{Por Nicolás Ruiz Bedolla.- Apuntes tomados el 1° de diciembre de 1996, en la Iglesia Cristiana Neotestamentaria, Cristo el Buen Pastor.- A menos que la indicación específica, todas las referencias bíblicas son tomadas de la Antigua Versión de Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, conocida comúnmente como Versión Antigua o Versión 1909.}

El alto índice de crisis económicas ha provocado también un alto índice de suicidios.

Depresión es la más terrible y cruel de las enfermedades. La depresión lleva a la frustración y a desear la muerte. Vemos tres personajes: Moisés, Elías y Jonás, quienes experimentaron la depresión en diferente manera cada uno.

Números 11:1-15 (especialmente versículo 15) La depresión provocó en Moisés el deseo de morir. En el pasaje, vemos un pueblo lleno de ingratitud, quejumbroso, insatisfecho. Los israelitas lloraban por sus familias. Todo esto es característico de los factores depresivos. Todos somos dañados por la depresión. A veces, nosotros estamos llenos de ingratitud; estamos insatisfechos.

La depresión llega a provocar caída de pelo, protuberancias en la piel, enfermedades gastrointestinales.

Juan 15:1-4 Al recibir a Cristo, se recibe la nueva naturaleza. Las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas. Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes sed llenos de Espíritu Santo.

Las nueve características del Fruto del Espíritu transformarán nuestras debilidades: Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.

1° Amor.- Mateo 22:37-39; 5:44; Romanos 5:5 El Amor debe ser hacia Dios y hacia la gente, hacia los demás. Este Amor hace que el hombre se interese en el Reino de Dios. Es el Amor Agape. Este Amor únicamente lo genera Dios.

Muchas congojas y aflicciones, en la Iglesia, se hubiesen evitado, si se estuviese lleno de Espíritu Santo.

2° Gozo.- Filipenses 4:4 La llenura del Espíritu Santo trae llenura de Gozo. Es el gozo perdurable que brota de la Gracia de Dios. Éste gozo no está limitado por las circunstancias. Por ejemplo, Pablo y Silas, en el cepo de más adentro, en la cárcel de Filipos, cantaban a Dios, a pesar de los azotes recibidos.

Por eso el apóstol les escribió a los Filipenses palabras de gozo. Sistemáticamente, la epístola esta iglesia contiene palabras de ánimo para estar gozosos. Gozaos en Señor siempre, otra vez os digo que os gocéis.

Es importante discernir el gozo de la felicidad. La felicidad es circunstancial, el gozo se manifiesta a pesar de las circunstancias adversas.

La vida llena del Espíritu Santo nos hace poner los ojos en el Señor Jesús. Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.

Los inconformes están así por falta de llenura del Espíritu Santo. La frustración, el cansancio, el desánimo, el mucho sueño, son por falta de llenura. Esto impide el fruto del gozo.

Gozaos es un mandamiento. Por el gozo, el carcelero de Filipos se convirtió, junto con su familia. Este gozo está a disposición de cualquier cristiano.

Lucas 10:20; Juan 15:11 Nuestro gozo se origina en la salvación de Dios.

3° Paz.- Juan 14:27, 26; Romanos 5:1 Entre más lejos de Dios, el hombre se aleja de la paz; el hombre no tiene paz ni conoce la paz. La paz tiene dos direcciones: a) La Paz con Dios; y b) La Paz de Dios.

El Espíritu Santo es fuente de paz de Dios. Al aceptar a Cristo comprendemos y vivimos en esa paz, por el perdón de Dios. Nuestra paz no depende de las circunstancias. Marcos 5:35-43 Los doce discípulos dependían de las circunstancias, pero el Señor NO. Durante la tempestad, el Señor dormía sobre un cabezal.

Amor, gozo y paz contrarrestan las debilidades comunes del temperamento, como la crueldad, la ira, etc.

