POZO DEL VIVIENTE QUE ME VE

Sacaréis aguas con gozo del pozo de la salvación. Isaías 12:3

Publicación mensual. Año II. Número 13. Enero/2010, Tijuana, Baja California. México.

El pozo en el desierto es vida en medio de un ambiente de muerte. La Biblia habla de diferentes pozos de agua, los cuales son representativos de diferentes enseñanzas para nuestra vida. Beer–Seba es el pozo (Beer) del Pacto (Seba), sombra y figura del lugar donde nosotros encontramos salud total y absoluta. Isaac, cuando se encontró con Rebeca, venía del Pozo del Viviente que me ve (Génesis 24:62). Hoy, Rebeca prefigura a la Iglesia Gloriosa que habrá de casarse con el Isaac celestial, Cristo Jesús, nuestro Señor y Salvador. El encuentro es cerca del Pozo del viviente que me ve.

 - 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 

Con esta publicación, hemos de continuar nuestro peregrinar en todos los planos de la Doctrina de la Fe en Dios. A manera de repaso, en la publicación del mes de noviembre de 2009 (Pozo del Viviente que me ve, ejemplar número 11, iniciamos los primeros apuntes acerca de esta Doctrina. Después, en la publicación de diciembre (ejemplar número 12) hicimos un paréntesis, a fin de escribir el suplemento Patmos, y lo hicimos en torno de las seis ciudades de refugio que son mencionadas en el Antiguo Testamento.

Regresando a la Doctrina de la Fe en Dios, ya mencionamos que ésta es la tercera expresión de la Leche Espiritual, descrita en Hebreos 6:1-2. Es un rudimento del Evangelio, para ir a la perfección. En aquella publicación de noviembre de 2009, hicimos un recorrido por la etimología de la palabra Fe, y las diferentes direcciones de la Fe, así como la relación entre el Amor de Dios y la Fe. También consideramos que existen tres diferentes niveles de Fe, a saber: Fe espiritual, fe mental y fe supersticiosa.

Bien, continuando con el índice propuesto en la publicación de noviembre, vemos, de manera enunciativa los cuatro tipos de Fe Espiritual, o las cuatro fronteras de la Fe Espiritual:

1ª Fe Creativa.- La Fe creativa es un Don del Espíritu Santo, y nos ha sido dada para entrar a la Salvación (Efesios 2:8). Todos requerimos de este don para venir a Cristo; este don nos es dado mediante el oír la Palabra del Evangelio de Dios (Romanos 10:17; Gálatas 3:2 y 5).

A su vez, el Espíritu Santo da una medida de Fe diferente a cada uno de los hijos de Dios. Este Don del Espíritu Santo, llamado Don de Fe es una herramienta específica para cumplir un llamado particular (Romanos 12:3 y 6. Es decir, tenemos un don de Fe para creer, y un Don de Fe dentro de los nueve dones del Espíritu Santo, los cuales Él reparte entre los miembros de una iglesia local como cuerpo de Cristo (I Corintios 12:9), y este Don de Fe cumple propósitos específicos, a fin de ejercer autoridad espiritual, dentro de la Voluntad Creativa de Dios (Hechos 3:16; 4:10; 8:6-8; 14:9-10 y 19:11-12). Esta clase de Fe nos es dada para extendernos a lo ancho del Amor de Dios, ganando almas para Cristo, a fin de que sean ganados todos aquellos que han de ser salvos.

¡¡¡Cuánta Anchura!!!

2ª Fe Doctrinal.- Ésta es la Fe Fundamento; y junto con la Esperanza y el Amor, nos establece en Cristo Jesús (I Corintios 13:13), y se desarrolla mediante el conocimiento y la aplicación de la Palabra de Dios (Juan 17:20; Hechos 6:7 y 24:14; Marcos 1:15; Filipenses 1:27; Colosenses 2:7; I Tesalonicenses 2:13).

