POZO DEL VIVIENTE QUE ME VE

Sacaréis aguas con gozo del pozo de la salvación. Isaías 12:3

Publicación mensual. Año II. Número 20 Agosto/2010, Tijuana, B.C. México.

El pozo en el desierto es vida, en medio de un ambiente de muerte. La Biblia habla de diferentes pozos de agua, los cuales son representativos de diferentes enseñanzas para nuestra vida. Beer–Seba es el pozo (Beer) del Pacto (Seba), sombra y figura del lugar donde nosotros encontramos salud total y absoluta. Isaac, cuando se encontró con Rebeca, venía del Pozo del Viviente que me ve (Génesis 24:62). Hoy, Rebeca prefigura a la Iglesia Gloriosa que habrá de casarse con el Isaac celestial, Cristo Jesús, nuestro Señor y Salvador. El encuentro es cerca del Pozo del viviente que me ve.

Todas las referencias de la Biblia son tomadas de la Antigua Versión de Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, conocida como versión antigua y también como versión 1909, excepto en aquellos casos en que se aclare la cita bíblica específica.

– 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 –  0 – 0 – 0 –

A lo largo de más de año y medio, hemos considerado, en semilla, las verdades de la Leche Espiritual: La Doctrina de Cristo, El Arrepentimiento de Obras Muertas, La Fe en Dios, La Doctrina de Bautismos, de La Imposición de Manos, La Resurrección de Muertos y La Doctrina de Juicio Eterno. A partir de esta publicación, veremos, en perspectiva, LA IGLESIA.

¿Qué es la Iglesia?

INTRODUCCIÓN:

Primeramente, entendemos que la Iglesia es un misterio: …A vosotros es dado saber el misterio del reino de Dios (Marcos 4:11); Este misterio grande es: mas yo digo esto con respecto a Cristo y a la iglesia (Efesios 5:32). el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, mas ahora ha sido manifestado a sus santos; a los cuales quiso Dios hacer notorias las riquezas de la gloria de este misterio entre los Gentiles; que es Cristo en vosotros la esperanza de gloria (Colosenses 1:26-27); porque no quiero, hermanos que ignoréis este misterio, para que no seáis acerca de vosotros mismos arrogantes: que el endurecimiento en parte ha acontecido en Israel, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles (Romanos 11:25).

 

Estos cuatro pasajes del Nuevo Testamento hacen referencia específica al misterio de la Iglesia, en la perspectiva del Reino de Dios, y en la relación íntima de Cristo como el Esposo, y ella como la esposa.

La voz musthrion (mysterion) del griego, se traduce misterio, y su significado es: arcano, secreto, doctrina secreta, misterio, culto secreto (Diccionario Manual Griego-Español, Vox), y también quiere decir: cosa secreta, objeto sagrado, inviolable (Diccionario Griego-Español, publicado por Florencio I. Sebastián Yarza, Editorial Ramón Sopena, Barcelona España).

Arcano (de la voz latina arcanus) es un adjetivo dicho especialmente de la cosas secretas, recónditas, reservadas; secreto muy reservado y de importancia; misterio, cosa oculta y muy difícil de conocer (Diccionario de la Real Academia Española). El misterio, en la concepción bíblica, es un secreto revelado por Dios. Los versículos ya citados muestran que siendo un misterio la Iglesia, este misterio ha sido manifestado por Dios a los gentiles, quienes están formando la Iglesia del Señor. En Proverbios 25:2, (versión Peshita: La Escritura Santa: Traducción Castellana del Arameo Galileo) leemos: Gloria de Alahja es el que guarda en secreto el asunto. Pero es gloria del rey el que escudriña ese secreto. Los redimidos hemos sido hechos reyes y sacerdotes, para Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo (Apocalipsis 1:5-6). Por tanto, siendo reyes, debemos escudriñar el secreto (o misterio), pues a nosotros nos es revelado, por el Espíritu Santo.

Entonces, llegándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? Y Él respondiendo, les dijo: Porque a vosotros es concedido saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no es concedido… Mas bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen (Mateo 13:10-11). Realmente, Dios ha dejado sus secretos al alcance de sus íntimos: Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre: mas el hombre entendido lo alcanzará (Proverbios 20:5). He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo: y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría (Salmo 51:6). Porque el perverso es abominado de Jehová: mas su secreto es con los rectos (Proverbios 3:32).

Así, el misterio del Reino de Dios se centra en Cristo y Su Iglesia:

Pero nuevamente, preguntamos: ¿Qué es la Iglesia? ¿Quién es la Iglesia? ¿Cuántos tipos de Iglesia se describen en la Biblia?

La palabra griega ekklesia (ekkesía) o iglesia es una voz que se muestra en 72 ocasiones, sólo en el Nuevo Testamento, a través de 71 diferentes versículos. Esta palabra no aparece en el Antiguo Testamento.

