseo; es una acción directa del E.S. Descubre los planes del diablo; descubre circunstancias adversas, para interceder (Proverbios 14:15; 22:3; Isaías 40:14; Santiago 3:13).

7.1.4.2. Sabiduría: Revelación de cómo usar correcta y adecuadamente el conocimiento, a fin de alcanzar buenos resultados, de acuerdo con la voluntad de Dios. Espíritu de Consejo, para pastorear y resolver problemas. Es palabra específica para el problema específico. Dice el cómo para usar el qué.

7.1.4.3. Discernimiento de espíritus: Discierne demonios y sus acciones; y el espíritu y la actitud de las personas. Es un excelente olfato, para mantener libre a la iglesia de contaminación espiritual.

7.1.4.4. Fe: don de poder para obrar la voluntad creativa de Dios. Provoca el suceso de cosas que son imposibles de manera natural (Mateo 21:19; Hechos 13:9-11; Marcos 4:39).

7.1.4.5. Milagros: Otro don de poder, en especial para cumplir el propósito de propagación (Hechos 5:12; 6:8; 3:6-8; Marcos 14:25-29; Juan 9:6-7).

7.1.4.6. Dones de Sanidades: dones de poder para sanar las diferentes enfermedades, sobre todo de quienes son evangelizados (Hechos 5:15-16; 19:11-12; 28:8-9).

7.1.4.7. Profecía: Es un don que cumple el propósito de habitación y presencia de Dios. Da palabras para edificación, exhortación y consolación (I Corintios 14:1, 3, 5, 22-25): a) Todos pueden profetizar; b) don vocacional de profecía; c) don espiritual; y d) don ministerial o Profeta.

7.1.4.8. Géneros de Lenguas: dirigido a incrédulos y/o escépticos; señal de que Dios está presente y habla (I Corintios 14:21-22). Siempre debe operar acompañado del don de interpretación.

7.1.4.9. Interpretación de Lenguas: Siempre acompaña al don de Géneros de Lenguas. Interpreta y puede dar el mensaje, aún en el idioma nativo de la iglesia local, para edificar a los oyentes (I Corintios 14:27-28 y 12-13).

 

7.2. La Resurrección y la Gloria de Dios: Nuevamente encontramos cuatro tiempos, y esta vez, en la perspectiva del resplandor de la Gloria de Dios. Cada expresión de la Gloria de Dios tiene un modelo:

La Resurrección y la Gloria de Dios: Nuevamente encontramos cuatro tiempos, y esta vez, en la perspectiva del resplandor de la Gloria de Dios. Cada expresión de la Gloria de Dios tiene un modelo:

7.2.1. LA GLORIA DE SU NOMBRE:

La Biblia registra doce casos de resurrección que muestran el Poder de la Resurrección, el cumplimiento de la voluntad de Dios:

7.2.1.1. Isaac (Génesis 22:10-14): Inmediatamente, Abraham obedeció, sin reservas (Hebreos 11:17-19; Santiago 2:21-23; Romanos 4:20-22). Esfera de acción: Las cosas imposibles (Génesis 18:10-14; Juan 8:39, y 51-56).

7.2.1.2. Hijo de la Viuda de Sarepta (I Reyes 17:7-22).

Esfera de acción: Las circunstancias (Salmo 31:6; Romanos 8:28).

7.2.1.2. Hijo de la Viuda de Sarepta (I Reyes 17:7-22).

Esfera de acción: Las circunstancias (Salmo 31:6; Romanos 8:28).

7.2.1.3. Hijo de la Sunamita (II Reyes 4:8-37). “...Quien diere un vaso de agua a Profeta, merced de Profeta recibirá...” (Mateo 10:40-42).

Esfera de Acción: Lo Vocacional (Romanos 12:5-13; I Corintios 12:20-30; Colosenses 3:23-25; Juan 12:26).

7.2.1.4. Un israelita en la tumba de Eliseo (II Reyes 13:20-21): La palabra usada Ishs significa que era un hombre respetable o líder. (II Reyes 1:1 y 3:7; Deuteronomio 23:3-6).