Ella también es la Fe Escudo pues, con los principios de la Palabra, permite apagar todos los dardos de fuego del maligno, tales como pensamientos naturales y egocéntricos que buscan el confort propio, pero no aceptan enfrentar dificultades (Efesios 6:16). El Señor Jesús venció toda tentación del diablo, aplicando en Su propia vida los principios de la Palabra de Dios (Mateo 4:3-11). Por ejemplo, cuando respondió a la tentación satánica: No tentarás al Señor tu Dios. Esta respuesta no se refería que el diablo no tentara a Dios, sino que Cristo no accedería a las sugerencias del diablo, pues ello significaría poner a prueba a Dios.

La longura (largura) del Amor de Dios requiere perseverancia; y es el camino de la fe el cual se lleva paso a paso; en él se avanza en la medida en que se heredan las promesas de Dios, y se obtiene la gran remuneración de galardón de paciencia y confianza, para hacer la voluntad de Dios, y obtener sus promesas (Hebreos 6:12; 10:35-39).

3ª Fe Perseverante.- Mas el Fruto del Espíritu es… Fe. Este tipo de Fe, denota madurez; muestra el carácter de Cristo, a través del creyente (Gálatas 5:22; Filipenses 1:29). La Fe fruto se forma, a medida que se sufre en las pruebas, y obra madurez espiritual en el creyente, cuando éste le permite a Cristo vivir Su vida dentro de aquel. Esta fue la experiencia de Job, José, David, Pablo y muchos más hombres de Dios, quienes experimentaron la vida de Cristo en sí mismos (Gálatas 2:20).

Confesar significa declarar lo mismo que Dios ha dicho ya, a pesar de que esa declaración sea contradicha por el resto de la gente; a pesar de que lo contradiga el mundo entero.

La confesión debe ir aparejada de permanencia firme, sin fluctuar, en lo que ya se declaró, pues Fiel es el que prometió (Hebreos 10:22-23). Es un contraste con la Fe Doctrinal, pues ésta nos relaciona con la Palabra de Dios, a través de un conocimiento espiritual verdadero; en tanto la Fe Perseverante nos relaciona con Dios mismo y con sus propósitos específicos para cada creyente, a través de madurez; esto significa, hacer del creyente una criatura cada vez más semejante a Cristo. Nuestro Dios es Fiel (I Pedro 1:6-9; Romanos 8:28-30).

La Profundidad del Amor de Dios es esa madurez en la cual Cristo ya vive a través del creyente, y su carácter se manifiesta en el creyente. Así, el fruto o manifestación de la naturaleza de Cristo lleva al creyente a ser un canal limpio, a través del cual fluye la Gracia libremente. La Fe Perseverante es la vida en el Espíritu; es andar en el Espíritu y servir en el Espíritu a Dios.

4ª Fe Consciente de Dios.- Finalmente, la cuarta frontera de la Fe, es Fe, sentido del espíritu regenerado; ésta Fe viene con el nuevo nacimiento; es la vista espiritual y ve las cosas como Dios las ve; las cosas espirituales se ven a través de La Fe consciente de Dios, y se ven por encima de las cosas materiales; la Fe Consciente de Dios puede ver las cosas celestiales, las cosas eternas, sobre las cosas temporales (II Corintios 4:18; 5:6-9; Hebreos 11:1 y 13-16; Colosenses 3:1-4).

Dios desarrolla este sentido del espíritu, para que nos movamos hacia la cita, al encuentro con Cristo. Esta cita viene pronto; nosotros debemos movernos mirando las cosas eternas, sobre las cosas naturales, para no atar nuestro corazón a la tierra (como la esposa de Lot), sino para mantener viva la fe que Él espera encontrar en Su retorno (Lucas 18:8).

Estas cuatro clases de Fe nos sirven para extendernos en las cuatro dimensiones del Amor de Dios. De esta manera, podremos cumplir los cuatro propósitos que nos lleven a disfrutar de toda la Plenitud de Dios.