En cambio, la voz sinagogos o congregación se muestra 205 ocasiones en toda la Biblia, pero solamente aparece siete veces en el Nuevo Testamento (en Hechos 7:38, 13:43; I Corintios 14:35; Hebreos 2:12; 10:25; 12:23 y Santiago 2:2). Sin embargo, en estas siete ocasiones que los traductores de la Biblia han escrito la palabra congregación, cuatro de ellas tienen la misma voz de ekklesia (ekkesía) o iglesia. Concretamente, en los pasajes de Hechos 7:38; I Corintios 14:35; Hebreos 2:12 y 12:23, la palabra que aparece es ekklesia (ekkesía). En tanto que sólo tres pasajes tienen una raíz diferente para traducirse como sinagogos o congregación; esos versículos se localizan en Hechos 13:43, donde la voz es sinagogos (sinagogos), y se traduce también como reunión; en Hebreos 10:25, la palabra es episinagogon (episnagogon); finalmente, en Santiago 2:2, la voz sinagogon (sinagogon) o ‘reunión de’.

En el Diccionario Griego Español de Florencio I. Sebastián Yarza, ekklesia (ekkesía) se traduce: Asamblea del pueblo; reunión convocada; asamblea de fieles; ir a la Iglesia; lugar de la asamblea; asamblea por convocatoria. Y en el Diccionario Manual Vox de Griego Español se traduce como: Asamblea del pueblo; asamblea en general; asamblea de guerreros; comunidad de fieles; Iglesia; lugar de la asamblea; templo cristiano.

Ahora bien, las 198 ocasiones que se menciona la palabra congregación (sinagogos -sinagogos) en el Antiguo Testamento es para referirse a la Nación de Israel. Es interesante ver que cuando el mártir Esteban se refiere a la congregación en el desierto (Hechos 7:38) utiliza la palabra ekklesia (ekkesía) o iglesia, traducida como congregación. Y esto nos indica algo maravilloso, en figura: la Iglesia del Antiguo Testamento es la Nación de Israel, prefigurando la Congregación del Nuevo Testamento, la cual es la asamblea de redimidos de todas las edades y de toda la humanidad. Un pasaje muy elocuente que conjuga a la congregación-Iglesia es Salmo 22:22 y 25:

Anunciaré tu nombre a mis hermanos: en medio de la congregación te alabaré... De ti será mi alabanza en la Grande congregación...

El Salmo 22 es un Salmo mesiánico; esto es, se trata de un Salmo que describe proféticamente los sufrimientos del Señor Jesucristo. Ejemplo de ello son los versículos 1, 7-8, 12-13, 14, 15, 16, 18 y 21.

 

Salmo 22:1 Ésta es una de las oraciones más fuertes del Calvario, al exclamar el Señor, literalmente, en la cruz: Eloi, Eloi, lama sabachtani... (Marcos 15:34), que si se interpretare es el inicio del Salmo 22: Esdras mío, Dios mío, por qué me has abandonado.

En el Salmo 22, los versículos 7 y 8 hablan de cómo los fariseos –y aún uno de los ladrones (al principio fueron los dos ladrones, pero después sólo uno) – le zaherían e injuriaban, pidiéndole señal. Los versículos 12-13 y 21 hablan de los demonios cerniéndose cerca del Señor para oprimirle en angustia; los versículos 14 y 15 hablan de cómo la naturaleza del Señor se fue transformando en semejanza de una horrible serpiente, figura del pecado de toda la humanidad; el versículo 16 muestra a los líderes religiosos de esa época injuriando al Señor Jesús; y el versículo 18 muestra cómo literalmente se cumplió en la cruz, lo que proféticamente había hablado el Rey David, acerca de las suertes que echarían sobre los vestidos del Señor, para no romper su túnica; ésta era de una sola pieza.

Pues bien, el Salmo 22, en sus versículos 22 y 25 establece que la congregación es la Iglesia de Jesucristo: Su Iglesia. En los dos versículos, la Revisión Septuaginta (o versión de los setenta) traduce ekklesía. Y es que, realmente, el Antiguo Testamento muestra las figuras de las verdades espirituales que se revelan en el Nuevo Testamento: anunciaré tu nombre a mis hermanos, en medio de la congregación (ekklesia -ekkesía) te alabaré… De ti será mi alabanza en la grande congregación (ekklesia -ekkesía)… (Salmo 22:22 y 25)

¿Quiénes son los hermanos del Señor? ...ve a mis hermanos, y diles: subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios (Juan 20:17). Los hermanos del Señor Jesucristo son los redimidos; el testimonio lo da el mismo Señor, al hacer esta declaración.

