{Estos apuntes fueron tomados de enseñanzas ministradas por el Hermano Nicolás Ruíz Bedolla, en la Iglesia Cristiana Neotestamentaria CRISTO EL BUEN PASTOR. Todas las referencias bíblicas son tomadas de la Antigua Versión de Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, conocida comúnmente como “Versión Antigua”, a menos que se haga alguna cita diferente}

En el libro de Génesis, capítulo 24, nosotros encontramos una acción de Abraham a fin de buscar esposa para su hijo Isaac.  Abraham juramentó a Eliezer; es decir, le hizo jurar para que Isaac de fuese llevado a Ur de los Caldeos, pero que tampoco se mezclara Isaac con alguna mujer de Canaán.  Y es que la intención de Abraham se justificaba en dos motivos primordiales: 1.-  Canaán tipificaba el lugar de las promesas de Dios; Canaán prefiguraba “los lugares celestiales con Cristo”; por tanto, no era conveniente que Isaac descendiese del lugar de las promesas.  Es decir, Abraham no deseaba que Isaac bajase sus niveles espirituales para buscar y encontrar esposa.  Pero además, 2.-  En Canaán habitaban tribus abominables a los ojos de Dios; estas tribus eran idólatras, y Abraham tampoco deseaba que su hijo se contaminara con la idolatría de esas gentes.

Así, el juramento obtenido por Abraham de parte de Eliezer tenía sentido:  No hacer descender de su nivel espiritual a Isaac, pero también evitar que él se contaminara con la idolatría de las gentes de Canaán.

¿Cómo podemos estar seguros de que la elección hecha es de la pareja que Dios ha elegido, o es la pareja correcta?  Para ello, podemos ver una pauta definida que nos permitirá hacer una elección correcta.  Abraham es figura del Padre Celestial; Isaac es figura de Cristo; y Eliezer es figura del Espíritu Santo.

Génesis 15:2  Eliezer era el representante de los bienes de Abraham y, de acuerdo a las costumbres orientales, el padre hacía la elección de la esposa del hijo.  Por eso, Abraham envió a Eliezer a Mesopotamia a buscar mujer para Isaac.  De igual manera, el Padre Celestial envió a su Espíritu Santo para buscar pareja para Cristo.  Eliezer encontró a Rebeca junto a un pozo, figura de “las fuentes de la salud (o salvación)” que describe Isaías 12:3.  Así, a la manera de Eliezer, el Espíritu Santo nos encontró en el pozo de la salvación.

Eliezer había pedido señal, la cual se cumplió en Rebeca, quien fue adornada de joyas.  Nosotros fuimos adornados de dones espirituales.  Eliezer adoró a Jehová y prodigó de tesoros y ornamentos a la familia de Rebeca y a ella misma, quien además aceptó ir a Canaán.  Y al llegar a Canaán, encontraron a Isaac orando y alabando a Dios.  Entonces, se casaron y formaron una hermosa pareja.  Dios compara el matrimonio como la relación entre Cristo y Su Iglesia Gloriosa (Esposo y esposa, de acuerdo a Efesios 5:22-23).

Hoy en día, aún los hogares cristianos es un problema, pero gracias a Dios que los solteros pueden conocer las profundidades del noviazgo.  Así, los resultados pueden ser:  A).  Amor, ternura, comprensión; o B).  Amargura, sufrimientos y destrucción.

Pero conocer la voluntad de Dios no es fácil; es necesario sacrificar muchas cosas (Proverbios 28:5; y 19:21).  Se requiere responsabilidad y ejercer Fe para ser guiados. Génesis 24 muestra los principios de cómo hacer la elección adecuada y nos permite el ejercicio libre de nuestra voluntad y de nuestra responsabilidad.  Dios nos deja la elección a nuestra voluntad.  ¿Cómo hacer la elección adecuada?  Podemos y debemos pedir señal a Dios.  Pedir señal no es incredulidad ni pecado.  Pero no pidamos conforme a nuestro corazón porque vendrá flaqueza a nuestra alma (Jueces 6:11, 12, 14, 21 y 36-40; 7:9-15; y Salmo 106:15)  Dios puede contestar conforme a la ternura de un corazón dispuesto a conocer y a acatar la voluntad divina o conforme al ídolo del corazón (Ezequiel 14:4-7).