A su vez, estas cuatro clases de Fe nos permitirán experimentar las cuatro glorias de Dios, al caminar en las cuatro voluntades de Dios, a fin de disfrutar las cuatro gracias de Dios; es decir, es Cristo en plenitud, extendiendo las cuatro fronteras: de lo que Dios hace, lo que Dios tiene, lo que Dios es en el creyente, y lo que Dios es con el creyente. Así lo declara Romanos 11:36 <<Porque de Él, y por Él, y en Él son todas las cosas. A Él sea la Gloria por siglos. Amén>>

Todo lo que es por Él se refiere a lo que Él hace, a sus obras maravillosas, las cuales nosotros también podemos hacer en Su Nombre, si tan solo obedecemos a Su encomienda de compartir el evangelio con todos (Juan 14:12-14; Marcos 16:16-18). Para ejercer Fe Creativa nos fue dado el Nombre de Jesucristo, a fin de disfrutar de lo que Él hace por medio del creyente que comparte el evangelio (Marcos 16:-17-18).

·         Lo que es de Él se refiere a todo lo que Él tiene; lo que es de Él es puesto a nuestro alcance, por medio de la Fe en Su Palabra, de modo que transitemos por el camino de la Fe, donde la justicia de Dios se va descubriendo a cada paso y se va heredando (Romanos 1:17; Gálatas 3:29). La Fe Doctrinal es la que hereda lo que Dios tiene para Su pueblo, obrando junto con la paciencia, hasta ver cumplidas las promesas de Dios (Hebreos 6:12; II Corintios 4:13; Romanos 4:20-21).

·         En Él son todas las cosas se refiere a lo que Él es en nosotros y nosotros en Él, cuando le rendimos nuestra voluntad, y le permitimos vivir y manifestarse en nosotros, en la Fe del Hijo de Dios (II Corintios 1:19; Colosenses 2:6 y 10; y I Juan 2:6). La Fe Perseverante es la Fe que se sostiene bajo presión; es la fidelidad que no se desanima porque permite al mismo Señor Jesús mostrar lo que Él es en (dentro) de nosotros (II Corintios 4:13; Salmo 116:10).

·         A Él sea la Gloria: esta expresión nos habla de los resultados que muestran Su Gloria y convergen en Él. Es una expresión que se refiere a la persona de Cristo y también se refiere a estar en Su presencia. Es decir, se refiere a disfrutar de lo que Él es con nosotros, desde ahora en una Fe consciente de Dios, y cuando Él venga (I Pedro 1:13; Colosenses 3:4; I Timoteo 6:12).

La Fe Creativa opera la voluntad creativa de Dios, la cual nos permite experimentar la Gloria de Su Nombre, en especial cuando evangelizamos. El don de Fe nos permite ejercer la autoridad que libera a los oprimidos del diablo, al expulsar a los demonios en el Nombre de Jesús (Marcos 16:17). También nos permite ejercer dominio sobre las cosas, aun inanimadas, como los montes, el viento o una higuera (Mateo 21:21; Marcos 4:39), o caminar sobre el agua, o viajar en el espíritu (Marcos 6:46-50; Mateo 4:1; Hechos 8:39). Mediante la fe Creativa podemos disfrutar de todo lo que Dios hace.

 

 

La Fe Doctrinal pone en acción la voluntad justa o voluntad moral de Dios, y nos permite experimentar la Gloria de Su Palabra, en la medida que heredamos Sus promesas y comprobamos que sus principios funcionan, cuando los obedecemos, los aplicamos y esperamos su cumplimiento fiel. En qué creemos se hace carne, se hace de nuestra naturaleza (Santiago 1:21-23; II Corintios 3:3; Lucas 11:28). Mediante la fe doctrinal poseeremos todo lo que Dios tiene.

La Fe Perseverante nos permite conocer la voluntad específica de Dios para cada uno de nosotros como creyentes, a saber: El llamado personal de cada creyente, el equipo específico para entrar en ese llamado y los tratos personales; todo ello en conjunto representa la manifestación de la voluntad específica de Dios para mi, para ti, y nos llevará a experimentar la Gloria de Su Vida. Es decir, la Fe Perseverante nos permitirá dejar que Cristo viva y se manifieste a  través de nosotros (Gálatas 2:20; II Corintios 4:10-11; Colosenses 1:29). Por medio de la Fe Perseverante podremos disfrutar de todo lo que Dios es en cada creyente.