Esfera de Acción: Lo Financiero (Salmo 23:5; 37:18-19; 78:19-29; Mateo 6:31-34: I Timoteo 6:6).

7.2.1.5. Jonás (1:10 a 2:11, 3:1-10): Nínive era una ciudad pecadora; su rey escuchó el mensaje. Jonás murió y resucitó.

Esfera de Acción: Lo Político (Mateo 12:38-41; I Timoteo 2:1-3; Romanos 13:1-6; Juan 19:10-12; I Pedro 2:17-18; Proverbios 8:15-16; Daniel 2:21; Hechos 9:31).

7.2.1.6. Hijo de la viuda de Naín (Lucas 7:11-16): La compasión de Cristo trascendió lo terrenal (Juan 5:19-21, 16-17 y 30).

Esfera de acción: Del Espíritu (Lucas 9:55-56; Mateo 18:11-14; Efesios 1:3; II Corintios 4:16-18).

7.2.1.7. Las niñas de doce años (Mateo 9:18-26; Marcos 5:22-43; Lucas 8:41-56): Estos milagros corresponden a la serie de varios milagros dobles hechos por el Señor.

Esfera de acción: Del Alma (Salmo 142:3 y 31:7).

7.2.1.8. Lázaro (Juan 11:14-48): Después de tres días, los órganos de Lázaro estaban en total estado de descomposición.

Esfera de Acción: De lo Físico (Juan 12:1, 10-11 y 17-19).

7.2.1.9. Dorcas (Hechos 9:36-43): Trajo ánimo y consolación su resurrección.

Esfera de acción: Sobre la oposición al entendimiento del Reino (Su amplitud o Anchura) (Juan 10:10). El Evangelio se basa en el poder de la muerte, sepultura y resurrección. Las tinieblas fueron rasgadas.

7.2.1.10. Pablo (II Corintios 11:23-25; Hechos 14:19-20 y 22): Sufrió varias muertes (II Corintios 12:2-4).

Esfera de acción: Sobre la oposición a la continuidad del Reino (La Longura del Reino) (Filipenses 1:20-26; Hechos 20:23-24; 23:10-11; II Timoteo 4:6-8).

 

 

 

7.2.1.11. Eutico (Hechos 20:7-12 y 25-28): Pablo deseaba darles todo lo que pudieran recibir (versículos. 31-32); era su último viaje.

Esfera de acción: Sobre la oposición a la calidad del Reino (Profundidad del Reino). Pablo fue un ministro muy completo: (Efesios 3:1-5; 4:7) Predicador (Evangelista), Apóstol y Maestro (I Timoteo 2:7); Profeta (Hechos 13:1 con 16:9-10) y Pastor (I Tesalonicenses 2:7-12).

7.2.1.12. Los dos Testigos (Apocalipsis 11:3-7, 10-12 y 16-17); ¿quiénes son? (Deuteronomio 34:5-6; Judas 9; II Reyes 2:11; Malaquías 4:5-6; Mateo 17:1-8; Marcos 9:1-8; Lucas 9:28-35; Mateo 24:29-31).

Esfera de Acción: Sobre la oposición a la soberanía del Reino (La Altura del Reino). II Tesalonicenses 2:3-13; Apocalipsis 6:9-11; 15:3-4; 19:11 a 20:3

 

7.2.2. LA GLORIA DE SU PALABRA: Cristo le da a Su Iglesia diferentes beneficios de la Resurrección; esto lo vemos en sus apariciones como Cristo Resucitado.

7.2.2.1. Ante María Magdalena (Juan 20:17): “...di a mis hermanos...” Así se abre la Iglesia como Su Reino. Dios nos engendró por medio de la Resurrección (Juan 1:4-5 y 9-13; Hebreos 2:9-13). El Reino de Dios está formado de los hijos del Reino.

7.2.2.2. Las otras mujeres que fueron al sepulcro (Mateo 28:9-10): “...que vayan a Galilea...” El lugar de la cita, para recibir la Gran Comisión; cómo hacer crecer el Reino. El Reino de Dios requiere de que los hijos de Dios se separen del mundo para formar el Reino de Dios.