Dios concedió cuatro testimonios a Gedeón.  Dios aprueba la búsqueda de Su voluntad:  1ª señal:  el ángel del Señor hablando (Jueces 6:11-24); 2ª señal: el vellón (Jueces 6:36-37 señal y respuesta); 3ª señal al revés, en el vellón nuevamente (Versículos 39-40); y 4ª señal: un sueño (Jueces 7:9-15).  Por tanto, no es pecado consultar a Dios.

Proverbios 18:22  Para hallar esposa es necesario tener una correcta relación con Dios.  Proverbios 12:4 y 14:1  Debemos buscar una mujer virtuosa.  Necesitamos probar la voluntad de Dios.  Debemos aplicar el conocimiento de Dios en el noviazgo.  A través del noviazgo se conoce a la pareja.  El noviazgo es para evaluar a la pareja.  Debemos conocer si hay espiritualidad o no.  Debemos conocer cuál es su nivel intelectual, moral, económico, etc., que permitan conocer la afinidad que hay con la pareja; esto es con el fin de que ambos puedan caminar juntos.  El noviazgo nada tiene que ver con las emociones o la pasión.  En el noviazgo, no debe haber caricias ni contacto físico.  El noviazgo cristiano debe ser diferente.  El Amor es el resultado de la afinidad y la admiración que se tiene a la pareja.  Cuando no se tiene pareja, no se  puede tener noviazgo, y se tiene el riesgo de caer en expresiones de concupiscencia.

Para el noviazgo y el matrimonio se necesita preparación.  Noviazgo es la oportunidad de conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas.  Proverbios 19:21  Se requiere preparación y sabiduría y ejercer fe.  Uno puede buscar la voluntad de Dios y puede solicitar señal de Él.  La señal no tiene que ver con lo que Dios provee.  Él aprueba que busquemos hacer Su voluntad.

Proverbios 18:24; 14:1; 12:4

El noviazgo nos permite conocer el comportamiento de la pareja y la visión que tenga del Señor Jesús.  El noviazgo nada tiene que ver con las caricias o el contacto físico, dado el peligro de caer en pasión.  El propósito de Dios no es que busquemos una concupiscencia.  El adolescente no está capacitado para enfrentar una responsabilidad de noviazgo, menos aún de matrimonio; no hay madurez en el adolescente para hacer la elección correcta, porque se desborda en emociones y en riesgo de pecado.

Mateo 5:31-32  Muestra el divorcio por fornicación, dentro del desposorio, en el periodo de prueba, cuando aún no hay matrimonio.  Y es que el matrimonio es divino, viene de Dios; Dios lo instituyó.  Dios tiene formas divinas para hacer las cosas.  Cristo dejó Padre y Madre (en los textos originales, el Espíritu Santo se describe en femenino) y dejó Su Gloria para tomar y poseer una esposa, no comprada con oro ni con plata, sino con Su Sangre preciosa.

José y María estaban desposados pero no unidos en matrimonio.  Estaban en un periodo de prueba (Mateo 1:18; Deuteronomio 24:1 y 20:7).  El compromiso de José y María se llamaba desposorio (Deuteronomio 22:21-24) y consistía en un periodo de prueba para ambos (Mateo 19:9).  Por tanto, la fornicación, de acuerdo a la ley, se daba y se da cuando aún no se consuma el matrimonio (Juan 8:39-42 y Mateo 19:9c); por tanto, el adulterio solo se puede dar después de consumado el matrimonio.

II Corintios 11:2  Nosotros estamos en desposorio con Cristo; Él tiene un noviazgo con Su Iglesia, a través de un conocimiento mutuo.  Así que si nos portamos bien hay boda, de lo contrario no hay boda (Efesios 5:27).