La Fe Consciente de Dios nos relaciona con la voluntad final de Dios. Es decir, nos relaciona con el pleno cumplimiento de lo que el Señor se propuso desde el principio de las cosas. Esta vista espiritual nos permite caminar en la Gloria de Su Presencia, en semejanza del pueblo de Israel, en el desierto, caminando bajo la nube. Andar en el Espíritu es más que sólo vivir en el espíritu. Andar en el Espíritu es estar consciente, en todo momento que Dios está contigo, conmigo, en todos nuestros caminos (Mateo 28:20; Gálatas 5:25; Salmo 44:3; 89:15; 139:3; Hechos 23:1; II Corintios 4:2). La Fe consciente de Dios nos lleva a experimentar lo que Dios es con nosotros; lo que Dios es ti, lo que Dios es en mí.

La fe espiritual es una sola, pero fluye en cuatro dimensiones gloriosas, para que las gracias de Dios fluyan incontenibles en nuestro ser y podamos entender, poseer, andar y cumplir en todas las cosas que conforman la agradable y perfecta voluntad de Dios.

      0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 –

LA FE Y LAS AFLICCIONES

El apóstol Pedro (I Pedro 5:8-10) nos declara que el Dios de toda Gracia, el cual nos ha llamado a su reino y gloria, va a obrar en nosotros cuatro cosas. Así, cada creyente que está siendo probado debe a su vez experimentar estas cuatro cosas. Y esto es necesario en todos los cristianos. Y Dios nos pide a todos los creyentes que resistamos firmes en la fe.

-       Que Dios lo perfeccione (en Griego katartizo, se refiere a que se encuentre terminado); es decir, que la obra de Dios en el creyente se concluya porque no falte nada por hacer.

-       Que Dios lo confirme (en Griego Zterizo significa: lo establezca, o fundamente sobre una base sólida); esto tiene relación con los principios de la Palabra que sustentan la vida del creyente y la vuelven estable, firme, inamovible.

-       Que Dios lo corrobore (en Griego Stenoó significa aumentar la fuerza o aportar mayor poder); ello tiene relación con la impartición de la vida de Cristo que obra en el interior del creyente.

-       Que Dios lo establezca (en Griego Themelioó significa poner derecho y firme o consolidar algo); tiene que ver con el andar delante de Dios, dependiendo de Él enteramente.

De esta manera, encontramos claridad y vemos que estas cuatro cosas tiene que ver con las cuatro dimensiones de la fe, o las cuatro formas de ver la Fe; pero también tiene que ver con las cuatro dimensiones del Amor de Dios, y las cuatro voluntades de Dios, y las cuatro fronteras que debemos extender para ser llenos de la plenitud de Dios, ¡¡¡¡¡¡ALELUYA!!!!!!

      0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 –

LA FE Y LA PALABRA DE DIOS

En Griego encontramos cuatro voces que se traducen como palabra. Ahora bien, es muy interesante advertir que cada una de esas voces se relaciona con la Fe en cada una de sus cuatro dimensiones:

RHEMA: Esta voz se refiere a una palabra específica de acción inmediata (Mateo 4:4). Aparece 73 veces en el Nuevo Testamento. La Fe Creativa nos fue dada precisamente para que Dios obre en el acto Su Palabra, y ésta se cumpla en quien la escucha y la cree.

LOGOS: Tiene diferentes significados; entre ellos distinguimos tratado o compendio, y es una voz aplicada a toda al Biblia como Palabra de Dios (Colosenses 1:5). Cuando Pedro predicó en el día de Pentecostés, y les dijo oíd mis palabras, usó la expresión rhema (Hechos 2:14), porque se refirió a lo dicho por el Profeta Joel, al tratarse de una palabra que se estaba cumpliendo en ese momento; pero más adelante les explica sobre quién es el Señor Jesús y les dice (versículo 22) oíd estas palabras, y en esta expresión utilizó la voz logos, pues se estaba refiriendo a toda la Biblia; estaba hablando sobre todo lo que la Santa Palabra dice del Señor Jesús. La voz logos aparece 325 veces en el Nuevo Testamento. La Fe Doctrinal es aplicada para comprender las verdades del Evangelio y para establecernos en ellas de manera sólida.