7.2.2.3. Los caminantes de Emmaús (Lucas 24:13-27; Hechos 3:18 y 24; 13:29 y 26:22-23; Mateo 5:17-18): Les abrió las Escrituras, y en Él se cumplieron las mismas Escrituras. La Palabra define las fronteras o límites del Reino de Dios (Colosenses 1:13; Romanos 7:6).

7.2.2.4. Los Apóstoles (Lucas24:36-39; Juan 20:19-23). Les abrió los sentidos, para que fuesen sus testigos (Hechos 1:22; 2:32; 3:15; 4:33; 5:32; 10:39-41; 13:31) para que se constituyeran en la luz del Reino de Dios.

7.2.2.5. Tomás (Juan 20:36). Creer nos hace bienaventurados. La Fe es la clave para liberar el poder del Reino de Dios.

7.2.2.6. Pedro y seis discípulos más (Juan 21:5-6 y 12-22). El Señor había anunciado a Pedro que le buscaría en Galilea (Marcos 16:7) y lo buscó en el Mar de Galilea; ahí le restauró, le retó a usar las llaves del reino (Mateo 4:18-20; 16:15-20), las cuales son una parte de la comisión del Reino.

7.2.2.7. A los Apóstoles en Galilea (Mateo 28:16-20; Marcos 16:15-18). Ahí les entregó La Gran Comisión, con el propósito de llenar al mundo con hijos del Reino, como parte de la comisión del Reino.

7.2.2.8. A todos los discípulos (Hechos 1:6-8; Lucas 24:45-47; I Corintios 15:6). Esto fue en Bethania; más de 500 discípulos; les anuncia el Bautismo en E.S. La tercera parte de la comisión del Reino es la clave para alcanzar la madurez del Reino.

7.2.2.9. El Reposo del Reino se da en cuatro apariciones de Cristo resucitado.

A Saulo de Tarso (Hechos 9:1-6). Cristo lo introduce en el Reposo del Reino, y luego lo llama a predicar (Hechos 9:10-16 y 26:13-18).

7.2.2.10. A Pablo (II Corintios 12:2-10). El aguijón de su carne lo aseguró para permanecer dentro de la gracia de Dios. Así, Pablo estableció la dependencia total de la Gracia, para experimentar la Revelación del Reino.

7.2.2.11. A Pablo, estando prisionero (Hechos 23:10-11). Después de varios años preso, Pablo apeló a César, y todo lo encaminó Dios para Su propósito (Hechos 25:11-12; 26:32). Reposo para cumplir su servicio en el Reino de Dios..

7.2.2.12. A Pablo, prisionero en el barco (Hechos 27:21-25). Reposo ante el peligro de la muerte. De Roma surgieron cartas para las iglesias de su tiempo y para la Iglesia de todos los tiempos. Reposo al alcanzar la plenitud del Reino de Dios.

 

 

 

7.2.3. LA GLORIA DE SU VIDA.- En este apartado veremos cuándo opera la resurrección en la vida de cada creyente, a través de siete etapas, en las que se puede experimentar La Gloria de Su Vida Resucitada.

7.2.3.1. En la Regeneración (Colosenses 2:13-15). Al ser perdonados y recibir la salvación, pasamos de muerte a vida. Nuestro espíritu fue regenerado, al unirse al de Cristo.

7.2.3.2. En el despertar de un sueño espiritual (Efesios 5:14). En casos de decaimiento, necesitamos despertar a una vida abundante de comunión con Dios (Romanos 13:11-14).

7.2.3.3. Mediante el ciclo de muerte, sepultura y resurrección (Mateo 2:19-21). A fin de experimentar mayor autoridad espiritual.

7.2.3.4. Mediante avivamiento (Salmo 43:5). Por causa del cansancio, resultado de las duras batallas, Dios tiene tiempos de frescura espiritual para renovarnos (Salmo 68:9).