Apocalipsis 19:7-8  Aquí vemos que se acerca la boda.  La virgen (Iglesia) está aparejada (lista).  En Efesios, Pablo habla de Cristo y Su Iglesia.  Quitar el noviazgo es quitar la atracción maravillosa de enamorarse.

Hay dos clases de jóvenes: A).  Necios:  Proverbios 1:4; 7:7-9  y 21-23; 6:25-26; 29:3; Job 31:6-7; Mateo 5:28-29; Colosenses 3:5; I Tesalonicenses 4:3; Efesios 5:3; Romanos 1:28; Eclesiastés 7:26; Proverbios 22:14; Jeremías 3:25; Job 13:26; Salmo 25:7; II Corintios 7:1.

B).  Jóvenes Sabios I Timoteo 4:12; II Timoteo 2:22.  Timoteo estuvo expuesto a las pasiones juveniles, pero fue ejemplo de un joven sabio.

Veamos pues LAS SIETE PRUEBAS PARA LA ELECCIÓN CORRECTA DE LA PAREJA:

  Prioridad

  Paciencia

  Preparación

  Prudencia

  Prácticas o Costumbres

  Persona

  Providencia o Provisión de Dios.

 

  PRIORIDADES.-  Génesis 24:1-4  El primer requisito de la pareja es que sea de la misma parentela (II Corintios 6:14-18).  La pareja no debe ser tomada de la gente impía; el novio o la novia no deben ser paganos.  La pareja debe ser de la misma línea sanguínea (de Cristo).  Los hijos de Dios no se deben casar con impíos.

En esta prueba, además de que la pareja debe ser cristiana, también debe compartir las mismas prioridades y la misma visión que se tiene en la iglesia:  un hermano que se mueve en los sentidos del alma no puede compartir los mismos anhelos de quien busca más de Dios.  Un hermano (a) que busca las cosas de Dios debe anhelar una pareja con idéntica visión.  La clave aquí es no perder la visión.

Canaán es figura de los lugares celestiales; por tanto, el cristiano no debe descender ni bajar de su nivel espiritual para buscar un pagano o pagana.  Esta es la razón por la cual Isaac no debía regresar a Ur de los Caldeos.  Efesios 2:6  Nosotros ya estamos en lugares celestiales con Cristo; entonces, ¿por qué hemos de regresar a un nivel inferior a buscar pareja?  Efesios 5:6-11  No nos hagamos aparceros o socios con ellos; no comuniquemos con sus obras.  Quien toma pareja del mundo, se hace aparcero del mundo y comunica con sus malas obras.  Y es que ninguna relación existe entre la luz y las tinieblas (I Corintios 10:21; Éxodo 34:14-17)  No nos unamos en yugo desigual con los infieles, para no participar de sus obras ni de sus abominaciones.  No nos engañemos, los hijos del diablo no aman a los hijos de Dios. Isaac no debía regresar a Ur de los Caldeos,  porque ellos también eran idólatras: adoraban al sol, a la luna, el fuego, las estrellas y diferentes fuerzas naturales (Josué 24:2-4 y 14 y 15).  De hecho, Abraham era idólatra.

En esta primer prueba, debemos considerar una clave:  Rebeca debía venir a Isaac, y no Isaac a Rebeca.

I Corintios 7:14-16  Para quien tiene por pareja un impío (a), su deber es esperar en la gracia de Dios.  No lo deje, no la deja; pero si el infiel se quiere separar sepárese, que no nos ha llamado Dios a yugo de servidumbre.

En la Biblia, nosotros encontramos varios ejemplos de decisiones incorrectas tomadas por gente de Dios.  En Jueces 14:1-3 encontramos a Sansón tomando una decisión de acuerdo a su concupiscencia: “ésta agradó a mis ojos” (en I Juan 2:16 el Apóstol Juan se refiere a tres influencias del mundo en la humanidad de la gente; entre estas influencias está la “concupiscencia de los ojos”).  De esta manera, Sansón quebrantó la regla de prioridades seguida por Isaac.  Al romper esta regla, Sansón tuvo un final triste y murió “quebrantado” al lado de miles de Filisteos.