El inicio del Evangelio de Juan (1:1) la voz logos se traduce verbo, al referirse al Señor Jesucristo, y ese versículo se puede traducir En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios. De esta manera, el entendimiento es que toda la Palabra de Dios es un tratado de Cristo, quien a su vez es la Palabra y es Dios revelado en ella.

ÈMPHÜTÖS: Esta voz se refiere a la Palabra cuando ha sido asimilada, aceptada o implantada en alguien (Santiago 1:21). Es la Palabra cobrando vida en el creyente que la pone por obra. Aparece una sola vez en el Nuevo Testamento. La Fe Perseverante es desarrollada en el creyente, para que la Palabra de Dios se haga carne en el creyente, y la vida de Cristo fluya en el cristiano; es decir, la Palabra (ÈMPHÜTÖS) de Dios transforma al creyente en semejanza de Cristo.

APAGELLÓ: significa palabra cumplida, pero también se traduce como mensaje o reporte de algo que pasó (Mateo 2:8; 28:8). La encontramos 48 veces en el Nuevo Testamento. La Fe consciente de Dios es la vista del espíritu regenerado, y le permitirá al creyente ver la Palabra de Dios cumplida, junto con el propósito para lo cual fue dada, aún antes de que se manifieste físicamente; con ello, el creyente disfrutará de saber que Dios está presente.

      0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 –

LA FE EN EL LIBRO DE LOS HEBREOS

Los capítulos 3 y 4 nos presentan la Fe Creativa como el don de Fe (Hebreos 3:19; 4:2-3, 12 y 16).

Los capítulos 5 y 6 nos explican la Fe Doctrinal como Fe fundamento (Hebreos 5:13; 6:1, 11-12 y 17).

El capítulo 10 trata de la Fe Perseverante como el Fruto del Espíritu en el creyente (Hebreos 10:22-23).

Finalmente, el capítulo 11 nos presenta la Fe consciente de Dios como el sentido de la vista en un espíritu regenerado, es la visión espiritual (Hebreos 11:1-6).

      0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 –

 

FE EN UNA CÁSCARA DE NUEZ (Hebreos 11:7)

En la vida de Noé, nosotros encontramos siete diferentes principios de la Fe, los cuales nos enseñan a caminar, creyéndole a Dios:

1ª La Base de la Fe.- La Palabra de Dios.- Por Fe Noé habiendo recibido Respuesta: esto nos habla del testimonio de la Palabra de Dios. El Señor le habló a Noé acerca del diluvio. La base de nuestra Fe es la Palabra de Dios.

2ª Naturaleza de la Fe.- Lo invisible.- habiendo recibido respuesta de cosas que aún no se veían. Nunca había llovido. En Génesis 2:5-6 leemos que aún no había hecho llover el Señor sobre la tierra, pero subía un vapor de la tierra que humedecía el suelo para que las plantas se alimentasen de esa humedad

3ª Motivo o Propósito de la Fe.- Temor de Dios.- con temor: Éste no es  miedo; más bien es la conciencia de tener presente a Dios en todo pensamiento e intento del corazón, y saber que Él está ahí, como fiel testigo de todas nuestras palabras, acciones y omisiones. Así pues Noé tuvo temor de Dios para poner por obra la encomienda del Señor. La fe obra en nosotros temor de Dios.

4ª Ejercicio de la Fe.- Obediencia.- aparejó el arca. La Fe produce en nosotros obediencia a los mandatos divinos.

5ª Alcance de la Fe.- Todo el mundo.- en que su casa se salvase: aquí vemos a Noé proveyendo salvación para toda su casa, pero el Señor quiere que todos los pecadores procedan al arrepentimiento, pues no quiere la muerte del pecador. Por ello el alcance de la fe es toda la humanidad.

6ª Testimonio de la Fe.- Confesión.- por la cual fe condenó al mundo: Nosotros debemos confesar la Fe que profesamos. Ser fieles testigos de lo que creemos, a través de la confesión.

7ª Recompensa de la Fe.- Herencia.- y fue hecho heredero de la justicia que es por la Fe: Nuestra herencia es resultado de la Fe. No podremos tener recompensa, si nuestra vida se mueve en incredulidad.

      0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 –

 

 

 

 

Comentarios

Share on Myspace