¿De quiénes se compone la grande Congregación mencionada en el Salmo 22? ...alábenle todos sus santos, los hijos de Israel, el pueblo a Él cercano. Aleluya (Salmo 148:14). Y oí como la voz de una grande compañía, y como el ruido de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: Aleluya: porque nuestro Dios Todopoderoso reina. Gocémonos y alegrémonos y démosle Gloria... (Apocalipsis 19:6-7). Los hermanos del Señor, todos los santos, son todos los redimidos: Al que nos amó, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios y Su Padre... (Apocalipsis 1:5-6).

 

 

 

La palabra congregación, en el Nuevo Testamento, tiene diferentes connotaciones que se refieren a la nación de Israel, a la iglesia local, y a la Iglesia Universal, primordialmente.

Hechos 7:38  En este pasaje, el mártir Esteban se refiere a la congregación (nación) de Israel en el desierto.

Hechos 13:43 Habla de la sinagoga en Antioquía de Pisidia (versículos 14-15). De hecho en los tres versículos se lee la misma palabra sinagoga como sinónimo de reunión o congregación.

I Corintios 14:35 Se refiere a la iglesia local. El Apóstol Pablo se dirige a los hermanos de Corinto, para establecer algunas reglas de conducta, en la iglesia local o congregación de santos. Sin embargo, la palabra traducida como congregación realmente es ekklesía –Iglesia.

Hebreos 2:12 En este pasaje, el escritor de la Epístola a los Hebreos se refiere al Salmo 22:22, donde se habla de lo que el Rey David tenía en su corazón hacer (anunciar el nombre de Dios a los hermanos y alabar al Señor, en medio de la congregación; esta palabra se traduce en el Nuevo Testamento ekklesía –Iglesia.

Hebreos 10:25 Nos habla de la iglesia local: No dejando nuestra iglesia local, como algunos tienen por costumbre. Sin embargo, la voz en griego es episinagogon, declinación de sinagoga congregación.

Hebreos 12:23 Habla de una parte de la Iglesia Universal, y se compone de la congregación de los primogénitos, también considerados santos vencedores. En el texto del Nuevo Testamento Interlineal se lee ekklesía –Iglesia.

Santiago 2:2 Nuevamente la iglesia local es mencionada, en la voz de congregación. Aquí, la voz utilizada es sinagogon.

En el Nuevo Testamento se utiliza la palabra ‘ekklesía’ o iglesia en 72 ocasiones, pero, de todas ellas, el Señor Jesús únicamente la menciona dos veces:

Primera ocasión: …sobre esta Roca edificaré mi (Ekklesían) Iglesia. Ésta es la referencia del Señor Jesús a Su Iglesia Universal, conformada de todos los creyentes de todas las edades, de toda lengua, pueblo y nación (Mateo 16:18).

Segunda ocasión: ...dilo a la (Ekklesía) Iglesia, y si no oyere a la (Ekklesías) Iglesia... (Mateo 18:17) Ésta es la referencia del Señor Jesucristo a la Iglesia Local, o reunión de santos en un determinado lugar, en una determinada época.

 

Ambos pasajes nos muestran que, siempre que leamos la Biblia y encontremos la palabra Iglesia (y aún congregación en el Nuevo Testamento), debemos ser cuidadosos de entender si se refiere a la iglesia local o a la Iglesia universal del Señor.

Decimos que Mateo 18:17 nos habla de la Iglesia Local, porque no es posible que reunamos a toda la Iglesia Universal del Señor para juzgar cosas que se están dando en determinada asamblea local de santos.

En el contexto (Mateo 18:15-17), vemos que cuando un hermano pecare contra otro de los hermanos, se debe seguir un procedimiento para ganar al hermano que pecó, a fin de que sea restaurado: En primer lugar, se debe tratar el asunto con el hermano a solas, a fin de redargüirle; si oyere el hermano se le ha ganado; pero si no oyere, entonces, el siguiente paso es tratar el asunto en la boca de dos o de tres testigos, a fin de que conste toda palabra; finalmente, si no oyere a los testigos, entonces, el asunto ha de tratarse en medio de la asamblea de santos, entre la iglesia local: El negocio debe decirse a la iglesia, y si aún así no oyere a la iglesia, se le debe tener por étnico y publicano. Esto es lo que se conoce como la excomunión. (El Proverbio 16:6 dice con misericordia y verdad se corrige el pecado). El Apóstol Pablo se refiere a este proceso de juicio contra alguien que ha pecado, en I Corintios 5:1-6 y I Timoteo 5:19-22.

Vemos pues que el pasaje de Mateo 18:17 ...dilo a la ekklesía (iglesia) y si no oyere a la ekklesía (iglesia)... se refiere a la Iglesia Local. En tanto que Mateo 16:18 menciona a la Iglesia Universal del Señor, al considerar a todos los que han de creer en Él, de toda lengua, pueblo y nación, en todas las edades de la humanidad.