I Reyes 11:1-12  Salomón, el hombre más sabio de todos los tiempos, se volvió idólatra y cayó en apostasía, a causa de las 700 mujeres reinas y 300 concubinas que tuvo.  Deuteronomio 17:14-17  las mujeres paganas tuercen el corazón de los cristianos.  Para Salomón fue un grave error haber tenido tantas mujeres.

Dios tiene sus prioridades:    Dios; 2º  La Familia; 3º  La Iglesia;    El trabajo o estudio.  De la misma manera, para buscar pareja, debemos buscar entre la familia cristiana.  Además, la pareja que busquemos debe tener las mismas prioridades nuestras, para no chocar en los objetivos buscados.  Un hombre que busca de Dios debe anhelar una mujer que busque de Dios.  Una mujer que ama la vida misionera debe pedir a Dios un varón misionero.  Durante el noviazgo se deben compartir las prioridades para que al casarse no exista reproche sobre los objetivos perseguidos.

Si tus prioridades son la diversión (aunque seas cristiano o cristiana) tendrás dura aflicción de la carne, cuando tu compañero o compañera no quiera condescender en la diversión, porque está buscando a Dios.  Había una hermana que era un vaso a través del cual Dios daba mensajes a la iglesia local; ella buscaba de Dios y anhelaba más del Señor.  Después de casarse, tuvo conflictos y problemas al no compaginar con su esposo en la búsqueda de Dios.  En otra iglesia local, un hermano pedía con el corazón ardiendo por una pareja para formar un hogar y Dios le decía voltea hacia tal lugar y ahí encontrarás a tu pareja.  Pero al volver la vista veía a una hermana no muy guapa, siendo él de hermoso aspecto.  Así que él pensaba que estaba equivocado en el testimonio que recibía en su espíritu.  Sin embargo, al repetirse el testimonio, él fue y le pidió a la hermana matrimonio y ella testificó que había estado esperando en Dios esta bendición.  Después de casarse, ellos empezaron a caminar en un testimonio muy precioso para la iglesia local y después empezaron a caminar en la obra con más interés.

¿Cuáles son tus prioridades?  Cualesquiera que sean, si tú no quieres caminar en todas las demás pruebas que se darán más adelante, bastará con que tu pareja sea de Cristo para que puedas casarte.  Que ambos sean cristianos es suficiente para contraer matrimonio.  Pero SI BUSCAS LAS PRIORIDADES DE DIOS, “ÉL ENDEREZARÁ TUS VEREDAS”.

  PACIENCIA.-  Génesis 24:4-10  Cuando no se toma en cuenta a Dios, el hombre irá de fracaso en fracaso.  Pero realmente, Dios quiere que vayamos de Fe en Fe, de fortaleza en fortaleza, de victoria en victoria, viviendo de gracia sobre gracia. Para Rebeca fue un largo y tedioso viaje y para Isaac fue una larga espera.  Rebeca pudo haberse arrepentido; Isaac estaba en reposo, orando y alabando a Dios; él no estaba desesperado.  Rebeca tuvo oportunidad de averiguar que no fuese concupiscencia física la que le movía a hacer el viaje. (En Sansón sí se manifestó la concupiscencia “lo quiero y lo quiero ahora”).  Sin embargo, “el Amor todo lo espera... todo lo soporta” (I Corintios 13:7).  La concupiscencia no espera ni soporta (Sansón dijo:  “tómamela por mujer, porque ésta agradó a mis ojos”).