7.2.3.5. Mediante Restauración (Esdras 1:1). Por causa del esfuerzo propio de la vida natural, que trata de agradar a Dios, viene frustración, pero Restauración es la manera de llevarnos a más, por encima de nuestras deficiencias y limitaciones (Gálatas 6:1).

7.2.3.6. Impartiendo vida resucitada a todo nuestro ser:

7.2.3.6.1. Al espíritu (Hechos 19:21), al responder al llamado de Dios personal (Hechos 20:22; Romanos 1:9; 12:11).

7.2.3.6. Impartiendo vida resucitada a todo nuestro ser:

7.2.3.6.2. Al alma (Proverbios 12:25), para levantarla y animarla, cuando se abate (Salmo 42:5 y 11; 43:5; Hechos 14:22; Filipenses 1:14).

7.2.3.6. Impartiendo vida resucitada a todo nuestro ser:

7.2.3.6.3. Al cuerpo (Romanos 8:11), El Espíritu de Cristo que mora en nosotros vivificará nuestros cuerpos mortales ahora y en el día de la resurrección.

7.2.3.7. Resplandeciendo (Isaías 60:1). En tanto seguimos viviendo en esta tierra, y esperando Su Gloriosa venida y el rapto de los vencedores, debemos brillar con el poder de su resurrección (Colosenses 3:1-4).

 

7.2.4. LA GLORIA DE SU PRESENCIA. Todos los hombres resucitarán (Daniel 12:12-13; Juan 5:28-29), pero no todos en el mismo tiempo, ni para el mismo destino (I Tesalonicenses 5:1; I Corintios 15:20-26).

Para entender los tiempos de las diferentes resurrecciones, la clave se conoce a partir de los tres roles de Cristo el Ungido: Profeta, Sacerdote y Rey (I Reyes 19:16; Éxodo 29:4-7 y 40:15; y I Samuel 16:1-14; 10:1 y 15:1).

7.2.4.1. En el pasado: durante su ministerio terrenal, el Mesías recibió la unción de Profeta, para hablar las palabras de Dios (Deuteronomio 18:15-18; Hechos 3:22-23; 7:37; Mateo 13:57; 14:5: 21:11; Lucas 4:17-19; 7:16; 13:33; Juan 6:14; 7:40; 9:17; Hebreos 1:1-2).

Al concluir su ministerio profético, vino a) su propia resurrección, y b) la de los santos del A.T. o Vencedores del A.T. (enlistados en Hebreos 11). Esa fue la mejor resurrección de ellos (Hebreos 6:18-20; Colosenses 1:18; Mateo 27:53; Isaías 26:19; Hebreos 11:35).

7.2.4.2. En el presente, desde su sacrificio y exaltación, y durante todo el tiempo de la Iglesia, Él está ejerciendo Su Sacerdocio (Romanos 8:31-34; Hebreos 2:17; 3:1; 4:14-15; 5:5-10; 6:20; 7:11, 17 y 26-28; 8:1; 9:11-12; y 10:21).

Al concluir su ministerio sacerdotal y cerrarse la era de la Iglesia, habrá dos resurrecciones, de los integrantes de toda la Iglesia: a) Los Vencedores (Mateo 24:27-28; Apocalipsis 3:21), y b) a la mitad de la Gran Tribulación, todos los que son de Cristo (Mateo 24:29-31 y Apocalipsis 7:9-15).

7.2.4.3. En el Futuro. Cuando regrese, con las nubes, y retorne a pisar la tierra, el Señor vendrá a reinar por mil años. El Rey que espera Israel (Daniel 9:24; I Timoteo 6:15; Apocalipsis 17:14; 19:11-21; 20:4-6

Al concluir el reinado milenial de Cristo, también habrá dos resurrecciones: a) Los justos que aún no participan de resurrección (santos del A.T. (Apocalipsis 7:4-8; Génesis 49:16-18), los salvos del milenio (Isaías 25:8-9; Apocalipsis 20:5-6); y b) todos los perdidos de todas las edades (Apocalipsis 20:11-15; II Tesalonicenses 1:9).