4° Paciencia o Tolerancia.- I Pedro 2:23 aguante y tolerancia son los dos principales sinónimos sugeridos para definir este fruto del Espíritu. Ello equivale a sufrir injurias sin retornar maldición por maldición. No se queja; hace todas las cosas con amabilidad. Todo lo soporta.

5° Benignidad, afabilidad, amabilidad.- Acto agradable y cortés que brota de un corazón tierno. Es compasión por la gente perdida. La vida llena de bullicio hace que los mejores cristianos se sientan molestos. El Señor contrasta con la cruel actitud de los discípulos (Marcos 10:13-16) quienes deseaban fuego sobre Samaria. El Señor era y es benigno. Nosotros debemos ser tolerantes en la proporción de siete a la potencia setenta (siete por siete, por siete, por siete, etc., hasta multiplicar setenta veces).

6° Bondad.- Tito 3:8 Dar de sí y de sus bienes. Inclinación a hacer el bien. Más bienaventurada cosa es dar que recibir que recibir. El hombre es tan egoísta, por naturaleza que necesita que la Palabra afecte su corazón, para caminar en bondad. Quien practica la bondad está más interesado en los demás que en sí mismo.

Los cuatro temperamentos necesitan dar para evitar la depresión. Los cuatro temperamentos son, por naturaleza, egoístas, especialmente, los que son melancólicos.

Para hacer caso omiso de esta acción, muchos cristianos se privan de esta bendición. Debemos ser flexibles a la voz del Señor. Interesarse en los demás rinde ricos dividendos a la salud.

7° Fe.- Es el séptimo rasgo del hombre lleno del Espíritu Santo. Es confianza plena en el Señor. Es un excelente antídoto contra la incredulidad, contra las dudas, contra el temor, contra las disputas, y contra muchas obras de la carne. Israel malgastó cuarenta años de su vida en el desierto, por incredulidad. Así, muchos cristianos malgastan su vida, por no creer en Dios.

Números 13:32 Los diez espías tenían visión de langosta, pero Josué y Caleb creían al Señor. Así, muchos cristianos tienen visión de langostas, por carecer de Fe. Los diez espías sacaron conclusiones de las circunstancias y de la incredulidad.

Romanos 10:17; Gálatas 5:22 Hay dos fuentes de Fe: a) La Palabra de Dios; y b) El Espíritu Santo, quien trae el desarrollo del Fruto del Espíritu de Cristo.

Tenemos un temperamento que favorece las dudas, la incredulidad y la depresión. Pero podemos recurrir al Espíritu Santo para tener una llenura de Fe.

Los malos hábitos son cadenas, pero Dios las rompe.

8° Mansedumbre.- Mateo 11:29; 28:52-54 El hombre natural es altanero, egoísta, egocéntrico, orgulloso, pero con el nuevo nacimiento, el hombre recibe la naturaleza de Cristo, para poder caminar en mansedumbre y humildad. El ejemplo perfecto es el Señor Jesucristo. Él el nos dejó ejemplo de no responder a los denuestos con injurias.

El Señor tenía el máximo de poder y no lo usó contra quienes le prendieron. El Señor fue manso, por amor a nosotros, para que pudiéramos tener vida eterna. Esta mansedumbre no es natural. Sólo el Espíritu Santo puede hacernos comportar en mansedumbre contra las agresiones físicas y morales.

9° Templanza o Dominio Propio.- Proverbios 25:28 El hombre se inclina por la menor resistencia. El hombre sin templanza es ciudad sin muro.

Proverbios 16:32 A causa de arranques de temor, furia y celos, pasan muchas cosas, de las cuales uno después se arrepiente. De no controlar los excesos emocionales, no alcanzaremos madurez.

Un principio de madurez se advierte cuando el Espíritu Santo nos controla, y nosotros damos gracias en todo. Dar gracias en todo es un principio de madurez.

I Tesalonicenses 5:16.

Comentarios

Share on Myspace