El viaje de Rebeca representaba más de mil kilómetros sobre camello.  Significaba más de 40 días de camino a través del desierto.  Para Isaac, la condición era esperar.  Por tanto, los jóvenes que se quieren casar pronto están influenciados por la pasión.  Isaac no sabía qué tiempo habría de pasar en espera.  Tampoco conocía a la mujer que le habrían de traer.  Una pareja de jóvenes fue puesta en separación, a instancia de los padres y del pastor.  El joven era un líder de alabanza, pero aún no tenía capacidad de formar un hogar; se encontraba estudiando.  Así que la separación era por bien de ambos.  Sin embargo, ambos no resistieron la prueba y a escondidas de los padres se seguían viendo hasta que cayeron en fornicación.  La paciencia es el resultado de saber esperar.

Rebeca recibió dones y presentes y decidió hacer el viaje, sin importarle que era en camello, que el viaje sería largo y tedioso y a través del desierto, con muchos riesgos en el camino.  Nosotros vamos en ese viaje a encontrarnos con el Novio (Cristo). El hermano o hermana que está buscando pareja debe orar para saber cómo es la persona que se unirá a él o ella.

La Paciencia es importante.  El ministro debe aconsejar que haya un periodo de separación entre los novios, en que no se hablen por teléfono, ni se frecuenten, a fin de conocer que no hay pasión.  Este periodo puede ser de tres a cuatro meses, pero puede ser de más tiempo.  El Amor permitirá aprobar; pero el miedo a perder la pareja hace aparecer lo que realmente hay en el corazón, y se reprueba.  “El perfecto Amor echa fuera el temor” (I Juan 4:18).  “El presuroso de pies peca” (Proverbios 19:2) porque no aguanta la prueba de la paciencia.  Si alguno de los novios teme no aprueba.

Una pareja fue puesta en separación, y ella dejó de hablarle a su novio aún en la iglesia local.  Es decir, no comprendió la intención de la prueba, ya que no les era prohibido saludarse en la iglesia, por ser el lugar de reunión donde habrían de coincidir.  Después, ella se enojó mucho con su novio.  Aún durante el periodo de separación, ella quiso dirigir al novio para la toma de decisiones sobre el futuro matrimonio.  Después de consultarlo los ancianos de la iglesia comentaron que él era libre de tomar la determinación que quisiera pero que si se casaba tal vez prosperase su matrimonio.

En otra iglesia local, una pareja tenía su noviazgo.  Él era apuesto, guapo y de posición; ella era hermosa y buscaba de Dios.  En cierta ocasión, Dios le dio a ella una palabra; Dios quería fluir a través de ella para el servicio en la iglesia.  Entonces, ella lo comentó a su pastor, oraron y después ella fue y habló con su novio sobre la necesidad de tener un tiempo de separación en su noviazgo.  Todo el tiempo de separación, él se alejó de la iglesia y no asistió.  Después de algunos meses, ella lo buscó y le preguntó ¿qué estaba pasando?  Él le dijo que no podía tolerar verla sin estar con ella conviviendo.  Entonces, ella entendió que él sólo la buscaba a ella pero no buscaba a Dios.  Con mucho dolor, ella terminó su relación de noviazgo.  Tiempo después,  Dios le dio un compañero que la amaba y era mucho mejor.  Ambos empezaron a caminar en la obra de Dios, después de unirse en matrimonio.

  PREPARACIÓN.-  Génesis 22:1-16 (especialmente el versículo 9) Si el varón va a ser cabeza del hogar debe estar preparado para ello.  Si la esposa va a someterse a la cabeza, la seguridad espiritual es una necesidad.  Isaac fue puesto en el altar y no protestó; él estaba en reposo.  Lo que no es de Dios será consumido en el altar; lo que sí es Dios será levantado de entre los muertos.  Isaac fue recibido en resurrección, de entre los muertos, por figura, ya que para Abraham Isaac estaba muerto.  Esto nos habla de la preparación del esposo en un amor sacrificial; en un amor de entrega.  En el altar, a punto de ser sacrificado, Isaac es figura de cómo debemos exponer al holocausto (prueba de fuego) los planes y propósitos que se persiguen dentro del noviazgo y futuro matrimonio.  Lo que permanece es de Dios; lo que perece y no se levanta no es de Dios.