Nuevamente leamos Mateo 16:18 mas Yo también te digo que tú eres Pedro (piedrita, piedra pequeña), y sobre esta roca (la verdad que has hablado: Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente) Yo edificaré mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.

Encontramos que el hermano piedrita (petra – Pedro) conoció, por revelación de Dios, cuál sería la Roca sobre la cual Cristo Jesús habría de edificar Su Iglesia. Esa Roca es Cristo mismo, al ser revelado como el Hijo del Dios viviente.

En el Antiguo Testamento la Roca era Dios, de acuerdo con Deuteronomio 8:15; 32:4, 15, 18, 30, 31 y 37; II Samuel 22:2-3 y 47; Salmo 18:2 y 46; 19:14; 27:5; 31:2 y 3; 42:9; 62:7; 71:3; 73:26; 89:26; 94:22; 95:1; 114:8; 144:1; Isaías 17:10; Habacuc 1:12 y I Pedro 2:8.

Esta misma roca es Jesucristo; Él es la piedra no cortada con mano, vista en Daniel 2:34-35 y 45; y piedra de Gracia: Zacarías 3:9; 4:7. Y es Cristo Jesús la piedra que desecharon los edificadores: Isaías 28:16; Mateo 21:42-44; Marcos 12:10; Lucas 20:17-18; Hechos 4:11; Romanos 9:32-33; I Corintios 10:4; Efesios 2:20; I Pedro 2:4 y 6-8.

Enseguida encontramos en Mateo 16:18 dos elementos que se relacionan entre sí: la roca y un edificio. La Roca es Jesucristo (el fundamento de lo que Él ha estado y está edificando) y el edificio (Su Iglesia). Vemos  pues, en esta perspectiva, a la Iglesia como un gran edificio.

Un edificio ¿para qué? Las zorras tienen cuevas para dormir, las aves de los cielos tienen nidos, mas el Hijo del hombre no tiene un lugar donde su cabeza reposar (Mateo 8:20 y Lucas 9:58).

Éxodo 25:8 Y hacerme han un santuario, y yo habitaré entre ellos.

Efesios 2:20-22 Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo; en el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor: en el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu.

I Pedro 2:5 Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados una casa espiritual, y un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo.

En el Antiguo Testamento Sión es una preciosa figura del lugar de habitación de Dios, y esta Sión prefigura la Iglesia Gloriosa del Señor, y la ciudad Santa, la Nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo (Salmo 74:2; 76:2; 87:2; 132:13; Isaías 8:18; 10:24; 60:14; Jeremías 8:19).

Después de toda esta introducción, volvamos a la pregunta ¿qué es la Iglesia?

Nosotros, los cristianos debemos conocer qué es la Iglesia y la posición que tenemos dentro de ella.

A la luz de la Palabra de Dios, la Iglesia se define de diferentes maneras. Es la Biblia la que nos enseña qué es la Iglesia. En el Nuevo Testamento vemos a la Iglesia descrita de diferentes maneras:

1° La Iglesia es un edificio, para habitación de Dios, en Espíritu. Y requiere ser edificada, conforme al modelo de Dios; con los planos de Dios; estos están en la Biblia. Dios le dio a Moisés el diseño para la edificación del Tabernáculo, y a David le dio los planos para la construcción del Templo que edificó Salomón.

2° La Iglesia es un rebaño de ovejas, y Cristo es la Puerta y el Buen Pastor (Juan 10:7-9, 11, 14 y 27; Salmo 23; Isaías 63:11-14)

3° La Iglesia es un ejército: ...las puertas del infierno no prevalecerán en contra de ella (Mateo 16:18). Esto nos habla de una batalla continua, donde la Iglesia está frente a las puertas del infierno peleando y sacudiendo los mismos cimientos del infierno, pues la Iglesia pelea fuera de su lugar de refugio. Esto es, la Iglesia no está escondida, esperando los ataques del diablo, sino que la Iglesia va y pelea en el mismo terreno del diablo y le arrebata almas para Cristo.

3° La Iglesia es el Cuerpo de Cristo. Es un organismo vivo, donde todos tenemos una función en el cuerpo (I Corintios 12:14-37).

4° La Iglesia es la Plenitud de Aquel que hinche (llena) todas las cosas en todos (Efesios 1:22-23).

5° La Iglesia es la Novia de Cristo, con quien Él se casará en las Bodas del Cordero: II Corintios 11:2; Apocalipsis 19:7; Mateo 25:1-12; Salmo 19:5; Isaías 61:10).

Existen más figuras en el Nuevo Testamento acerca de la Iglesia del Señor, pero el espacio impide seguir hablando de aquellas. En la próxima publicación hablaremos de cómo edificar o, mejor dicho, cómo ser colaboradores del Señor, en la edificación de Su Casa Espiritual, La Iglesia.

 

Comentarios

Share on Myspace