Por su parte, Rebeca recibió la ayuda de sus criadas y de su nodriza.  Esto nos habla de la ayuda que los creyentes deben dar para la realización del matrimonio.

Isaac fue ofrecido en el altar y no se opuso; nosotros debemos tener una entrega total. Él, como cabeza, pero no como dictador.  De ser él un dictador, ella no se someterá.  Él como cabeza, y ella como ayuda idónea.  El hombre tiene tanta necesidad de conocer las cosas espirituales para educar correctamente a su esposa e hijos.

Eliezer entregó dones y joyas a Rebeca.  Esto significa que Isaac estaba preparado.  Isaac era responsable.  Ella también estaba preparada para ser esposa:  sirvió agua a Eliezer y a sus camellos.  Ella era muy dinámica y hogareña.  Eliezer había pedido señal a Dios y, gracias a la señal, Eliezer adoró a Dios.

Rebeca tenía benignidad.  Le dio de beber a Eliezer y a los camellos: esto es gracia de Dios.  Rebeca mostró misericordia, hospedando a Eliezer.  Rebeca caminó las dos millas de las que habla la escritura,  ya que Eliezer pidió agua sólo para sí, pero Rebeca ofreció agua para los camellos y los abrevó.

 PRUDENCIA.-  Génesis 24:17-21 (especialmente el verso 21)  La prudencia nos habla de la sabiduría o sensatez y moderación, con la cual deben conducirse los novios cristianos.  En la relación de noviazgo cristiano debe haber moderación, sensatez, prudencia, cordura, sabiduría.  Eliezer vio que Rebeca tenía la capacidad y actitud correctas.  En ambos debe haber prudencia (Amós 5:13; Proverbios 19:14; 10:19; 11:12; 12:16; 13:16; 16:21 y 23; y 17:27; Mateo 7:24-27).

Un ejercicio práctico recomendado a las parejas de novios es el siguiente:  leer el libro de Proverbios y hacer anotaciones separadas de contraste entre la mujer sabia y la mujer necia; entre el hombre prudente y el hombre necio o fatuo.  Después, aplicar la escritura a nuestra persona, en primer lugar; finalmente, confrontar la escritura con la pareja que se tiene por novio o novia y ver si es prudente o no.

Para las parejas de jóvenes, el consejo es buscar lugares muy iluminados y en público.  No es recomendable que busque lugares escondidos y oscuros por el riesgo de caer el fornicación.  También se les aconseja que cuando estén con su pareja aplaudan a fin de evitar el contacto físico que levante pasiones.

Había una pareja de novios que sólo podían verse en casa de la hermana mayor de la joven novia.  Éste es un buen consejo; que el novio venga a casa y esté dentro de la casa, en la reunión de la familia, viendo a su novia.  Evidentemente, cuando la casa está sola, no se recomienda este tipo de encuentros.

Sólo así el testimonio se preservará limpio, y la novia podrá llevar con dignidad el vestido blanco de novia.

  PRÁCTICAS O COSTUMBRES.-  Génesis 24:55-63  Esta prueba concierne a la enseñanza del hogar.  El esposo es llamado a ser la cabeza del hogar; es decir, debe moverse en un verdadero amor sacrificial.  La mujer debe someterse.  Sin conocer a Isaac, Rebeca se sometió; aceptó someterse porque era sumisa y obediente (estaba acostumbrada a la obediencia).  Tenía disposición para estar sujeta.  Se sometió a Isaac a través de Eliezer.

La virgen María se estaba jugando las bodas con José, ya que ellos estaban dentro del desposorio judío, o los esponsales, o compromiso de matrimonio.  El desposorio judío o compromiso de matrimonio no era el matrimonio; era un periodo de doce meses, en el cual se podían hacer los preparativos de la boda, pero si se encontraba tacha en la mujer, ella era repudiada y el varón podía casarse con otra mujer.  Por eso, María estaba poniendo en juego su matrimonio, porque aún no estaba casada con José, sino que esta comprometida en matrimonio, y la concepción de Jesús era un riesgo para su boda.

Evidentemente, Dios tenía control de todo e hizo el anuncio a José de que Jesús había sido engendrado de Dios; por tanto, no debía haber temor en José de recibir a María.

En esta prueba, los consejos prácticos son la integración de ambas familias.  Es decir, las familias de ambos novios deben tener buen trato y desarrollar una buena amistad.  En esta relación podrán conocerse los hábitos y costumbres de ambos novios y de ambas familias.

El ser humano, por naturaleza ha desarrollado buenos y malos hábitos.  Y es necesario que las parejas conozcan sus fortalezas y debilidades, para que en el matrimonio no salgan a  relucir los defectos y se tomen como pretexto para destruir a la pareja.

  PRUEBA DE LA PERSONA.-  Génesis 24:53  En ambos debe haber FE, ESPERANZA y AMOR del uno para con el otro antes de que se conviertan en uno.  Isaac y Rebeca excluyeron cualquier otro pretendiente.  De la misma manera, los novios cristianos deben excluir cualquier otro pretendiente (I Pedro 1:8).  Rebeca amó a Isaac sin verle, sin conocerle; ella se movió en Fe, Esperanza y Amor.  Para nosotros hay una esperanza: le veremos como Él es.  Vemos entonces tres esencias:  A).  Fe Mutua: Respeto; B).  Esperanza Mutua: Confianza; y C).  Amor Mutuo:  El uno para el otro.

Fe, Esperanza y Amor son FUNDAMENTOS para el noviazgo y para que el matrimonio sea una bendición.  Además es importante el desarrollo del carácter de Cristo en la pareja, a fin de que fluya el AMOR ÁGAPE (I Corintios 13), y el AMOR FILEO (medio ambiente en la relación), el cual es como el agua para el pez (pero los rebeldes habitan en sequedad).  También es muy importante, durante el noviazgo, nutrir y desarrollar los siete anhelos del alma, para que en el matrimonio se suplan mejor.  La sumisión se cumple en amor; cuando se tiene amor, se tiene sumisión.

Fe de Rebeca:  salió de su casa sin conocer a Isaac.  El amor garantiza el éxito.  Se requiere santificación:  Rebeca fue apartada (una forma de definir la santificación es apartar o separar) para Isaac.  Nosotros fuimos apartados para Cristo y Él nos va a cuidar de todos nuestros enemigos, porque somos Su Novia.

I Corintios 1:30  Para esto es necesario que haya redención.  Eliezer fue a hablar de Isaac (Juan 16:14); de la misma manera, el Espíritu Santo mueve todos los tesoros del Padre Celestial; pero esos tesoros son del  Hijo (Romanos 11:36).  Los vestidos hablan de la Justicia de Dios: son vestiduras que obtendremos en alabanza y adoración.  Por tanto, nadie viva para sí mismo, porque ahora vivimos para el Señor.

  PROVIDENCIA O PROVISIÓN DE DIOS.-  Génesis 24:66-67  Esto es reposo.  Isaac estaba orando y confiando en la providencia de Dios;  estaba creyendo a la correcta elección del siervo Eliezer.  Isaías 61:10  Nosotros tenemos vestidos y joyas para encontrarnos con el Novio que es Jesucristo.  Los vestidos nos hablan de las buenas acciones de los santos.  El novio o la novia debe exigir un alto nivel espiritual en la pareja, para no tener problemas en el hogar.  Es decir, es importante entrar el Plan de Dios.

El misionero hacia la China Comunista, Hudson Tylor, decía: “a donde Dios envía, Dios provee”.  Entonces, cuando Dios confirma que es la pareja adecuada y es el tiempo correcto, Dios mismo proveerá para la realización de la boda.

Comentarios

Share on Myspace